Mortal Kombat 3 (Especial Mortal Kombat)

1995. Mortal Kombat gozaba de una grandisima popularidad. Con dos entregas en el mercado y una película recién estrenada, una tercera entrega estaba cantada. Si Mortal Kombat II supuso el cuanto más mejor respecto a la primera parte así como un buena revolución en la serie, la tercera parte no iba a ser menos cambiando y metiendo novedades. Veamos que sucedió:

Lo primero que entre en los ojos en un juego son los graficos. Sin duda uno de los aspectos más secundarios en un juego de lucha pero aún así es inevitable fijarse en ellos. En este sentido el salto es similar al de la segunda parte respecto a la primera. Personajes y escenarios más detallados y con más elementos, una velocidad de juego mayor y montones de animaciones nuevas.

Igual que con la segunda parte la plantilla sufrió un pequeño lavado de cara, con Mk3 no iba a suceder lo contrario. Pocos personajes antiguos pasaron el corte siendo Sub-Zero (sin mascara), Liu Kang, Jax, Kung Lao y Shang Tsung los unicos que repetian respecto al anterior juego, más Kano y Sonya del primero y Smoke como personaje secreto ahora seleccionable aunque robotizado. Desaparecieron personajes ya miticos como Scorpion, Reptile, Cage, Raiden, Kitana o Mileena para dar paso a un buen montón de nuevas caras.

Sindel, Stryker, Kabal, Nightwolf, Sheeva, Cyrax y Sektor eran los siete nuevos chars seleccionables y Motaro el boss que sustituía a Kintara manteniendose el emperador Shao Kahn como final boss. El cambio en la plantilla fue muy acertado bajo mi punto de vista. Continuaba esa ya tradición de cambiar de caras de entrega a entrega y permitian a los jugadores experimentar con nuevos personajes en lugar de ir a lo fácil y coger Scorpion o Cage. Cada nuevo char era totalmente distinto a los otros y requería aprenderlo de cero para poder dominar el juego.

Lo de más y mejor de la anterior entrega continuó con esta donde los dos fatalities por personaje se mantenían así como el friendship, babality y pit fatalities, incorporandose los mercy (reanimar al derrotado) y animalities. No fueron tantas incorporaciones como en la segunda entrega pero si nos fijamos el número de movimientos finales de cada char excede ampliamente el de sus movimientos especiales.

Otros detalles fueron incluidos como las transiciones entre escenarios al sufrir un uppercut o pop-up combo, pero las dos mayores novedades fueron sin duda la inclusión de un nuevo boton y los pop-up combos.

 

El nuevo botón (Run) permitía a los personajes correr hacia delante y ejecutar pop-up combos en el rival hasta que la barra se llenase. Ya no hacía falta ir lentamente hacía al rival andando o a saltos eliminando el riesgo del anti-air y dando a los combates un sentido más estratégico y frenético. La inclusión del run fue tan acertada que muchos jugadores de la saga raramente conciben un juego sin el.

Los pop-up combos o autocombos eran una serie de combos secuenciales que todos los personajes podían realizar pero que diferían entre unos y otros. Cada uno contaba con algunos básicos de 3 hits hasta otros de 7 hits y 50% de daño. Al igual que el botón de run fue una novedad que costó que los fans asimilasen, pero, cuando esto sucedió, se convirtió en un elemento imprescindible en la saga, y una de las cosas que dotan a los combates de la espectacularidad de la que la saga goza.

 

No solo estas novedades, que son muchas, llegaron al juego, sino que se incluyeron también los kombat codes que podían alterar el combate o el escenario del mismo mediante la presión de botones en la pantalla de vs. El juego se volvió más oscuro al relatar la invasión de Kahn a la tierra tras la derrota en MKII. Los escenarios eran más oscuros, tenebrosos o con elementos extraños dando al juego un gusto más tetrico y oscuro.

Musicalmente la banda sonora acompañaba muy bien con temas oscuros y sugerentes que te metían rápidamente en el ambiente. Decir que la banda sonora de Mortal Kombat 3 está bien es quedarse cortos. Así mismo sus efectos sonoros evolucionaron con nuevos gritos, explosiones y frases del speaker dejando momentos ya míticos de la saga y la historia de los juegos de lucha.

No todo son alabanzas sin duda. Mortal Kombat 3 tenía unos cuantos fallos. Unos evidentes para todos y otros solo apreciables para los que sacaban de él todo el jugo. Una de las cosas más criticadas fue que al realizar pop-up combos mandabas al rival a otro escenario sin dejarte terminar el combo recortando fácilmente una gran cantidad de daño al mismo. Otras críticas eran más subjetivas y se debían a que, con el cambio de forma de jugar, muchos fans no se adaptaron.

Sin embargo el fallo más grave es el balanceo del juego. El daño por combos era demasiado grande y algunos personajes contaban con glitches o golpes especiales muy abusables como el infame ice clon de Sub-Zero o el spin de Kabal. No obstante solo se aprecia cuando te dedicas competitivamente al juego pero son detalles que le impiden tener la profundidad y variedad que debiera.

La recepción del juego no fue todo lo buena que cabía esperar. Muchos fans se indignaron al perder a personajes clásicos por el camino y se negaron a darle una oportunidad a los nuevos. El cambio de sistema de juego también fue objeto de criticas, pero no por que fuese malo, sino porque era distinto a lo jugado anteriormente.

Objetivamente es un buen juego. Especialmente bueno si tenemos en cuenta todo lo que arriesgó e innovó en la saga aunque le hacía falta una depuración que llegaría no mucho tiempo después con una actualización. Si esa actualización no hubiese visto la luz no sería descabellado tratar a esta tercera parte como una de las mejores, o la mejor, de la saga.