Samurai Spirits (64): Especial Samurai Spirits

Conocido simplemente como Samurai Spirits en Japón, fue renombrado 64 para evitar confusiones con el SS original. Dado que este juego se portó en la consola de Snk Hyper neo geo 64 parece lo más apropiado. Lanzado en 1997 fue el primer juego poligonal de la franquicia, que, animados por las incursiones de otras sagas decidió probar suerte. Veamos en que quedo la cosa:

Samurai Spirits era por aquel entonces (1997) una de las sagas más famosas y queridas de snk (cuatro entregas en 2d hasta la fecha) por lo que snk consideró que el riesgo de pasar la saga a las 3d era poco, incluso viendo lo hecho por Arika con Street Fighter Ex. Situando la historia tras la segunda entrega (cronológicamente la última de las cuatro primeras) asistimos a una renovación prácticamente nula donde solo destaca las presencias de Shiki y Hamma como personajes (controlable) nuevos. Esta claro que snk no quería arriesgar en este sentido ofreciendo a los fans no solo un nuevo modelo grafico sino también unos personajes que no conociese.

Se añaden también dos mid-bosses y un final boss que, en caso de perder contra ellos tendremos que empezar desde el principio, no pudiendo continuar desde ese punto. Sin duda un elemento un tanto absurdo aunque afortunadamente el final boss Yuga no es tan duro como el resto de bosses de la saga.

El gameplay es básicamente el mismo de la exitosa cuarta entrega demostrando una vez más que snk no quiere arriesgar lo más mínimo y se limita a ofrecer entornos 3d en los que moverse realmente en 3d así como elementos del escenario que pueden dañar a los personajes como paredes y demás que, además, llevan a otras partes del escenario (podemos decir que se adelantó a Dead or alive aunque muy poca gente lo sepa).

Se incluye una barra de cansancio que se vacía según realizas ataques o te mueves por el escenario en 3d cuyo objetivo es aumentar la estrategia pero que se convierte en un lastre que ralentiza en exceso los combates y no aporta nada al juego. Se incluyen también golpes finales típicos de la saga así como un super cuyo objetivo es destrozar al rival mediante una animación especial.

Gráficamente el juego se me mediocre hoy día. No es que en su momento fuese una revolución grafica, más bien al contrario tras ver juegos como Tekken 2 o Soul Blade pero al menos no hacen sangrar los ojos. Los modelados son muy cuadriculados y los fondos vacíos pero es el precio a pagar por pasar a las 3d en la época en que se hizo. Musicalmente tampoco destaca en absoluto.

En definitiva y, a pesar de todos los elementos en contra nombrados anteriormente, no podemos decir que este SS sea un mal juego. Está claro que un juego 3d no puede (ni debe) compararse al resto de juegos de la franquicia en 2d ya que las dinámicas deben ser diferentes. Es cierto también que no innova en el aspecto jugable y que gráficamente no deja de ser un poco feo pero como juego de lucha no es tan malo. Ofrece la oportunidad de jugar a la saga de una forma no vista hasta entonces. Siendo imposible jugarlo hoy día prácticamente el juego lleva tiempo condenado al olvido.