Análisis: Minecraft: Xbox 360 Edition

Minecraft es la polla; es un hecho. El titulico de Mojang, que ya ha arrasado en PC y sigue vendiendo juegos como rosquillas ahora está disponible también para Xbox 360, e incluye ciertas cosas que la versión original del juego no posee… a cambio de no tener muchas otras.
OH HAI
La principal adición, y motivo principal por el que decidí comprarme este juego tan HAX fue el hecho de que posee un multijugador a pantalla partida para hasta cuatro jugadores. El otro motivo por el que decidí pillármelo es que a cierta hermana pequeña que tengo le encantó la demo, y me insistía cada dos por tres para que me lo comprase. Y yo, como soy una persona muy sugestionable -bueno, realmente no tanto- pues no tuve otra que pasar por el aro.
Las capturas de pantalla que acompañan al texto son todas de mi propia cosecha gracias a la funcionalidad que posee el propio juego para compartir imágenes en Facebook. Si queréis pasar al análisis para leer el tochaco que hay escrito o simplemente para ver las imágenes y decir "Slugger Maxman, puto psicópata", ya sabéis. Clic en "Leer Más".


Historia/Argumento: Este videojuego no posee argumento alguno, ni le hace falta. Es un gran sandbox en el que hacemos lo que nos da la real gana, y ya.

Gráficos: A nivel visual, Minecraft es puro HAMOR. Sí, del bueno, con hache y en mayúsculas. Desde una perspectiva en primera persona -aunque también podemos cambiar la cámara a tercera persona- nos meteremos en el pellejo de un habitante de un bucólico mundo en el que todo está compuesto y representado mediante pixelacos como puños, rollo ochobitesco. Todo tiene un colorido bastante grande, y la iluminación de los escenarios no está nada mal tampoco.
En Minecraft también hay barcos y putas, lo que lo convierte en GOTY de forma automática
Las animaciones de los personajes son la hostia de toscas debido a la naturaleza cúbica de todo el mundo; no tienen articulaciones y se mueven en plan ortopédico a lo Playmobil. Hamor, vaya.
He oído todo tipo de burradas y subnormalidades profundas con respecto al apartado gráfico de Minecraft. Que si "mierda de gráficos", y lindezas similares esputadas por gente tan obtusa de mente que cree que todos los juegos deben ser en ultra-HD. ¿Sería mejor este juego con el apartado gráfico de Crysis? Mi respuesta es: no, ni de coña. En primer lugar porque todo lo que se representa en este mundo es completamente reconocible y, por ende, no necesita ninguna mejora. Y en segundo, un juego así, en el que puedes realizar todo tipo de virguerías con el entorno, con un apartado gráfico burrísimo sería prácticamente injugable.
Gráficos: 10

Sonido: Música de ambiente ominosa y tranquilita, cortesía de C418. Con esto está todo dicho. Sobre los efectos de sonido, tenemos de todo un poquito, y todos son bastante buenos también. Desde sonidos de picoteo en los distintos tipos de cubos que componen el terreno hasta ruiditos de animales y enemigos. Algunos, desde mi humilde punto de vista, llegan a ser tan míticos como el "Wololoo" de los Age of Empires o el ruido que hace Sonic al saltar. Os hablo del "FSSSS" que hacen los infames Creepers al acercarse hacia nosotros, y cuya traducción aproximada sería "¡llegó el lechero!"
Sonido: 9

