Regreso al pasado: Juegos de sumo

Hoy viajamos en el tiempo para ver una serie de juegos de lucha que, fuera de Japón, no han tenido mucho éxito debido a la temática de los mismos: juegos de Sumo.

Muy poca gente fuera de Japón ha tenido la oportunidad de jugar a este tipo de juegos a pesar de que ha habido muchos y algunos muy buenos. Aproximadamente se conocen unos veinte títulos en 2d durante la época de las consolas de 8 y 16 bits.

Syussei Oozumou – Arcade (1984)

El primer juego de sumo conocido es el arcade de 1984 de la compañía Techno. Como pionero fue el que sentó las bases del gameplay y la manera de ejecutar los movimientos manteniendo una dirección del stick y pulsando el botón de ataque así como la forma de iniciar un agarre chocando contra el rival.

En lugar de luchar en un torneo como hubiese sido lo más normal, luchábamos en combates de tres sets en los que debíamos ganar al menos dos para progresar. Durante los agarres aparecía una barra en la pantalla y teníamos que presionar el botón de ataque rápida y repetidamente para hacer que la barra subiese y, entonces ejecutar el movimiento correcto.

Ganar un agarre era muy difícil, requería demasiado masheo de botones y era prácticamente imposible realizar ataques con la misma consistencia que la cpu. Afortunadamente teníamos a disposición un stock de powerup que hacia las cosas más fáciles haciendo a nuestro personaje más fuerte durante un segundo.

Tsuparri Oozumou – Famicom (1987)

Tecmo comenzó con este juego su trilogía de Oozumou. Introdujo en el género un medidor de vida que determinaba tu vulnerabilidad a los ataques del rival. Bajaba si eras atacado y subía si atacabas tu mismo. No eras eliminado si se vaciaba pero era más fácil caer cuanta menos barra tenias.

Cada movimiento se ejecutaba manteniendo pulsado un botón y pulsando una dirección en el stick. Podías incluso moverte por la pantalla como en un juego de wrestiling.

A pesar de tener un gameplay sólido el juego está más orientado al humor y los gráficos graciosos más que a una presentación seria. Con sonidos divertidos y animaciones curiosas de victoria o al echar a un rival del ring podemos poner como ejemplo que, al pausar el juego, aparecía un hombre que barría el ring y que los combates eran arbitrados por un conejo con forma de hombre.

Terao no Dosukoi Oozumou – Famicom (1989)

No hay mucho que destacar de la inclusión de Jaleco en el género. Es de lo más simple que puede ser sin aportar innovaciones o elementos de gameplay complejos. Si fallabas un agarre el juego se ralentizaba bastante ya que mostraba una animación de fallo bastante cómica. Además el juego es bastante repetitivo y acaba aburriendo fácilmente ofreciendo poca estrategia.

El juego tiene un modo torneo standard y un modo historia, por llamarlo de algún modo, donde llevas a un luchador por un mapa para enfrentarte a diversos contrincantes.

SD Battle Oozumou – Famicom (1984)

Banpresto lanza en 1990 para Famicom un juego de sumo un tanto peculiar. Sus personajes son del tipo UltraMan, Kamen Rider y Gundam. Con este planteamiento ya sabemos que no vamos a encontrar un juego de sumo puro.

Los controles se simplifican al máximo con el botón B para los agarres y el A para los golpes con las palmas de las manos. Hay dos barras, la de vida y la de resistencia. Con estos controles se convierte en uno de los juegos más accesibles para los novatos.

No obstante hay un par de cosas que no encajan con un juego de sumo. Algunos personajes en ocasiones pueden lanzar proyectiles pero sin saber exactamente como o las condiciones para hacerlo. Además algunos pueden transformarse rellenando su vida a tope cuando pulsas A + B en el momento en el que tu nombre brilla. Un juego curioso que no debe ser tomado en serio en general.

