ESTA ES MI HISTORIA: SONIC SPINBALL

 


¿Qué ocurre cuandojuntamos a un erizo azul y a una máquina de pinball?

La respuesta a estapregunta apareció en el año 1993, con el juego Sonic Spinball, que fue lanzadoinicialmente para la Sega MegaDrive.

El sistema de juego deeste juego se parece al de un pinball auténtico, salvo por un detalle, y es queen este juego podemos controlar la “bola” mientras está en movimiento.

El juego en sí escapa delo habitual en los juegos de Sonic, ya que no es el típico juego de plataformasal que este erizo estaba acostumbrado.
Sin embargo, SonicSpinball y el resto de juegos de Sonic tienen algo en común, y es que no existejuego de Sonic que no tenga una fase en la que se encuentren objetos propios deun pinball.

La historia no es muydiferente a la de otros juegos del erizo azul. En este juego, Sonic debedetener al Dr. Eggman, que se ha apoderado del Monte Mobius, un volcán de cuyomagma extrae la energía necesaria para convertir animales indefensos encriaturas robóticas que son esclavizadas por el villano. Justo cuando Sonic y su amigo Miles“Tails” Prower se acercan al volcán en avión para salvar a los animales, la fortaleza de Eggman derriba aSonic de un disparo.
Pero Sonic consiguellegar a la fortaleza desde las alcantarillas y se propone destruir lafortaleza desde dentro mediante la erupción del volcán. Para ello debe recogerlas Esmeraldas del Caos, que son las que estabilizan el volcán. Por desgracia,el Dr. Eggman no se lo pone nada fácil…

El juego se divide encuatro grandes fases: la primera son las alcantarillas, la segunda es una estaciónde energía geotérmica (aunque yo siempre la llamaba Sala de calderas), latercera es una fábrica de robots, y la última es un sistema de lanzamiento decohetes.

Además de estas fases,existen fases especiales que se pueden encontrar al pasar cada nivel, cuyocontrol es parecido al de un pinball auténtico.

Una curiosidad acerca deeste juego es que es el único juego de Sonic hecho íntegramente en los EEUU.También se caracteriza por ser el único juego de Sonic que incluye personajesde las dos series animadas de la época: Las Aventuras de Sonic y Sonic theHedgehog.

En mi opinión, este juegoes uno de los juegos más originales protagonizados por Sonic, aunque creo queno llega a superar a sus antecesores. A este juego yo le daría una nota de 8,como mínimo. Un juego recomendable para todos aquellos fanáticos de Sonic.
Y aquí acaba la secciónpor hoy, pero nos vemos la próxima semana con otro gran juego de la consola de16 bits.

Próximamente

VIRTUA FIGHTER 2

ESTA ES MI HISTORIA: SUPER HANG-ON

 

Hoy me toca mostraros un clásico donde los haya. Del creador del juego de conducción Out Run, llega la secuela de Hang-On, un gran juego donde las motos son las protagonistas. Así que poneos el casco, encended los motores y preparad vuestra cara de velocidad, porque llega Super Hang-On.
No soy un gran aficionado de los juegos de conducción, a mí me parecen muy monótonos. Pero este juego me ha demostrado que hay excepciones.
El objetivo de este juego es el de entretener al más puro estilo arcade, satisfaciendo las necesidades tanto de los jugadores casuales como de los jugadores más hardcore.
Este juego, que comenzó a finales de los años 80 en las máquinas recreativas, pasó a las consolas, entre las que se encuentra la Sega Mega Drive.
El juego se compone de dos modos: el modo Arcade y el modo Original (solo para consolas).

En el modo Arcade, tenemos para elegir uno de los cuatro continentes que aparecen en el juego, cada uno con una dificultad determinada.
África es el continente más fácil, dividido en sólo 6 fases, seguido por Asia, con 10 fases. Después está América, que está dividida en unas 14 fases, y el más difícil es Europa, dividida en ni más ni menos que 18 fases.
Antes de comenzar uno de estos cuatro recorridos podremos elegir una canción de entre cuatro que nos amenizará el viaje. Yo no sabría por cual decantarme, todas me parecen muy buenas.


En el modo Original, a diferencia del Arcade, aparece un menú en el que podremos mejorar ciertas partes de nuestra moto a cambio de un módico precio, contratar a un mecánico en caso de avería, o simplemente comenzar una carrera, al igual que en el modo Arcade. Además, en el menú aparece una contraseña que sirve para poder continuar una partida (en aquel entonces no existían tarjetas de memoria ni nada por el estilo).
En resumen, un clásico con mayúsculas que, en mi opinión, no defrauda a nadie.
Y esto es todo por hoy, pero no os olvidéis de que tenéis una cita aquí la próxima semana.
Próximamente

SONIC SPINBALL