La batalla más épica, belicosa y bíblica de la historia de las batallas

 

 

Existen varios días clave en la historia de la humanidad: aquel en el que David derrotó a Goliath, aquel en el que Mozart dejó inacabado su Réquiem, el día en el que terminó la tercera temporada de Lost…

Y el día en el que David Ortiz fue humillado derrotado al Guitar Hero III: Legends of Rock.

Cuenta la leyenda que el redactor de MeriStation viajó en el tiempo, harto de esperar meses al lanzamiento del juego, metiéndose en el congelador de su casa. Y de hecho lo hizo, pero se equivocó de siglo y terminó envuelto en una batalla entre ligas de ateístas. Esta dura prueba le hizo comprender la virtud de la paciencia, y le otorgó la revelación que estaba esperando: su destino era completar Through The Fire And Flames en experto al 101%.

Para entrenarse viajó al Tibet, donde vio que hacía mucho frío, así que cambió de idea y se fue a Ibiza. Allí conoció a un extraño hombre que decía llamarse Ra’s al Ghul. A David le pareció muy extraño, puesto que nadie con una corbata atada en la cabeza cual bandana podía llamarse de esa manera, pero pronto comprendió que Ra’s al Ghul tenía muchos nombres. Durante meses, ambos aprendieron mucho el uno del otro: uno aprendió a hacer tapping y a obtener cinco estrellas en Raining Blood, el otro consiguió estar sobrio más de tres horas seguidas.

Varias semanas pasaron, y el alumno se convirtió en maestro. No tardó en saber que estaba preparado para cumplir su objetivo. Cogió su camiseta de Final Fantasy I, su guitarra épica de oro macizo (o al menos, estaba pintada de amarillo) y comenzó a entrenar, casi obsesivamente. Cuentan los rumores que se tiraba días enteros sin dormir en la Campus Party 2008, y que tal fue así que se quedó dormido para continuar el campeonato de GHIII al día siguiente. Pero a él no le importaba; su único competidor era él mismo.

O al menos, eso creía.

Apareció ante él un chico, alguien del que tan sólo conocía por su nula capacidad dialéctica. Pero de repente, le retó. Las primeras partidas demostraron lo n00b que era, pero el chico continuó jugando y jugando, hasta que consiguió su punto débil; estaba demasiado centrado en las canciones del pack "boss fights" y en completar DragonForce al 101% como para hacer frente en las normales tal como solía.

La batalla fue épica. Media Valencia y media Madrid sufrieron un apagón por la electricidad desprendida en el choque. Ambos sudaban, y no era por la temperatura ambiente. El encuentro terminó, hubo una victoria clara: un 3-0 que será recordado por los posts de los posts. Pero David, sabiendo esto, se dedicaría a entrenar, una vez más, para derrotar a su recién descubierto némesis… Había descubierto que lo importante no era el objetivo, sino el camino andado tras de él.

To be concluded (anytime you want, pal Wink)

