Cronología de Kemet

 
Uno de losaspectos más importantes y menos comentados a la hora de acercarse a lacivilización de Kemet es su cronología. Establecer o tener unas pautastemporales acerca de su desarrollo como cultura ayuda a comprender mejor loscambios, los personajes, los dioses y la cultura en general.
Porque si notenemos una cronología clara nos parecerá muy lioso afrontar nombres de reyes,tumbas y templos sin tener una mínima noción de a qué momento de la historiapertenecen, porque no olvidemos que la historia de Kemet se prolongó durantemás de 1500 años.
Por esemotivo vamos a centrarnos en su historia. A nivel general los egiptólogos yexpertos han dividido la historia de Kemet en tres grandes periodos con susperiodos intermedios. Así han considerado los nombres de Imperio (o reino)antiguo, Imperio medio e Imperio Nuevo junto a los de Primer, segundo y tercerperiodos intermedios.
Esta divisiónayuda a comprender y englobar la historia y es una división con la que estoybastante de acuerdo, excepto por los nombres dados a cada una de sus partes. Elmotivo es porque la historia tuvo tres grandes fases bien diferenciadas concambios bruscos entre ellas que llevaron al país a situaciones muy difíciles envarios sentidos.
En primerlugar hubo una etapa tras la unión de las dos tierras por el rey que duró muchotiempo y que vio nacer las grandes pirámides que todavía hoy pueden observarseen Egipto. Antes de la unión del norte y el sur del país Kemet existía, pero esuna etapa que no pretendo cubrir con este libro o La última etapa. En esteprimer momento tras la unión es cuando se desarrollan los principios básicos dela civilización así como todos los términos y conceptos que permanecerían,inmutables o cambiantes, a lo largo de toda su historia.
Esta primeraetapa se caracteriza por el orden y el control, por la organización de laadministración en la que ve la primera capital del Kemet unido, Taui, y dondeRa se consolida como dios nacional durante la mayor parte de este periodo.
De ahí se pasóa un estado de ruptura total provocado por la descentralización del poder y laindependencia de los príncipes de cada provincia que acaban por relegar al reya un mero observador de su país. Unido a hambrunas y falta de control el paísse ve sumido en el caos y por poco termina ahí la brillante historia de lacivilización de Kemet.
Afortunadamentese sale de todo y tras una serie de conflictos entre dos autoproclamados reyesemerge un auténtico rey que vuelve a unir el país y traer la paz y el ordentanto al norte como al sur. Así da comienzo un nuevo periodo de prosperidaddonde el arte alcanza nuevas cotas de magnitud. Es una época menos conocida anivel general debido a que no nos legaron obras como las pirámides o tumbas tanimpresionantes como la de los otros periodos, pero fue un momento muyimportante en la historia de Kemet que duró mucho tiempo.
De ahí sepasa a un nuevo periodo de caos y confusión esta vez debido al debilitamientodel rey y la invasión por parte de pueblos extranjeros que se hacen con elcontrol del norte y centro del país. Este periodo de dominación extranjera verásu fin tras muchos años de confusión, servilismo y batallas cuando un rey delsur finalmente consiga expulsar a los extranjeros y reunificar de nuevo elpaís.
Esta nuevaetapa que se abre es una de las más conocidas de la historia de Kemet a nivelgeneral ya que durante la misma se construyeron las tumbas del valle de losreyes y sus gobernantes son de sobra conocidos hoy día aunque sea con losnombres extranjeros de Tutankamon o Ramses.
Cuando estaetapa finaliza volvemos a un periodo de dominación extranjera que ya nuncacesaría relegando a la cultura de Kemet al olvido, expolio y traducción quelleva sufriendo desde hace tres mil años.
Pienso quees necesario este pequeño repaso a su historia para poder entender mejor cuandovemos algún aspecto de la cultura en qué periodo nos encontramos y percibir lagrandeza de su civilización en su justa medida. También es entre ese primerperiodo de unificación del país y la última conquista de los extranjeros cuandotiene lugar la historia narrada en La última etapa.

