Samurai Spirits Sen (Especial Samurai Spirits)

Lanzado en arcades en 2008 no fue hasta dos años después que llego a las consolas de Norteamérica y Europa. Sen es la cuarta entrega de la saga en 3d y la primera en consolas de “nueva generación” ya que fue portado a 360 con el nombre de zen en Europa y edge of destiny en usa. Veamos que aportaba:

Lo primero que nos entra por los ojos es la diferencia grafica evidente respecto a las anteriores entregas en 3d. Infinitamente superior a warrior’s rage y notablemente mejor que las dos primeras versiones. No obstante en general gráficamente deja que desear teniendo en cuenta la fecha en la que fue lanzado (2008) mostrando unos acabados poligonales de lo peor que se podía ver por entonces. No digamos aún dos años después al ser portado a consola quedando en evidencia frente a títulos 3d bastante más antiguos.

Quitando el apartado grafico al que ya estamos acostumbrados con las entregas tridimensionales vemos que la plantilla de personajes sufre un lavado de cara importante. No como el de warriors rage (cosas que se agradece) pero si introduce un montón de personajes nuevos a la franquicia. En total tenemos 13 personajes clásicos y 13 caras nuevas dando como resultado una plantilla bastante extensa.

A pesar de todo las nuevas incorporaciones no se aprovechan lo que se deberían, y esto es más culpa del sistema de juego que de los chars en si, que, en muchos casos cuentan con un diseño atractivo y un trasfondo interesante. Y es que el sistema de juego tiene demasiados fallos como para permitir hablar de un buen juego de la franquicia. El esquema de los juegos 3d se mantiene con los impresionantes ataques finales, el backstep, los supers, etc… y añaden algunas novedades.

Principalmente el esquema de botones cambia. Nos encontramos con golpe vertical y horizontal así como patada, golpe fuerte horizontal y vertical y shatter move. Con diferentes combinaciones de estos botones activaremos la barra de rage, haremos taunt o throws. El juego cuenta también con convenciones como dash, backstep o parries dando en principio una idea de juego completo y sólido que luego el propio juego se encargará de desmentir.

Incluso la profundidad del juego aumenta al descubrir que los ataques especiales son diferentes según la velocidad con la que introduzcamos el input, es decir, que tendrán propiedades diversas si se trata de un fastest input o un just input lo que hace acrecentar la idea de que es un juego profundo y complejo en su sistema de juego así como duro de dominar.

Pero todo esto se cae abajo en el momento en que realmente nos ponemos a los controles de un personaje. Los inputs no son muy naturales no saliendo los ataques deseados cuando deberíano realizando un ataque normal en su lugar. No es que haya que marcar muy bien las direcciones, es que directamente fallan estas ya que en ningún otro juego de la saga hemos encontrado este problema saliendo todo de manera muy natural sin ningún problema.

A esto se le suma el hecho de que en los combates se abusa más de ataques normales que de especiales dando la sensación de estar jugando a soul calibur mas que a samurai spirits lo que no es malo como juego de lucha, pero le resta interés como juego de la franquicia. Los movimientos especiales están muy bien adaptados a las 3d y buscan más el realismo que nunca. Se han perdido movimientos clásicos como el remolino de Haohmaru en busca del realismo del que hablo lo que no tiene que ser un punto negativo, sino más bien un enfoque diverso de un mismo concepto.

Otro problema son los juggles. Debido a que en samurai spirits la barra de vida baja muy velozmente comerte un juggle puede matarte instantáneamente según el personaje y, sinceramente, no añaden el realismo que buscan conseguir con los cambios implementados en los movimientos especiales. Por lo que decisiones como estas no se entienden cuando antes han mostrado el camino contrario.

En el port a consola se añaden modos de juego así como un online bastante sólido para ser snk playmore. Esto añade valores extra a su compra ya que otra cosa no, pero el diseño artístico del juego roza el sobresaliente dotando al juego tanto de una banda sonora mas que acorde con la franquicia como un apartado de diseño impresionante desde la misma pantalla de presentación hasta las transiciones cuando seleccionamos personaje.

En definitiva tenemos un intento por parte de snk de mejorar las anteriores entregas 3d que se queda en eso, un intento, ya que puede que las dos primeras entregas no sean tan vistosas gráficamente pero quizá si un poco más sólidas en general. Ojo, que no considero a sen un mal juego pero si un experimento de cambio en la serie que no funciona como debería.