Javier de Pascual

Memorias de un voyeur

Nota: El reciente artículo en Meri sobre la construcción/restauración de recreativas me ha traído a la memoria el momento en que, cual moderno Victor Frankenstein, creé mi propia criatura (ver foto). Todo un icono para una generación, el arcade (en su sentido primigenio), fue un tótem del que muchos nos alimentamos durante años. El siguiente texto es un homenaje literario a su recuerdo.
En el principio fue una palanca. Un tactohúmedo, recuerdo aún reciente de tantos otros Arturos en busca de suExcalibur, y un clic multidireccional con el que gobernarlos a todos yatarlos a las tinieblas, que diría aquél. Asir su fisonomía era volar.Gozar, creer, sentir, disfrutar… Todo al mismo tiempo, sin esfuerzoalguno. Un golpe seco a plomo en el fondo del cajón, y el viaje dabacomienzo.
Recuerdo vívidamente nuestro primer encuentro. Estabaallí, en la penumbra de una sórdida esquina, radiante y provocativa, apartes iguales. Me dirigí hacia ella, algo temeroso ante lodesconocido, y me asomé al abismo de su luz. Lo que pude ver, mezcla dearte y tecnológica fantasía, escapa a las palabras. La mística conexiónsináptica que tuvo lugar en aquel momento no se ha extinguido despuésde todos estos años. Le juré amor eterno, y cumplí.
Cada tarde (ocada mañana, que el tiempo entonces se medía de forma diferente) acudíaa nuestra cita con lo imposible en la esperanza de llegar al final dela aventura con una sola bala en la recámara (rara vez la economía dejuguete de mi bolsillo permitía un segundo intento). Los escasos perointensos minutos que duraba nuestro intercambio (impensable hoy día)tenían su recompensa en la superación de la anterior marca, en eldominio de un nuevo movimiento o en el encuentro casual con algún itemoculto. Al final, la suma de todo ello era el relajante pitillo “dedespués”, el regusto dulce del deber cumplido con quien me daba tantoplacer a cambio de tan poco.
Una tarde, acabado mi turno, me quedéallí de pie, junto a ella, viendo como otro mejor y más hábil conseguíadejar mi record en nada sin despeinarse. Cabía pensar que en base anuestra íntima relación, algo oscuro despertaría en mi al verlasatisfacer a alguien que no fuese yo. Sorprendentemente no sentí celos,ni envidia. De pronto descubrí que mirar era casi tan gozoso como tomarparte activa en el juego (en el sentido amplio de la palabra). Observarlas evoluciones mecánicamente perfectas o los tropiezos torpes de losdemás me hacía sentir pleno, sin necesidad de más protagonismo. Meinstalé en la segunda fila, para tener una perspectiva más amplia, ycomprendí que los grandes maestros siempre hicieron del vouyerismo unaherramienta indispensable.
A veces, cuando nadie miraba, daba unpaso y me aferraba a ella. Deslizaba el metal en su interior y apretabael botón, su botón. Una mágica sinergia nos conectaba brevemente ydespués, de nuevo, retrocedía a mi habitual segundo plano. Sólo buscabasentir que aún era capaz de hacerla mía y que la llama que nos habíaunido en un primer momento seguía viva.
El tiempo la vistió de milformas distintas. Siempre apetecible y atractiva, supo evolucionar demodo que jamás le faltaran pretendientes. Los parcos ornamentosiniciales, sus escasos atributos y sencillas formas con los que un díase bastó para atraernos a todos, se adaptaron a las necesidades de cadamomento y época hasta convertirse en el icono de lo perfecto. Nadahabía más allá de su presencia, cautivadora, vanguardista, única. Y undía, de pronto, cuando se erguía orgullosa en la cima de su estrellato,comenzó su declive. La sombra amenazante que había ido creciendo en loshogares de aquellos que una vez le profesaran incondicional pleitesía,se había precipitado sobre su reino robándole de golpe todo elprotagonismo que siempre había tenido. Y así, desde mi segunda fila, lavi desaparecer progresivamente, rompiéndome el corazón en mil pedazos.
Después,me abandoné al placer rápido y fácil del pad, el cartucho y el CD.Deambulé durante años entre colosales aventuras épicas de decenas dehoras de duración, fastuosos mundos tridimensionales de aplastantehiper-realismo y argumentos ambiciosos con finales de película. Añorabami cómodo segundo plano y la agradable sensación de disfrutar ocultodel esfuerzo de otros. Y justo cuando creía que jamás volvería a verla,ocurrió.
Ahora me encuentro aquí, junto a ella en esta penumbrosasala de mi apartamento de 40 metros, mirándola fijamente como lohiciera tantas otras veces. Y mientras espero pacientemente la partidade algún otro que no llegará jamás, la observo, inmóvil, y le juro amoreterno.
 
