ESTA ES MI HISTORIA: SUPER MARIO 64

 

 

De nuevo estoy aquí para mostraros un juego que, sin duda, marcó un antes y un después en el mundo de los videojuegos.
En 1996, Nintendo, buscando una consola que pudiese competir con la imparable PlayStation de Sony, creó la Nintendo 64, una consola revolucionaria en muchos aspectos pero que necesitaba una especie de "juego de presentación", algo así como una muestra del potencial que poseía la consola. Si hay algún juego que mostró ese potencial fue el protagonizado por el fontanero más famoso del mundo. El primer juego de Mario completamente en 3D de la historia: Super Mario 64.

En este juego, el objetivo de Mario es el mismo de (casi) siempre: rescatar a la princesa Peach de las garras del malvado Bowser. En esta ocasión, el escenario donde se desarrolla toda la acción es el castillo de la princesa, ahí es donde la pricesa está encerrada, esperando a que su querido Mario vaya a rescatarla.
A través de varios cuadros que aparecen en diversas salas del castillo, Mario puede acceder a toda una variedad de mundos en los que debe enfrentarse a muchos enemigos que nos recuerdan a anteriores juegos de la saga: fantasmas, tortugas, bombas…, todo ello para conseguir las preciadas estrellas, que permitirán a Mario avanzar en su aventura.

Pero si algo caracteriza a este juego son las múltiples innovaciones que sirvieron de precedente para futuros juegos.
Hasta aquel momento estábamos acostumbrados a ver a Mario moviéndose en mundos en 2D. Pero con el paso a 3D, la filosofía de este juego cambia radicalmente con respecto a sus predecesores. Para empezar, mientras en juegos anteriores Mario debía recorrer una pista de obstáculos al estilo de las plataformas tradicionales, en Super Mario 64 los mundos son más vastos y con múltiples misiones, dándole una mayor importancia a la exploración. A esto hay que añadir la vista de cámara en 3D y un mayor número de acertijos que Mario deberá resolver en cada mundo.
Otra novedad es la multitud de acciones que Mario puede realizar: múltiples tipos de salto, puñetazos, zancadillas, cargar con algunos objetos…, además de un mayor control en los desplazamientos, ya que Mario puede gatear, caminar, correr.


Además, en este juego existen nuevos objetos que ayudarán a Mario a conseguir ciertas estrellas, entre estos objetos destacan una gorra que le da a Mario la capacidad de volar, otra que le vuelve practicamente invencible y que le permite caminar bajo el agua, y otra con la que puede traspasar ciertas paredes.

 

 

 


Otro punto a destacar de este juego son los gráficos, unos gráficos envidiables que, al menos en mi opinión, superan a los gráficos de la mayoría de los juegos de la Nintendo 64.
Tampoco podía faltar la música, compuesta por el veterano Koji Kondo, el creador de las bandas sonoras de sagas tan conocidas como Super Mario Bros. o The Legend of Zelda. Sin duda uno de los mejores compositores de bandas sonoras para videojuegos, junto con Nobuo Uematsu (Final Fantasy) y Koichi Sugiyama (Dragon Quest). Tampoco debemos olvidarnos del hombre que le da voz a Mario, que no podría ser otro sino Charles Martinet.

It´s a me, Mario!


Sin duda, Super Mario 64 se convirtió en todo un referente para los juegos de plataformas, demostrando por qué la saga de Mario y compañía es considerada el buque insignia de Nintendo. El juego fue un éxito apabullante en cuanto a críticas y a ventas, convirtiéndose en el juego más vendido de la Nintendo 64. En mi opinión, este es un juego muy entretenido e indispensable para todo aquel que se considere un amante de los videojuegos.

Y aquí acaba mi peculiar análisis sobre mi primer juego de la Nintendo 64. En la próxima edición le toca al juego que dió comienzo a la saga protagonizada por el oso y el pájaro más famosos, creados por la compañía Rare: Banjo y Kazooie.

Hasta la próxima.

Proximamente

Banjo-Kazooie