Mentiras historicas del antiguo Egipto

 
La entrada de hoy la quiero dedicar a las mentiras acercadel antiguo Egipto. Porque uno de los principales problemas que existen hoy díaes la gran cantidad de mentiras, medias verdades y malas informaciones que setoman por ciertas y que nublan el conocimiento general sobre un determinadotema. En el caso del antiguo Egipto hay muchas mentiras que, por prolongarse enel tiempo, muchos asumen como ciertas.
Es un problema cuando nos acercamos a la información y mássi pretendemos profundizar en ella. Por eso escribo esta entrada con elobjetivo de eliminar esos mitos y errores tan comunes para todos aquellos queles interese la historia de verdad, no la que se cuenta.
Esclavos – Este es un mito creado por Hollywood, la fábricade sueños y de mentiras. Según el mismo fueron esclavos los que construyeronlas pirámides. Hombres obligados a trabajar para un rey déspota que trabajabanen condiciones infrahumanas espoleados por los látigos de sus amos.
Sin duda una de las más horribles mentiras jamás contadas.Esclavos en Kemet (antiguo Egipto) han existido, pero muy posteriormente a laconstrucción de las pirámides y siempre extranjeros como cuando el país fuetomado por potencias extranjeras y, tras recuperarlo, se tomaban prisioneros deguerra.
Los trabajadores de las pirámides eran hombres libres, que recibíanun sueldo por ello, con una reglamentación laboral y que lo hacían por variosmotivos. Uno de ellos es que era una forma de ganarse la vida durante un tiempoy otro es el de contribuir a crear algo grandioso para su rey, para su dios.
Faraón – La palabra faraón, que hoy día parece la única parareferirse a los regentes de Kemet no es más que una palabra de origen hebreo,un idioma y una cultura ajenas cuya denominación hacía referencia a losgobernantes Egipcios en la biblia por ejemplo. Por tanto, ni es una palabra deKemet, ni es un término realmente valido para hablar del rey de Kemet. 
La palabra que designaba a los gobernantes era per aa cuyaverdadera y fiel traducción es la de rey. Por tanto no existían faraones enEgipto ni se denominaban por ese nombre, sino reyes.
Biblia – Las más grandes y más extendidas mentiras sonaquellas a las que hace referencia la biblia. Un conjunto de libros que narran éxodosde esclavos buscando la tierra prometida, plagas e historias totalmentemodificadas de otras originales como las de Sinuhé que han cambiado la forma dever de Kemet.
Mentiras al fin y al cabo. Formas de manipular la realidadpara dar credibilidad a mitos y leyendas de otras religiones y justificarcomportamientos y situaciones que tienen un origen y una explicación mucho mássimple, pero que no sirven para captar fieles o adoctrinarlos.
Estas son sólo algunas de las mentiras historias del antiguoEgipto. En artículos anteriores he hecho hincapié en otras incluso másflagrantes como la traducción y transliteración, y en el futuro indagaré aúnmás en algunas concretas con el fin de eliminar esas falacias que no hacen másque empañar la realidad de una cultura infinitamente más rica y compleja que loque hoy día se empeñan en mostrar.