Juegos desconocidos: Spectral vs Generation

En 2005 salió en arcades un juego que llegó incluso a ser importado fuera de Japón (llegó a España tanto en ps2 como en psp) pero que muy pocos conocen debido a diversos factores. Veamos que ofrecia y porque se ha convertido en un juego desconocido:

Spectral vs Generation es un fighting game que aprovecha los personajes de dos franquicias diferentes de una misma compañia para enfrentarlos en un crossover. Las franquicias son Spectral y Generation of chaos cuyos juegos no tienen nada que ver con la lucha, siendo juegos enclavados en los rpg por turnos. De una mezcla tan extraña sale un juego que aporta varios elementos nuevos a los fighting games pero que no llega a aprovechar su sistema de juego para aportar un juego consistente.

Diez personajes se ven las caras desde el principio pudiendo desbloquear versiones mejoradas de tres de ellos. Cifra escasa ya que, si fuesen lo suficientemente diversos uno de otro se entendería, pero no es el caso. Cada uno de ellos cuenta con sus ataques normales, especiales y supers, no más de cuatro o cinco cada uno como viene siendo habitual en el genero. Los personajes no cuentan con mucho carisma o un diseño rompedor gustando quizá, solo a los fans de sus respectivos juegos pero no a un jugador que solo juega fighting games.

El sistema de juego se divide en ataques con cuatro botones, tres ataques de diferente intensidad y una patada. Además contamos con un movimiento tipo parry o dodge (muy similar al de la saga Samurai Spritis) con el que esquivar cualquier ataque rival y tener ventaja de frames para contraatacar. Junto a este sistema se suma uno original que consiste en pulsar los golpes medio y fuerte a la vez ya sea de pie o agachados, para encadenar un combo semi-automatico en el rival que dejará su barra de vida tiritando. Si conectamos este golpe simplemente tendremos que pulsar golpe débil tres veces, medio tres veces, fuerte tres veces, patada y cuarto de circulo adelante mas patada para tener un combo de más de 10 hits muy efectivo y, una vez comenzado, inbloqueable.

Este sistema echa a perder un poco el gameplay ya que en ocasiones los combates pueden derivar en intentar meter este golpe – aprovechar que el rival ha fallado al meterlo para castigarle. La simplicidad a la hora de encadenar combos es el principal fallo del juego que nos permite conseguir combos muy dañinos (e infinitos) con relativa facilidad.

A esto ayuda otro sistema novedoso que consiste en ralentizar el tiempo tras determinados ataques especiales permitiendonos colar combos con más facilidad incluso en el rival. Así los combates se convierte en una sucesión de combos, que, si bien no tiene nada de malo e incluso es lo más normal del mundo, se transforma en una lacra cuando no requiere de ninguna habilidad para ponerlos en marcha.

Otro elemento a destacar es que cuando tenemos poca barra de vida podemos desatar el burst que consiste en un impulso de poder que hace que recibamos menos daño y que carga nuestra barra de supers al maximo una y otra vez hasta que se acaba una barra de tiempo que aparece simultaneamente.

En principio son buenas ideas y elementos interesantes pero en la práctica no se llevan bien y contribuyen a causar un juego desequilibrado y que requiere poca habilidad para conseguir los mejores combos. Obviamente esto perjudica al juego si se quiere jugar a nivel competitivo, cosa que ya vemos es imposible, pero no impide disfrutar de él a nivel de entretenimiento o en partidas con los amigos donde puede llegar a ser divertido de vez en cuando.

Graficamente el juego no es muy bueno tampoco, con sprites de personajes muy pequeños y no muy rapidos en general, con escenarios semi vacios y poco interesantes. El apartado musical tampoco destaca aunque no nos obligará a quitar la musica siendo su tema principal un gran tema… si no fuese un juego de lucha. Escucharlo dentro de un combate sin duda está fuera de sitio pero como tema suelto es muy bueno.

En definitiva, un juego que divierte y tiene sus cosas interesantes si no se toma muy en serio ya que su simplicidad para meter combos enormes, sus infinitas posibilidades de cancelar todos los golpes con supers, combos infinitos y demás simplificaciones hacen que no pueda jugarse a nivel serio. Sin embargo recomiendo al menos probarlo a todo el mundo para sacar sus propias conclusiones, pues, como he dicho antes, no está exento de diversión para que según que momentos.