Análisis de Hokuto no ken Shinpan no Sososei Kengo Retsuden(ps2)

 

Coliseum el club de la lucha por mhtdtr se distribuye bajo una LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://blogs.gamefilia.com/mhtdtr

 

Este texto (así como todo elcontenido del blog) es propiedad de su autor y se encuentra bajo licenciaCreative Commons. Se permite la reproducción total y parcial siempre que seareconocido el artículo original mediante un enlace visible al principio del artículo.Cualquier copia o reproducción total o parcial del artículo sin enlace dereconocimiento será denunciado bajo licencia Creative Commons. 

Hokuto no Ken: Shinpan no S?s?sei Keng? Retsuden es el juego arcade que Arc System Works lanzó en diciembre de 2005. Tratando de reflejar lo más fielmente posible la serie con los toques versus que caracterizan a los juegos de ASW pronto llamó la atención de los jugadores.

La presentación no puede ser más atractiva. Un opening con la música original del anime donde se nos van presentando los diez personajes disponibles. Estos son la mejor recopilación posible de personajes tomados de la serie original en donde encontramos además de Kenshiro a Raoh, Toki o Juda entre otros. La cifra puede parecer corta pero enseguida veremos porque no es así.

La historia está tomada de los episodios correspondientes del 1 al 136 y los dobladores de los personajes son los mismos que los del anime con la excepción de Kenshiro y Rei que cuentan con nuevas voces. Cada uno de los char cuenta con varios movimientos especiales fielmente trasladados de la serie ayudando aún más a la inmersión del jugador que, seguramente, es un gran seguidor del manga y/o anime. 

El sistema de juego es muy parecido a otros juegos anteriores de ASW como Guilty Gear, sin embargo cuenta con diversos añadidos y modificaciones para dotar al juego de una entidad propia y diferenciada. Así encontramos las siete estrellas de Hokuto. Debajo de la barra de vida de cada personaje encontramos siete estrellas de Hokuto. Realizando determinados ataques especiales o supers irán desapareciendo. En el momento en que no quede ninguna una luz se iluminará permitiéndonos realizar un fatal ko, que viene a ser como el instant kill de guilty gear, es decir, derrotará al rival que lo sufra independientemente de la bara de vida restante.

Otro sistema es el boost. Contamos con una barra dividida en tres partes. Usando el botón de boost gastamos una de ellas y somos capaces de cancelar un ataque para alargar combos o aumentar la presión en el rival (similar al roman cancel en gg) pero también puede usarse simplemente para recorrer la pantalla mucho más rápidamente que con varios dash.

A estas dos barras se les suma una tercera denominada Aura. No es más que la barra de supers de toda la vida que puede almacenar hasta dos, siendo para el primer nivel de color azul y para el segundo amarillo. Al rellenarse el primero se podrá leer god fist blow y cuanto esté llena del todo deadly fist blow.El sistema del juego como veis prima el apartado ofensivo sobre el defensivo. El juego cuenta con dos botones de puño y dos de patadas además de otro para el boost. Mediante la combinación de estos podemos realizar throws y launcher automáticos así como asestar golpes que causen stun más rápidamente en el rival aunque más lentos de lo normal. Todo esto da como resultado un juego netamente ofensivo donde aprender y dominar los combos es fundamental para obtener la victoria final.

Gráficamente el juego es muy vistoso con un toque anime propio de ASW muy fiel al anime además de unos escenarios llenos de detalle en ocasiones (y publico) también fielmente trasladados de la serie. Musicalmente no decepciona en absoluto, con temas rockeros propios de la compañía muy acordes con la serie que además incluye varios temas del anime entre otros el opening original.

Es cierto que el juego a niveles altos puede decirse que esta broken. Cuenta con infinitos y movimientos abusivos en ciertas circunstancias como puede verse en el Tougeki pero a nivel amateur o de aficionado a los fighting games que no aspira a ser un top player no supone un gran handicap. El juego es divertidísimo de jugar, y, si bien cuesta encontrarle el punto si no se está acostumbrado a los juegos de ASW, al final nos enganchará de mala manera. Una recomendación en toda regla.