Dioses del antiguo Egipto: Nebet Jut

 
Nebet Jut es una diosa que hayque destacar a pesar de no ser de las más importantes de Kemet o tener unafunción  real como el resto de diosesmayores.
Nebet Jut no puede asociarse conun elemento como Ra al sol o Maat a la justicia, pero no por ello deja de seruna diosa superior a todos los dioses menores. Existe a lo largo de toda lahistoria a pesar de que nunca contó con culto oficial o templos dedicados aella.
Tiene un papel importante endiversos mitos siendo la hermana de Ast que la ayuda a recomponer el cuerpo deUsir. Es por tanto una diosa de los muertos y su protectora.
Su iconografía es muy clara yaque siempre se la representa como una mujer que tiene su nombre escrito sobrela cabeza impidiendo su confusión con otras diosas.

Dioses del antiguo Egipto: Mut

 
Mut es una de las diosas noelementales o primordiales de Kemet, pero que merece destacarse por encima deotros neteru menores. El motivo de ello es la importancia que tuvo desde queUaset se convirtió en capital del país y formó parte de la triada principaljunto a Imen y Jensu.
Mut, como su nombre indica, esuna diosa madre. Madre del rey y de Jensu. También es una diosa de la duat,protectora y liberadora de los cuerpos atrapados por los demonios. 
Su representación es como unamujer con la doble corona del país, aunque en ocasiones más raras,especialmente en sus inicios y su final, puede aparecer como una diosa leona oincluso con los rasgos de Jut Jer con cuernos y disco solar.
Su culto existe en toda lahistoria, si bien al principio era una diosa local que consiguió situarse a lacabeza del culto real cuando Uaset  seconvirtió en la capital del país ligándola con el dios principal Imen y dedicándolanumerosas capillas.

Reyes e imagén pública

 
La figura del nesut (rey) siempreha causado gran impresión a todos aquellos que se acercan a la historia deKemet. Mal llamados hoy día faraones, los reyes ostentaban el poder absoluto enel antiguo Kemet (Egipto) siendo además de gobernantes hijos de dioses y diosesmismos.
Se ha estudiado su figura, cómollegaban al poder y los ritos que realizaban, pero poco se habla acerca de cómolos veía el pueblo, de cómo un ciudadano corriente se relacionaba con su rey ycómo le afectaba el cambio de rey.
Ha habido muchos reyes en la historiade Kemet, con duraciones de reinados diversas aunque lo normal es que unapersona normal no llegase a vivir durante más de dos reinados largos. Esto significaque el rey que gobierna cuando alcanzas la mayoría de edad es el que másimpresión te va a dejar a lo largo de tu vida, y si logras vivir para ver unasucesión el nuevo rey será tan impresionante como el primero. La únicaexcepción sería la de poder vivir para ver muchos más reyes y que esa aureolade misticismo y deidad se pueda diluir un poco en tu mente como sucede en ellibro La última etapa.
Hoy en día vemos a los reyes comofiguras decorativas, privadas de poder real o pensamos en reyes anteriores sinhacernos una idea de lo que significaba el rey en Kemet. El rey no era solo elgobernante, sino un hijo de los dioses y un dios en sí mismo. Se le honrabacomo se adoraba a cualquier otro dios y no se discutía su poder o su voluntad. Estono quiere decir que fueran déspotas o dictadores, sino que el pueblo veía sufigura como la opción lógica de gobierno, pues, ¿qué pensarías tú si un diosmismo gobernase tu país?
Sin embargo las oportunidades dever al rey en persona eran muy escasas o inexistentes. Durante toda la historiael rey se ha ubicado en la capital del país que fue cambiando dependiendo de laépoca. Un ciudadano de cualquier otra ciudad no tenía la posibilidad de ver alrey, ni tan siquiera de lejos, y todo lo que conocía de él era lo que se oía ose hablaba en la calle así como las noticias y mandatos que llegaban de lacapital y que se administraban por gobernadores locales.
Un habitante de la capital sí quetenía alguna posibilidad de ver a su rey, ya fuese en la ceremonia decoronación o en alguna fiesta o festival religioso de los que se celebraban enla ciudad. Eran momentos únicos en los que el ciudadano podía estar más cercade la divinidad, pues recordemos que en los templos no tenían acceso alinterior del mismo donde el dios reside y solo en aquellos momentos podían vera sus dioses.
La muerte de un rey era un sucesotriste, pero muy relativizado. Pasaba a formar parte de la cohorte del resto dedioses en la otra vida y un nuevo rey tomaba su puesto para regocijo delpueblo. El rey no solo era el gobernante y el dios sino que era el que manteníaunido el país y combatía contra los extranjeros que en varias ocasionesinvadieron el país.
 
