Mis juegos favoritos: Lollipop chainsaw

 

Hay juegos que te conquistan. Seapor el motivo que sea es coger el mando y no poder soltarlo. Es terminar eljuego y empezar de nuevo. Quieres conseguir todos los desbloqueables, recorrertodos los rincones, hacer lo mismo una y otra vez. Eso me ha sucedido conLollipop chainsaw.

Lo que es un hack and slash detoda la vida pronto se convirtió para mí en el juego más divertido del mundo.Su humor absurdo, el hecho de que la protagonista sea una cheerleader conmotosierra y la banda sonora me conquistaron antes incluso de jugarlo. Fuecomenzar a recorrer sus niveles y matar zombies de las formas más originalesposibles cuando terminé por enamorarme.

Porque Lollipop chainsaw es un juegosimple, pero adictivo. A lo largo de sus seis niveles te encuentras todo tipode situaciones, minijuegos, enemigos y objetos como para que la partida nuncase te haga repetitiva y, cuando eso puede suceder, ¿qué más da? Esdivertidísimo.

 

Es uno de esos pocos juegos queme he pasado y he vuelto a comenzar el mismo día. Uno de esos juegos que herecorrido de cabo a rabo en todos y cada uno de sus niveles en todas lasdificultades posibles. He buscado todos los objetos ocultos y he comprado todoslos trajes, músicas y demás parafernalia que podía comprarse y aun así nunca seme ha hecho pesado. No es como en esos juegos que para sacarte un logro absurdorepites un nivel o una tarea aunque te estés aburriendo y sientas que estásperdiendo el tiempo. Con Lollipop chainsaw me he divertido cada vez que herepetido un nivel.

Por eso lo incluyo en la lista demis juegos favoritos (solo unos pocos elegidos accederán a este apartado de miblog). Porque pocos juegos me han divertido tanto (y seguirán haciendo) como este.