Ovejas negras (Parte I)

Cada saga de juegos, cada franquicia tiene sus ovejas negras. En un género como en el de los juegos de lucha en que cada poco tiempo hay secuelas, revisiones y nuevas entregas, es normal que alguna de ellas caiga en el olvido, ostracismo o genere los odios de los jugadores. Incluso las sagas más grandes tienen entregas así y, por ello, vamos a realizar un repaso destacando las ovejas negras de cada saga de lucha más conocidas.

En esta primera entrega repasaré cuatro sagas muy conocidas y sus ovejas negras correspondientes. Es mi intención ampliar esta lista en posteriores entregas hasta abarcar la totalidad, o casi totalidad, de sagas emblematicas.

STREET FIGHTER THE MOVIE

Si hay una mancha en una saga legendaria sin duda es la adaptación a juego de la película homónima perpretada por Hollywood. Uno de los peores, sino el peor, Films jamás hecho sobre un videojuego no podía mejorar al paso a los arcades.

Con unos gráficos digitalizados que dan más pena que ganas de ponerse a los mandos, unas animaciones y movimientos ortopédicos y poco ágiles, y una plantilla de personajes con inclusiones de la película que no pintan nada, tenemos un juego del que pocos seguidores de la saga quieren oír hablar.

El gameplay es básicamente el de ssfiix pero muy empeorado. El juego no es tan fluido, los movimientos no salen como deberían y, las nuevas mecánicas como los interrupted moves o Comeback moves no funcionan como deberían. Sin duda un juego para olvidar y no volver a mentar jamás.

MORTAL KOMBAT TRILOGY

¿Un juego con todos los personajes y escenarios de la saga hasta el momento?. ¿Dónde hay que firmar?. Es lo que diríamos al oír semejante planteamiento. Desgraciadamente este juego exclusivo para consolas es la oveja negra de la saga por múltiples razones.

En primer lugar la programación. Los responsables no se lo tomaron muy en serio y realizaron un mugen malo incorporando personajes con sprites idénticos a otras entregas y forzando sus movimientos. Las versiones antiguas de los personajes no tienen ni animación de correr del poco trabajo que realizaron los programadores y, en general, el balanceo y equilibrio del juego es inexistente, quizá sea el juego más roto de la historia.

No solo por las incorporaciones de Noob saibot y Rain, cada personaje tiene combos y movimientos absurdos que, unidas a la nueva proporción de la pantalla y tamaño de los sprites, da lugar a combos ridículos que destrozan el gameplay.

Lo que debería haber sido un umk3 mejorado y con más personajes, se convirtió en un mugen hecho en dos días totalmente injugable en serio.

THE KING OF FIGHTERS XII

Hay entregas de la franquicia que gustan poco, especialmente en el paso de snk a snkp, pero si hay una entrega que pone de acuerdo a todos los jugadores es la número 12.

Lo que en un principio parecía el renacimiento de la franquicia, con sprites dibujados desde cero, acabó por ser un juego totalmente incompleto en cuanto a plantilla, movimientos y sistema de juego.

Un juego que no solo no revitalizó la saga sino que casi la mata para siempre. Con un roster más que escaso y discutible, una alarmante ausencia de movimientos clásicos de todos los personajes, sprites demasiado grandes, una escasez de escenarios alarmante y un gameplay con novedades poco satisfactorias, encima en las versiones domesticas nos privaron incluso de un modo historia y un online aborrecible.

Menos mal que la siguiente entrega ha subsanado todos sus errores pero este juego merece por meritos propios el quedarse fuera de la franquicia.

TEKKEN 4

Si hay una franquicia popular cuyo éxito ha ido aumentando con el paso de los años es Tekken. Sin embargo no todas las entregas han calado igual en el público, y si Tekken 3 dejó un gran sabor de boca a los jugadores, la cuarta entrega supuso todo lo contrario.

Es sin lugar a dudas la entrega peor recibida de la saga y la más olvidada cuando se habla de ella. Los motivos son varios, una de las plantillas más discutidas de todas, con ausencia de caras queridas y la inclusión de otras que más tarde desaparecerían o caerían en el olvido de los jugadores, los escenarios con alturas diferentes que causaban más confusión que otra cosa a la hora de planear el combate y movernos por el escenario, los cuales a su vez eran muy limitados y, aunque incluyan elementos destruibles, no permitían combates tan fluidos como en entregas anteriores.

Por último podemos decir que la velocidad del juego, en la que todos los personajes se movían más lentamente que antes, hizo que esta entrega no gustase mucho entre los seguidores que tendrían que esperar hasta la quinta entrega para ver algo más de su agrado.