>>Melancólico texto perpetrado por Juan "Wildwood" Arenas<<

De visita a MeriStation

Desde hace un par de años tenía una visita pendiente. ¿A dónde? ALlagostera, Girona, dónde tiene MeriStation su redacción física. El pasado Julio minovia y yo nos levantamos un día a las 8 de la mañana, y salimos para laestación de Sants con dirección a Llagostera. Una hora y media después cogíamos el trendirecto a Caldas de Milavela(pronunciación cutre que me inventé al pedir el billete y  que originólas risas de la vendedora) Caldes de Malavella (dirección Girona) dóndenos recogía Anna, la editora de vídeos en MeriStation, que nos llevaríaen coche a Llagostera.


¡Aquí nació todo!

Pero Anna no apareció, así que estuvimos cinco minutos sentadosmirando el tablón de anuncios local: drogadictos anónimos y familiasanónimas (WTF?). Al rato llegaba Anna, un bonito y típico primerencuentro, y al coche por un camino por mitad de un bosque para ir a violarnos Llagostera.


Sarah_Kerrigan de camino a Llagostera 

Una vez en Llagostera, fuimos a ver si nos encontrábamos a Lorena(nuestra presentadora), pero no estaba disponible en ese momento, asíque por fin nos encaminábamos hacia la Meca de MeriStation, susoficinas, y un auténtico paraíso friki: juegos, ordenadores, consolas ,merchandising…(yo me traje una camiseta de Metal Gear Solid 4) vamosque si por mi fuera le pedía a Pep un curro y me quedaba allí de porvida. Allí nos encontramos con Elena, Pep y Markus, a quienes yaconocía, y tras charlar un ratito nos fuimos para no romperles lamañana de trabajo.


Entrada al prestigioso restaurante Can Meri

Nos fuimos a tomar algo a una pequeña plaza para continuar con unavisita guiada por el pueblo en coche. Una visita express que nos llevóa ver el Can Meri, dónde nació MeriStation, y la plaza delayuntamiento.  Después sí que nos pudimos encontrar con Lorena, muymaja y bastante loca todo hay que decirlo. Está como una regadera. 


El jefe Maestro y un SPARTAN-II

De ahí de nuevo a la redacción para irnos a comer. A los pocosminutos llegó Motenai  más chulo que un ocho, hablamos otro rato sobrenuestras cosas y nos fuimos en coche a un restaurante a las afueras.Comimos de puta madre, incluso yo que odio los pimientos me los comí y¡disfrute! Estaba terriblemente bueno, y además la compañía era muygratificante. Hablamos como no de Meri, de cositas muy chulas que estánpor venir, de nosotros…, vamos que lo pasamos genial.


Rox estirado en la terraza

De ahí de vuelta a Llagostera casi a media tarde a tomar algo a laterraza de un bar tirados como muertos en un sofá. Estuvimos conGal·la, la nena de Pep y Elena, un sol. Allí estuvimos todos unascuantas horas hablando de juegos, MeriStation, frikadas…hasta quellegó la hora de marchar. En principio iríamos en tren, pero Motenaivive cerca nuestro y nos acercó hasta casa, y la charla continuó casiuna hora más sobre juegos: Final Fantasy, Starcraft…vamos, una conversacióntípica gamer.


Motenai y Anna haciendo carantoñas

La visita tocó a su fin :(, pero con la promesa devolver otra vez más a Llagostera. No sólo por estar con la redacción,sino porque el pueblo es molt maco! (muy bonito)  y agradable para visitar.Por cierto, MeriStation huele a jamón 😛

¡Saludad al Führer!
Rox

El estrés del redactor de videojuegos

Hay dias en los que la tensión puede hasta con el "oh-que-poderoso" redactor de MeriStation. Veamos un ejemplo de ello acaecido en la pasada Campus Party 2008.

Aquí vemos al compañero en plena furia destructora de teclados. Como podéis observar, su energía es tal que ni la más alta tecnología en cámaras japonesas fue capaz de lograr capturar el momento de forma correcta. 