Los momentos de mayorincertidumbre siempre han sido aquellos en los que la figura del rey se havisto debilitada o era inexistente, bien por conflictos de sucesión o bien porinvasiones extranjeras que debilitaban los órganos de gobierno internos.
Ya he hecho mención en otraentrada al placer que suponía para un trabajador formar parte del elenco depersonas que trabajaban en la tumba del rey en contraposición a Hollywood y suimagen de esclavos trabajando a destajo para levantar sus colosales moradas delmás allá. Construir la residencia del rey para la otra vida era algo muyespecial pues al mismo tiempo que garantizabas su vida en el más allá estabasformando parte de ello y, de alguna manera, especialmente cuando la otra vidaestaba vetada para la gente corriente, te ganabas un pedazo de inmortalidad.

Dioses del antiguo Egipto: Menu

 
Menu es uno de los dioses másimportantes de la historia de Kemet. Presente desde los inicios y hasta el finde la civilización clásica, Menu simbolizaba la fertilidad, tanto de la tierracomo del hombre en periodos más avanzados siendo asociado a la masculinidad.
Protector de los viajeros y loscaminos desde el principio de la historia, según fue llegando la última etapade esplendor del país se asoció más a la potencia masculina como demuestran susrepresentaciones como un hombre con el falo erecto. Sobre la cabeza una coronade plumas identifica al dios.
Uno de los dioses más importantesaunque nunca llegó a ser el centro del culto principal, sí que fue unido a Imenen las épocas media y ultima para reforzar la influencia de este último.

Dioses del antiguo Egipto: Mentu

 
Mentu es un dios que durantemucho tiempo pasó desapercibido hasta que a mediados de la historia consiguióhacerse un hueco entre los más importantes del país.
Mentu es el dios de la guerra. Comoelemento natural lo podemos unir a la guerra, a la naturaleza innata del serhumano a combatir. Mentu lucha en la barca de Ra contra sus enemigos usando unalanza.
Su representación es la de unhombre con cabeza de halcón y disco solar coronado por dos largas plumas. Son estaslas que permiten diferenciarlo claramente de otros dioses halcón como Jer o Ra.
Su culto era fuerte en la zona deUaset y sus proximidades y fue a partir de la mitad de la historia de Kemetcuando se convirtió en un dios nacional llegando a ser de suma importancia. Importanciaque fue perdiendo paulatinamente al mismo tiempo que Imen se convertía en eldios principal de Uaset y del país.

