Análisis: Bomberman Act: Zero

Hoy en Warehouse 33 analizaremos un auténtico GOTY, todo un diamante en bruto. Bomberman Act: Zero es el infame juego de Hudson exclusivo de Xbox 360 (definitivamente los de Microsoft son unos visionarios) que supuso la prostitución del diseño del pequeño Bomber blanco que todos conocemos.
Bomberman Act: Zero
Los que hayan oido hablar de este juego ya sabrán que es una aberración y es considerado uno de los peores juegos de la historia. La prensa especializada lo vapuleó y fue todo un batacazo a nivel de ventas. No obstante, si queréis saber el porqué de esto -o si sois lo suficientemente machos- pasad a este análisis.


Historia/Argumento: Aunque parezca increíble, una mugrosidad de este calibre posee un argumento y todo. Aunque no es que sea gran cosa. Encarnamos a un Bomberman (o Bomberwoman). Estamos en un complejo subterráneo en el cual se fabrican Bombermen como si de una cadena de montaje se tratase. Se nos obliga a luchar contra nuestros congéneres para probar nuestra superioridad sobre el resto. Sólo puede quedar uno. 
Como veis, es innegable el buen hacer de los guionistas del juego, antojándosenos el guión todo un homenaje al film Los Inmortales. O no. 
– 

Gráficos: Apartado gráfico mediocre, nefasto. Los modelos de los personajes cumplen sin mayores pretensiones. Los efectos lumínicos son notables. Una de las cosas que más llama la atención es el rediseño de los personajes. No está del todo mal, pero esta especie de cyborgs no tienen tanto carisma como los personajes clásicos. Es como si hubiesen intentado hacer "molón" a Bomberman, a la fuerza.
Bomberman Act: Zero
Lo que de verdad mata a este juego a nivel visual es el hecho de que el escenario de batalla sea siempre el mismo. Las únicas modificaciones que hay es la configuración aleatoria de los bloques que se pueden romper y algunos cambios de color en la iluminación.
El modo BPP es curioso ya que nos permite mover la cámara a nuestro antojo e incluso hacer zoom.
Gráficos: 2

Sonido: El apartado sonoro del juego es simplemente para olvidar. Qué curioso, como el resto del juego. Aparte del tema del menú, únicamente hay una pista de audio que suena en bucle para las batallas aunque afortunadamente es casi inaudible.
El juego está incomprensiblemente doblado en un español neutro. La anunciante femenina nos avisa de cuándo hemos cogido un power-up y de qué potenciador se trata. Los efectos sonoros cumplen sin mayores pretensiones también. Tenemos desde las típicas explosiones hasta los desgarradores gritos de los Bombermen y Bomberwomen al morir entre terribles sufrimientos, como diría Antonio Recio. Mayorista, no limpia pescado.
Sonido: 1

Jugabilidad: El mejor apartado del juego… y tampoco es que sea para tirar cohetes. La jugabilidad es la clásica de todos los Bomberman. A saber: nos hallamos en un escenario cerrado y debemos eliminar a nuestros enemigos a bombazo limpio, cual terrorista.
Bomberman Act: Zero
Además del modo clásico, se ha incluído con este juego como novedad curiosa el modo BPP (Bomberman en Primera Persona), que no es tampoco primera persona estrictamente, sino tercera, en el que movemos la cámara a nuestro antojo y con la posibilidad de hacer zoom. En este modo de juego, en lugar de morir de un solo impacto, tenemos una barra de vida que podemos rellenar a base de power-ups, y se vacía cada vez que nos impacta la onda expansiva de una bomba.
Tenemos los power-ups clásicos de la franquicia, que sirven para aumentar nuestra velocidad, número de bombas que podemos colocar simultáneamente, etc; además de un par de añadidos bastante interesantes.
Ahora bien, ¿dónde empieza a fallar el juego en este apartado? En que el juego se hace terriblemente monótono y descafeinado. Los dos modos monojugador (modo clásico y modo BPP) consisten en superar 99 fases del tirón y sin ningún tipo de guardado entre fase y fase. Si mueres, adiós.  
Bomberman Act: Zero
Los enemigos a los que nos enfrentamos son además Bomberman de otros colores que se van haciendo más fuertes conforme avanzamos en los sucesivos niveles. No hay enemigos originales como en los juegos de recreativas.
Para terminar de rematar la faena, no hay ningún tipo de modo multijugador a nivel local. Únicamente podremos jugar con otras personas a través de Xbox Live, y además el multijugador está capadísimo en lo que a opciones se refiere, con respecto a otras entregas de la saga.
– 
Jugabilidad: 2

Diversión/Otros: Recapitulemos. Tenemos un juego que es aburrido a más no poder, y el máximo exponente de la monotonía.
Bomberman Act: Zero
Las opciones de personalización de nuestro Bomberman son ridículas. Podemos escoger entre chico o chica, y el color de entre unos 10. Y ya está. El diseño de los personajes a priori no es un hándicap, aunque no está del todo justificado este diseño en detrimento de los clásicos.
Y por si no fuese poco, es un juego que no querrán ni los cazalogros debido a su lista de logros abrumadoramente insana. Para tener este juego a 1.000 G (una tarea hercúlea), como mínimo deberemos tener 430 horas de juego. Casi nada.
Bomberman Act: Zero se ha ganado a pulso el ser considerado antónimo de la palabra diversión.
Diversión/Otros: 0

Nota Final: (2 + 1 + 2 + 0)/4= 1,2
Conclusión: Si ves este juego en tu tienda de videojuegos habitual, denuncia al dueño. Demándalo por intento de violación, o algo similar. Huye de este juego lo más lejos posible, y más te vale darte un golpe en la cabeza para olvidar que esta aberración existe.