Si es que hay días que es mejor respirar hondo y contar hasta diez antes de ponerse a escribir. 

P.D: No os diremos quien es este MeriRedactor tan dicharachero, aunque dejaremos caer que le gusta bastante jugar a Guitar Hero.

Esta verdad fué revelada por: David Ortiz.

Regreso al Pasado: Novedad Retroactiva

Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia no tan lejana, existió una época en que la industria de los videojuegos aún permanecía virgen e inmaculada cual hermosa doncella, pues aún no había sido mancillada por la marea de la alta tecnología poligonal y los presupuestos desorbitados que estaba por venir. Fue una época de ilusión y descubrimiento, en la que intrépidos y solitarios programadores se encerraban a cal y canto en los garajes de sus casas frente a un ordenador, con el objetivo en mente de crear algo que pudiera llegar a sobrecoger a cientos de miles de personas.

 

Una época de píxeles y sprites; de dobles scrolls de pantalla; de escasos frames de animación; de cintas de casette y diskettes cuya capacidad de almacenamiento apenas alcanzaría para albergar el documento de texto en el que escribo esta entrada; de salones recreativos de barrio ubicados en cada rincón de cada calle de cada ciudad; de máquinas arcade dispuestas codo con codo junto a tragaperras en todo bar que se preciara de serlo; de interminables esperas frente a la pantalla del ordenador aguardando expectantes la carga de nuestro último juego adquirido; de extraordinarios títulos albergados en cartuchos de hasta ¡16 megas! de memoria… En definitiva, fue la época de nacimiento y niñez de los videojuegos; un inolvidable periodo que podríamos datar desde la creación de Space War (1962) hasta la llegada de la revolución poligonal y tridimensional que brindaron los sistemas de 32 bits.

 

Una de las novedades de la nueva temporada de MeriStation tendrá mucho que ver con aquella época. A partir del sábado, y con periodicidad semanal, la sección Regreso al Pasado se encargará de retrotraeros (bonita palabra, por cierto) hasta una época inolvidable para todos los que tuvimos la suerte de vivirla. Así que ya sabéis: Regreso al Pasado, todos los sábados en MeriStation, a un solo clic de distancia. El punto de partida: Metro City, ciudad que cuenta con un peculiar alcalde que gusta de repartir alegres guantazos con la mano abierta en lugar de aburridos bandos municipales.

Querido lector constante, se presenta una temporada más que prometedora. Incluso puede que escriba la primera entrada en mi blog personal. Quién sabe, hasta puede que lo haga para celebrar el lanzamiento de Duke Nukem Forever. Que sí, que en esta temporada llega, estoy seguro, es definitivo; incluso pongo la mano en el fuego, delante de las cámaras de MeriStation TV si hace falta, tal es mi seguridad. Y ahora, si me disculpáis, voy a conectarme a Ebay para ver si puedo conseguir unos guantes ignífugos a buen precio. Se despide de todos ustedes Quino-Wan, el último Jedi de un mundo que se ha movido, el primero en demostrar que la realidad puede superar al Photoshop.

Humano, demasiado humano

El humano llamado Motenai dijo:

Los redactores por definición somos criaturas todoterreno en cuanto a videojuegos se refiere, pues muchas veces nos vemos obligados a tocar muchas teclas distintas. Con algunas conseguimos que suene mejor la sintonía, con otras desafinamos un poco más. Puede decirse que viendo mi propio historial de juego, las teclas del RPG (de todo tipo, online y offline, masivo y minimalista) son algunas de las que más he tocado en mi vida. Las de la estrategia en tiempo real también, eso queda para otro día.

No queda muy profundo decir que uno de tus géneros favoritos es el mata-mata tipo Gauntlet de toda la vida, porque sueles ser productos de esos que no gozan de esta sofisticación de modernidades como Metal Gear Solid 4. Pero que le vamos a hacer, esto de subir niveles, encontrar equipo mejor, matar a los malos más malos (una y otra vez), ir con un grupo a hacer tales quests o simplemente ir a ayudar a alguno de tu facción que está siendo avasallado por otro de muchos niveles más…me gusta.