Casa y viviendas en el antiguo Egipto

 
En los libros de historia y en el imaginario colectivosiempre se habla y están presentes los grandes templos, las monumentalestumbas, pero nunca las simples casas de la gente corriente. ¿Cómo se vivía enel antiguo Kemet?.
Como siempre las viviendas y su uso han cambiado a lo largode la historia tanto en materiales, como en ubicación o disposición de lashabitaciones. Lo que nunca ha cambiado es el uso que se les ha dado, laagrupación de las mismas en ciudades o los distintos tipos de viviendas que existían.
En primer lugar hay que hablar de las viviendasparticulares. Para ello voy a remitirme a La última etapa donde se dice enreferencia a los primeros años:
“En casa dormíamos en plataformas cubiertas con alfombras.Como podéis imaginar no la más blanda de las camas. Como almohada se usabangeneralmente todo tipo de objetos de madera.”
“Además de las camas y la mesa que ya he contadoanteriormente decir que contábamos con un horno para cocer pan así como unpequeño molinillo para moler el grano y obtener la harina. Eran cosas básicasen una casa ya que, como he dicho antes, el pan era nuestro principal alimento.
No contábamos con muebles tales como sillas o taburetes. Encasa de algunos amigos alguna vez he visto alguno pero no era muy común. En micasa, desde luego, no teníamos. Sí había una mesa de madera y un banco parasentarse. Realmente era lo más útil a la hora de trabajar en casa y nonecesitábamos más. Junto con un arca y alacena para guardar cosas prácticamenteteníamos el interior de la casa completo.”
“El exterior de la casa tampoco daba la impresión de quedentro pudiésemos tener muchas cosas. Se hacían de adobe, madera y arcillaprensada y, pensándolo bien, en muchos aspectos eran mucho más acogedoras quealgunas casas de hoy día. Nos resguardaba del calor así como del frío cuandohacía falta.”
Las casas en aquella época solían ser construidas por lafamilia y amigos de los futuros inquilinos de lo mismo. A lo largo de lahistoria la forma de conseguir un nuevo hogar cambiaba, sobre todo porque conel crecimiento de muchas ciudades y la construcción de viviendas no habíanecesidad de construirse una nueva casa, o resultaba más provechoso habitar unaya existente. Así se describe en La última etapa este proceso:
"Lo habitual es que la construya el hombre con la ayuda defamiliares y amigos. Mi padre ya era mayor por lo que la mayor parte deltrabajo lo hice yo junto a algunos amigos. Es obvio que también ayudé cuandoellos tuvieron que construirse su propia casa. Era algo normal y no se entendíacomo un favor sino como lo que había que hacer.
La casa como he dicho antes se hacía de adobe esencialmentepero hacen falta otros materiales que tuvimos que ir elaborando poco a poco.Para hacer los ladrillos me tuvo que enseñar un amigo ya que no tenía ni ideade cómo iba el tema. Es más, aún hoy no sé si podría hacerlo de nuevo por loque es posible que algún fallo en el proceso cometa cuando lo describo.Recuerdo usar jarros de agua para humedecer la arcilla y añadirle paja troceaday dejarlo secar todo al sol. No lo cuento más a fondo ya que seguramente metala pata.
Las mujeres solían dedicarse a coser con lino y lana objetosy materiales para el interior de la casa. Utilizaban cuchillos o tijeras decobre así como agujas para desempeñar esta labor que complementaba a laperfección la del hombre. Igual que nosotros solían juntarse varias amigas yplanificar el interior a la vez que cosían."
Por último quiero hablar de otro tipo de viviendas como sonlas casas de viajeros. Existentes desde siempre su existencia parece nointeresar a egiptólogos o gente corriente, sin embargo desempeñaron una laborsocial de gran importancia al permitir a los viajeros contar con alojamiento ensu paso por las ciudades. Así se habla por primera vez de estos locales en Laúltima etapa:
“Por entonces no existían los hoteles como los conocemos hoydía. No podías llegar a una ciudad y meterte en una casa en la que pasar unosdías. Sin embargo si que existía una opción similar para los viajeros. Setrataba de casas especiales, más grandes de lo habitual, donde se daba cobijo aviajeros. El único requisito para poder pasar allí la noche, y solo la noche,era ser un viajero, ya fuese por comercio u otros asuntos, que esté de paso porla ciudad.
Lo normal era que se diese cobijo durante dos nochesdebiendo dejar la estancia la tercera. El pago por este servicio era muyescaso. Al tratarse de casa en su mayor parte de particulares (cedíanalojamiento a cambio de compañía y pequeños víveres o trabajos) el pagoconsistía en realizar algún tipo de trabajo para ellos o aportar cualquier cosaque les pudiese servir, ya fuese para su vida cotidiana, como paraintercambiarlo por comida u otra cosa.”