Chiyonofuji no Ooichou – Famicom (1990)

Desarrollado por Arc (los mismos de Guilty Gear y Blazblue) es bastante bueno y novedoso, especialmente por como funciona su sistema de barras. La barra inferior representa nuestra resistencia. Cuando esta sube tenemos más posibilidades de ser eliminados por un movimiento que se ejecute con una barra más baja. La barra superior nos permite subirla rápidamente pulsado abajo y, si pasa el limite, vuelve a cero, haciendo que los movimientos solo puedan ser ejecutados si subimos la barra más que nuestro rival.

Este sistema pasará a convertirse en un standard en la mayoría de juegos de sumo en el futuro. El juego incluso incluye un interesante y útil tutorial. Hay una opción para personalizar la cara de nuestro personaje en el juego aunque no ofrece muchas opciones en general, es toda una innovación para la época.

Oozumou Spirit – Super Famicom (1992)

Desarrollado por Takara es muy conocido por los horribles ports de Snk. Oozumou Spirit está considerado por muchos jugadores como el mejor juego de sumo de la historia.

Hay tres barras de vida que requieren una constante atención. La barra superior es la resistencia. La de en medio para los movimientos especiales y la inferior para la resistencia de los movimientos de nuestro rival. Si esta es baja es más probable ser eliminado por sus ataques. Puede cargarse con el botón Y y ejecutar un ataque hace que se vacíe por completo.

Cada botón representa un ataque. Y es para cargar la barra. X para movimientos que empujan al rival, L y R para golpear con las palmas y A y B son agarres. Pulsando A modifica como agarramos al rival siendo muy importante ya que para algunos movimientos tenemos que agarrar del “cinturón” de nuestro rival con ambas manos.

Antes de empezar cada combate la barra de en medio sube y baja alocadamente. Pulsando Y en el momento justo determinará como tenemos la barra al empezar el combate. No solo el gameplay es excelente sino que visualmente es de lo mejor visto en el género. Hay diferentes imágenes para cada luchador, pantallas de torneo y una estética muy acorde con el deporte en general. La música acompaña con temas muy tradicionales japoneses y sonidos midi extraídos de combates reales.

Super Oozumou – Nessen Ooichi Ban – Super Famicom (1992)

El más accesible para los casual en Super Famicom. Incluye una gran variedad de movimientos y dos barras. La primera se regenera sola para ejecutar ataques. Incluso la barra de vida se regenera también.

Aunque es de los más accesibles si requiere bastante atención por parte del jugador ya que ciertos movimientos pueden ejecutarse solo si estamos agarrando al rival, existiendo movimientos específicos para varios tipos de agarre. El rival puede modificar los agarres también por lo que tenemos que variar nuestras tácticas en tiempo real según la presa en la que estemos metidos.

La presentación del juego es increíble. El sonido es bueno con canciones tradicionales japonesas y los gráficos son sobresalientes, de lo mejor de las 2d en juegos de sumo. Los personajes eso si, son paletas de colores pero están bien animados. Quizá el mejor juego de sumo para los novatos.

Tsuppari Oozumou: Risshinshusse Hen – Super Famicom (1993)

Tecmo lleva su serie de sumo a otro nivel en el paso a Super Famicom. Con múltiples opciones de juego como torneos o combates individuales contra la cpu se convierte en una gran alternativa a los más grandes.

Como curiosidad en este juego destacar que cuando la barra de vida baja a cero tenemos un luchador relevo que previamente hemos seleccionado entre cinco posibles.

Cuenta con algunos de los mejores escenarios de un juego de sumo aunque no sean muy de sumo que digamos. Una playa, la estatua de la libertad, etc… aportan mucha frescura al género.

El sistema de juego es continuista respecto a anteriores entregas aunque la barra de de vida ya no se regenera. Un sistema de juego simple, fácil de aprender y divertido. Como en el original cada victoria nos hace subir de nivel pudiendo aprender nuevos golpes a lo largo de un torneo. El sonido y los gráficos son muy Buenos y muy apropiados para el tema y el humor del juego. El árbitro conejo continua asistiendo los combates.