Jugabilidad: Hablar de la jugabilidad de Minecraft a estas alturas sería un poco redundante. Básicamente es un gran sandbox cuyo pilar fundamental es la habilidad que posee el jugador para modificar el terreno; trasladando cubos y bloques de un sitio a otro, y convirtiendo unos materiales en otros.  
Típica presa con una cristalera enorme para ver a los animales y a la gentuza caer a ella y ahogarse
Esta premisa tan sencilla es el secreto de la grandeza de Minecraft a nivel jugable, y es que, ¿quién no ha jugado de pequeño con los LEGO o con su equivalente en una tienda de los veinte duros a hacerse sus casitas y sus construcciones abstractas? Pues Minecraft nos ofrece precisamente esto. Es absolutamente acojonante la cantidad de gadgets, circuitos y dispositivos que uno puede montarse a partir de cositas más sencillas. Desde cañones hasta generadores de bloques, pasando por ascensores, elevadores, e incluso latches y cerrojos y circuitería binaria variada.
Los niveles son generados aleatoriamente, aunque hay ciertas zonas prefabricadas dentro de esta aleatoriedad como pequeñas mazmorras y cavernas. Hay ciclos de día y noche, y cuando se hace de noche aparecen monstruos para incordiar al jugador. Dependiendo del nivel de dificultad que seleccionemos, habrá más o menos y variará la cantidad de daño que hacen. Si simplemente queremos disfrutar construyendo también podemos seleccionar el nivel de dificultad "Pacífico", en el que no hay enemigos. 
Las principales diferencias con la versión de PC son el hecho de que esta versión de 360 incluye multijugador a pantalla partida para hasta cuatro jugadores, o también podemos compartir imágenes y capturas de pantalla con Facebook para que le enseñemos a nuestros amigotes el obsceno número de falos que hemos hecho en un mapa. También hay multijugador para hasta ocho personas vía Xbox Live.
Típico paseo marítimo con su vagoneta y sus vías
La zona de juego es más reducida que en la versión de PC, estando limitada a un cuadrado de 1024×1024 bloques. Esto sobre el papel puede parecer poquito, pero en la práctica vemos que realmente no es tan poquito
La versión del juego de 360 está varias versiones por detrás de la última versión de PC, que es la 1.2.5. De modo que ciertas cositas como objetos, enemigos o zonas no están presentes en 360 aunque el juego será actualizado de forma periódica mediante parches totalmente gratuitos. De modo que, por ahora, no podemos visitar The End para petarle el cacas al Ender Dragon, ni ver a los Endermen, ni comer sandías. Sí que está presente el Nether o Inframundo en castellano; pero debido a la superficie reducida de los niveles, un bloque en el inframundo son tres en la superficie en lugar de ocho como en la versión de PC.
El único modo de juego que hay es Survival, tanto single player como multiplayer. La interfaz de creación también se ha simplificado, y no es necesario colocar los ingredientes en un orden concreto como en PC. Basta con tener los ingredientes necesarios para crear los objetos que queramos, y serán generados de forma automática en las mesas de creación.
Jugabilidad: 10

Diversión/Otros: Minecraft es peyote puro. El grado de abstracción que uno puede llegar a alcanzar con este juego es enorme, y eso que esta versión de consola aún carece de algunas cositas que hacen que la versión de PC sea jodidamente awesomizante, como el modo Creativo.
Minería en Gomares, serious business
Y es que Minecraft puede ser todo lo divertido que tú quieres que sea. Si no te diviertes con un juego así en el que el único límite es tu imaginación es porque no has tenido infancia, o eres estrecho de parietales. A mí concretamente -exceptuando las poquitas ausencias que hay que esperemos que vayan incluyendo con las sucesivas actualizaciones del juego- me parece igual de divertido que la versión PC, y casi más por el mero hecho del multiplayer split screen. Esto de ponerte a griefear porque sí a alguien que está en la misma habitación que tú hace que en no pocas ocasiones se llegue a las manos.
Por no hablar de que te llegas a sentir como un auténtico macho cabrío cuando sales a la aventura a descubrir nuevas zonas de tu mapita, y entras a una puñetera caverna infestada de zombies, arañas y creepers en busca de diamantes. Te sientes como una especie de Samus Aran del medievo explorando Norfair y repartiendo espadazos a diestro y siniestro.
Desde mi punto de vista, Minecraft es lo que más se asemeja al concepto que tengo yo de juego perfecto. Es, a grandes rasgos, un editor bastante grande y con una interfaz sencilla en el que podemos llegar a hacer auténticas locuras si nos lo proponemos
Diversión/Otros: 9

Nota Final: (10 + 9 + 10 + 9)/4= 9,5
Conclusión: Minecraft: Xbox 360 Edition se ha convertido en un imprescindible de 360 por méritos propios. Debes tenerlo porque te va a gustar sí o sí.