La simpleza hecha videojuego de acción y – poco – rol es Diablo 2. Jugabilidad directa, llana, sin contemplaciones. Cuando el otro día – hace algunas semanas – me descubría con mi hechicera matando a Mephisto por enésima ocasión, pensaba: "menos mal que pronto llega Too Human", y obviamente podré avanzar, ir más allá del título de Blizzard.

Porque a pesar de que muchos lo han intentado, ninguno ha conseguido alzarse con el trono de número 1 de hack and slash (como se les conoce así a los mata-mata). Productos ha habido muchos (y debo haberlos probado casi todos), en PC y consolas, desde los Sacred a aquellos basados en licencias conocidas, en alta calidad como Baldur’s Gate Dark Alliance o en menor, como el Spin-off de Fallout llamado "Brotherhood of Steel". Sin olvidar a Titan Quest, probablemente el que estaba mejor situado para usurpar la codiciada medalla de oro. Y ni así, todos sabemos como acabó la empresa desarrolladora. Hellgate: London, un producto que venía abanderado por los padres de Diablo, tampoco cuajó. Tan alargada es la sombra de Diablo 2 que parece que ni el propio Diablo 3 – a la vista de las reacciones de la gente ante las primeras imágenes jugables – podrá dormirse en los laureles.

Mientras tanto y amenizando la espera, llega Too Human. He defendido Too Human durante toda la fase previa a su lanzamiento, por escrito o verbalmente en los podcasts, ante colegas y amigos. Incluso después de la demo. Pero la realidad es la que es, y desgraciadamente no podemos ignorar las circunstancias especiales en las que nos llega. Hoy es 2008, no 1999, y buscamos algo más. El título de Silicon Knights se queda, como otros tantos, con buenas intenciones pero en el camino.

Y esque al final, ante el poder de los Dioses y de los Diablos, Too Human se mostró humano, demasiado humano, para aspirar a más. En fin.

Star Wars: The Force Unleashed, primer contacto con la versión review

Lo comentaba con mis compañeros Ramón y de Pascual hace unos días. ElPoder de La Fuerza ha sido uno de los juegos que más hype han tenido enla redacción en los últimos meses y esta semana he tenido ocasión deprobar ya la versión review en Xbox 360. De momento os contaremos elprincipio del título: el prólogo, una auténtica erección para cualquierseguidor de Star Wars que simpatice con los Sith gracias a unOVERPOWERED Darth Vader que diezma oleadas Wookies -los amigos deChewbacca- moviendo un solo dedo por el frondoso planeta Kashyyykmientras busca a un Jedi renegado que los espías del Imperio handetectado allí.

Siguiendo con el símil sexual, la verdad es que la voz de Vader en eldoblaje español es un auténtico gatillazo por su bajo nivel cuando seevoca la del señor Constantino Romero -para mí mejor que el originalJames Earl Jones-. Lo mejor de este nivel; poder usar La Fuerza conVader y devastar cualquier cosa a nuestro paso, con una físicaexcelente, aunque ya hemos visto cosas que pintan regular, como la IAde los enemigos, algunos modelados y que escombros y cuerpos de losenemigos desaparezcan del escenario segundos después. De momento pintabien, especialmente por la coherencia que tiene como historiasupervisada por George Lucas que es, aunque nos queda una sensaciónagridulce, ya que se podía haber hecho más explotando la tecnología dela nueva generación y la libertad del usuario en el diseño de niveles.

Una vez completado el nivel ya se acaba la gracia de manejar a DarthVader y se controla al aprendiz secreto del Señor Sith, el prota realde la historia, en su tarea de asesinar a todo Jedi superviviente delEpisodio III por encargo de su maestro. Por cierto, que este mes enMeriStation sorteamos una PlayStation 3 de 80 Gb con El Poder de laFuerza, así que si quieres probar suerte, participa en el sorteo.