Tsuppari Oozumou: Heiseiban – PC Engine (1993)

El tercer juego de la serie está desarrollado por Naxat soft en lugar de Tecmo. Debido a estos los controles cambian un poco. Los movimientos se ejecutan igual que antes pero hay dos barras en lugar de una: la de vida y la de los movimientos.

Esta segunda barra complica mucho las cosas. Se mueve constantemente arriba y abajo y afecta a los movimientos que ejecutamos. Cuando está baja significa que es un mal momento para ejecutar un ataque mientras que cuando está arriba es cuando debemos aprovechar para desplegar nuestro potencial ofensivo. Sin embargo, al no moverse de la misma manera la barra del rival nos confunde bastante.

La serie sube de nivel gráficamente. El conejo arbitro desaparece pero siempre hay un arbitro durante los combates. Las animaciones de los luchadores derrotados son mejores que en anteriores entregas, se añaden pantallas de torneos y otros elementos, pero el audio no es tan bueno como antes. Incluye también un modo vs contra seres humanos.

Wakataka Oozumou – Yume no Kyodai Taiketsu – Super Famicom (1993)

Un juego muy diferente a lo que estábamos acostumbrados en esa época. Especialmente porque se centra mucho en el timming y la eficacia a la hora de jugar y ejecutar movimientos haciéndolo más profesional que otros juegos.

Al comienzo del combate tienes tres elementos sobre tu luchador. El primero nos permite ejecutar un golpe de palma o un lanzamiento. El resto nos permiten empujar al rival. Cada movimiento tiene su nombre escrito en la pantalla junto con la fuerza del movimiento. Cada movimiento se vuelve más fuerte según vamos ganando torneos.

El juego se juega seleccionando uno de los tres movimientos en un intervalo de un segundo. El jugador que más se acerque al tiempo de pulsación en el que aparece una señal en pantalla es el que ejecutará el movimiento. Muy simple aunque complicado de ejecutar. Al contrario que en otros juegos los luchadores siempre permanecen en el mismo lado del ring. El juego incluye también un tutorial.

La música es muy tradicional y los sonidos y efectos no podían estar más conseguidos metiéndonos de lleno en la atmosfera de un torneo real. Gráficamente el juego se ve muy bien incluso con la perspectiva del tiempo y le confiere una identidad propia que muchos juegos no tienen.

Aah! Harimanada – Mega Drive / Game Gear / Game Boy (1993)

Basado en un manga/anime de mucho exito, hay tres versiones diferentes del juego. El juego de Mega drive es horrible. Aunque mantiene un gameplay similar al de otros juegos de sumo se juega como si fuese un juego de lucha tradicional cosa que no tiene sentido. Tienes una barra de vida y los movimientos se ejecutan simplemente pulsando ataque. Pulsando arriba hacemos que nuestro luchador salte. Increible.

Las versiones portátiles de game boy y game gear están más logradas. Especialmente porque se juegan diferente de la versión de 16 bits lo que es un alivio para los aficionados a juegos de sumo. Se juegan como otros juegos de sumo y difieren entre las versiones en algunos detalles. La de game gear es la mejor de las dos con un gameplay algo diferente.

Conclusión

Hasta aquí el articulo más extenso que he realizado nunca para una entrada de la serie de regreso al pasado. No creía conveniente dividir la entrada en varias partes por lo que al final he hecho una muy extensa.

Si no pongo juegos posteriores a 1993 es debido al aspecto retro de esta entrada y que me quería centrar en lo juegos en 2d. Ha habido juegos posteriores de los que me ocuparé en otra entrada futura cuando puedan considerarse juegos retro.

Se que los juegos de sumo no son muy populares en occidente pero si se les da una oportunidad resultan francamente divertidos.