Regreso al pasado: 1991

1991 fue el año de inflexión para los juegos de lucha. El evento más destacado fue la aparición del juego que lo cambiaría todo: Street Fighter II, pero no fue, ni mucho menos el único. Veamos como dio de si el año:

 

En marzo de 1991 Capcom lanzó la secuela de Street Fighter. Muchos jugadores no conocían de la existencia del primer juego e, incluso varios años más tarde, existía el pensamiento en algunos grupos de jugadores de que Street Fighter II fue el primer juego de la saga. Quizá se deba a la evolución tan grande entre entregas o que, por ejemplo en nuestro país, el primer juego no contó con mucha expansión. 

Street Fighter II ofrecía unos gráficos de infarto, con ocho personajes seleccionables más cuatro final bosses que enseguida se convirtieron en iconos de los juegos de lucha. La jugabilidad, los seis botones y los ataques especiales únicos de cada personaje enseguida cautivaron al público de todo el mundo. Capcom había comenzado la caza a Street Fighter II.

 

Pero no fue SFII el único juego mítico que vio la luz ese año. Snk, compañía que ya había lanzado juegos míticos con anterioridad, comenzó a dedicarse poco a poco casi de forma exclusiva a los juegos de lucha dejándonos perlas imperecederas. En 1991 vieron la luz juegos como King of the monsters y, sobretodo Garou Densetsu. 

Garou Densetsu llegó con el claro objetivo de destronar a SFII como rey de los arcades. Lo hizo en noviembre y, pese a las novedades, no lo consiguió. Esto es debido a que SFII ya tenía una base muy sólida de jugadores y Garou, pese a mostrar novedades y un sistema de juego con dos fondos jugables, solo nos permitía jugar con tres personajes frente a los ocho del juego de Capcom.

 

Sin duda con las secuelas Garou se convirtió en una saga a tener más en cuenta pero este primer juego no consiguió destronar al rey que, durante todo el año dominó los arcades causando una fiebre sin igual hasta el momento. Los juegos de lucha estaban preparados para dar el salto y convertirse en uno de los géneros preferidos de los jugadores de todo el mundo.