Mitos contradictorios. Coherencia

Una de las cosas con las que es másfácil perderse cuando se habla de Kemet es acerca de las contradicciones queciertos mitos o historias parecen narrar. Existen diverso mitos creacionistasasí como disparidad de dioses con distintas formas e iguales funciones,fusiones de dioses y otros elementos que hacen que para el novato todo parezcamuy complicado.
 
Como ya he explicado en otrasocasiones lo primero que hay que considerar es que la cultura de Kemet abarca muchísimotiempo, cientos de años, más de un milenio, por lo que a lo largo de semejanteespacio de tiempo hay lugar al cambio y la transformación tanto de lascreencias como de la cultura.
Por eso no es de extrañar queciertos dioses desaparezcan en un determinado punto o que otros dioses localescobren importancia hasta convertirse en oficiales del país según la situación. Enel caso de los mitos contradictorios, que es la intención original de estaentrada, hay que señalar que tales contradicciones, pese a existir a lo largode toda la historia, estaban plenamente aceptadas y, por incongruente quesuene, tenían coherencia entre sí.
Veamos varios ejemplos que escomo mejor se entienden las cosas. Si nos referimos a la creación del mundovemos como, según la región existe un dios creador u otro aunque en laconcepción general hay un mito creacionista comúnmente aceptado. Independientementede ese mito general donde actúan varios dioses elementales en el norte, en Tauiencontramos a Petaj como dios creador del mundo y si nos remontamos al surpodemos encontrar asimismo a Jenmu o a Dyejuti asumiendo las mismas funciones.
¿Significa esto que en laconcepción de los habitantes de Kemet unos estaban en lo cierto y otrosequivocados? No. Esto no es como que los cristianos piensen que los que adorana otros dioses se equivocan y ellos son los únicos que están en lo cierto. Los diosesson los mismos en todo Kemet y, aunque es lógicamente el dios local el queconsigue mayor presencia y protagonismo en los mitos la base es la misma y tantopodían existir diversas versiones del mito que en el fondo todas contaban lomismo y se podía entender que dos dioses pudiesen haber creado el mundo deformas distintas.
Esto que suena tan incongruentepara nuestra mente acostumbrada a manierismos religiosos era algo aceptado enla cultura de Kemet a nivel general. También hay que tener en cuenta que elpueblo no tenía la posibilidad de viajar de una ciudad a otra y entrar encontacto con otros mitos por lo que básicamente una persona normal y corrientese encontraba ante el mito local y el mito nacional, que podían o no coincidir,y raramente se empapaba de otras historias.
La gente iba cambiando con eltiempo y los mitos evolucionando o desapareciendo. Esto es lo que no se sueletener en cuenta cuando se habla de los mitos de Kemet y su impacto en lasociedad. Se tiende a coger una generalidad y asumirla para toda la historiaindependientemente de las circunstancias específicas de cada momento y lugar. Unhabitante de Taui cuando esta era la capital del país tenía a Petaj como diosprincipal pero también a Ra como dios principal cuando este era el nacional delpaís, de la misma manera que cuando Imen alcanzó el estatus de dios nacionaldesplazó al resto pero no los eliminó por completo. 
Para un habitante de laépoca de Neterjet Dyeser en Taui Petaj era un dios principal, pero también loeran Ra y Jer y no había incongruencia con ello pues cada uno podía asumirpapeles distintos o incluso el mismo dentro de un mismo contexto. Pero esehabitante moría y la sociedad cambiaba y cuando Imen pasó a ser el diosprincipal nacional el mismo habitante ya no existía para vivir ese cambio ytodo aquel que vivía en ese momento estaba habituado a que Imen tuviese másimpacto que Petaj por ejemplo.
En definitiva, pueden existir diversasversiones del mismo mito, incluso versiones diversas protagonizadas por actoresdiferentes, pero esto no era visto como algo contradictorio en sí mismo, sinocomo una dualidad perfectamente lógica que mostraba diversas caras de un mismoconcepto.