 

Nacho Ortiz

Inauguración oficial!

Hola a todos,

Pues por fin, después de unos meses intentando sacarlo adelante, la redacción de MeriStation ya tenemos nuestro pequeño rinconcito dentro de los Blogs de Gamefilia. Y encantados que estamos.

Desde aquí vamos a compartir todo tipo de experiencias en nuestro día a día con la actualidad de los videojuegos y también fuera de ella : primeros contactos con los títulos que nos llegan a la redacción, galerías con capturas, tops de nuestros favoritos, posts homenajes a los grandes fetiches de cada redactor ya sea compañía o videojuego, anécdotas imborrables en coberturas internacionales y viajes, qué hay detrás de la grabación del Meri TV Noticias o del Podcast, con qué matamos el tiempo libre, etc, etc, etc. También dejaremos nuestros IDs de PSN, Códigos de amigo de Wii y Gamertags para echarnos unas partidillas con los que os atreváis a retarnos online. En definitiva, este blog será el making of de MeriStation y el lugar donde tener línea directa con todos vosotros.

 

Un saludo de todas las personas que componen la redacción de esta, vuestra revista: Pep, Nacho, Enrique, Ramón, Pablo, David BG, Relaño, Albert, Fran, Elena, Anna, Lorena, Santi, Xavier, Markus, Juantxi, Salva, de Pascual, Arenas, Xabier, Will, Jabote, Joan, Rober, Javier M, Fer y Sergi

Juega con nosotros

¿Quieres jugar con el equipo de redacción y los colaboradores de MeriStation? Aquí os dejamos nuestros Gamertags de Xbox, PlayStation ID y nuestras cuentas de Steam.
Además, podéis uniros a nuestra comunidad en Xbox. Para ello, buscad en Clubes el grupo "MeriStation Oficial".
¡Os esperamos!

Salva Fernàndez
Gamertag: salba
PlayStation ID: RaceLuna 

Sergio G. González
Gamertag: Tenzin Hasekura
PlayStation ID: TenzinHK
Steam ID: Tenzin Hasekura
Nintendo Switch: 1180-1929-1515 

Paco García
Gamertag:  N4arfm
PlayStation Network: narfm
Steam: narf1993 

Aarón Rodríguez Lugo
Gamertag: GFighter Yamato
PS ID: Tai_Kamiya
Steam: ragna_blzbl 

Pedro Herrero
PS ID: PedroHerrero
Steam: pedro_herrero 

Borja Ruete
Gamertag: raistlinmago
PS ID: raistmago 
Steam: raistlingmago 

Alejandro Castillo
Gamertag: janito96
PS ID: janito60
Steam: janito96 

Sergi Blanch -Motenai-
Gamertag: motenaiyoda
PS ID: motenaiyoda
Steam: mote_nai 

Fernando Borrego
PlayStation Network: MaQy

Pelayo Argüelles
Gamertag: skullgraves
PS ID: skullgraves 
Steam: kaeru_shigatsu
Battle.net: skullgraves#2788
Nintendo Switch: 2550-5273-2437

 
Ricardo Fernández
PS ID: GranTaruTaru
Nintendo Switch: 2069-8950-0801 

Vuelve Lorena

Lunes 01.09.08. Vuelve la información a MeriStation TV y lo hace de la mejor manera, con nuestra Lorena López y el informativo semanal. La cita con las noticias vuelve a ser todos los lunes. Y para arrancar la segunda temporada, novedades: presentamos el tráiler de la semana, donde os mostraremos imágenes del que ha sido el mejor vídeo de los últimos 7 días, la opinión de la redacción, donde daremos nuestro punto de vista sobre determinados temas de actualidad, o la voz del foro, vuestra sección, en la que tendrán presencia los mensajes más interesantes o divertidos que dejéis en el foro.

A que esperas, tienes una cita con Lorena y toda la actualidad del mundo del videojuego! 

Lorena López