Cronología de Kemet

 
Uno de losaspectos más importantes y menos comentados a la hora de acercarse a lacivilización de Kemet es su cronología. Establecer o tener unas pautastemporales acerca de su desarrollo como cultura ayuda a comprender mejor loscambios, los personajes, los dioses y la cultura en general.
Porque si notenemos una cronología clara nos parecerá muy lioso afrontar nombres de reyes,tumbas y templos sin tener una mínima noción de a qué momento de la historiapertenecen, porque no olvidemos que la historia de Kemet se prolongó durantemás de 1500 años.
Por esemotivo vamos a centrarnos en su historia. A nivel general los egiptólogos yexpertos han dividido la historia de Kemet en tres grandes periodos con susperiodos intermedios. Así han considerado los nombres de Imperio (o reino)antiguo, Imperio medio e Imperio Nuevo junto a los de Primer, segundo y tercerperiodos intermedios.
Esta divisiónayuda a comprender y englobar la historia y es una división con la que estoybastante de acuerdo, excepto por los nombres dados a cada una de sus partes. Elmotivo es porque la historia tuvo tres grandes fases bien diferenciadas concambios bruscos entre ellas que llevaron al país a situaciones muy difíciles envarios sentidos.
En primerlugar hubo una etapa tras la unión de las dos tierras por el rey que duró muchotiempo y que vio nacer las grandes pirámides que todavía hoy pueden observarseen Egipto. Antes de la unión del norte y el sur del país Kemet existía, pero esuna etapa que no pretendo cubrir con este libro o La última etapa. En esteprimer momento tras la unión es cuando se desarrollan los principios básicos dela civilización así como todos los términos y conceptos que permanecerían,inmutables o cambiantes, a lo largo de toda su historia.
Esta primeraetapa se caracteriza por el orden y el control, por la organización de laadministración en la que ve la primera capital del Kemet unido, Taui, y dondeRa se consolida como dios nacional durante la mayor parte de este periodo.
De ahí se pasóa un estado de ruptura total provocado por la descentralización del poder y laindependencia de los príncipes de cada provincia que acaban por relegar al reya un mero observador de su país. Unido a hambrunas y falta de control el paísse ve sumido en el caos y por poco termina ahí la brillante historia de lacivilización de Kemet.
Afortunadamentese sale de todo y tras una serie de conflictos entre dos autoproclamados reyesemerge un auténtico rey que vuelve a unir el país y traer la paz y el ordentanto al norte como al sur. Así da comienzo un nuevo periodo de prosperidaddonde el arte alcanza nuevas cotas de magnitud. Es una época menos conocida anivel general debido a que no nos legaron obras como las pirámides o tumbas tanimpresionantes como la de los otros periodos, pero fue un momento muyimportante en la historia de Kemet que duró mucho tiempo.
De ahí sepasa a un nuevo periodo de caos y confusión esta vez debido al debilitamientodel rey y la invasión por parte de pueblos extranjeros que se hacen con elcontrol del norte y centro del país. Este periodo de dominación extranjera verásu fin tras muchos años de confusión, servilismo y batallas cuando un rey delsur finalmente consiga expulsar a los extranjeros y reunificar de nuevo elpaís.
Esta nuevaetapa que se abre es una de las más conocidas de la historia de Kemet a nivelgeneral ya que durante la misma se construyeron las tumbas del valle de losreyes y sus gobernantes son de sobra conocidos hoy día aunque sea con losnombres extranjeros de Tutankamon o Ramses.
Cuando estaetapa finaliza volvemos a un periodo de dominación extranjera que ya nuncacesaría relegando a la cultura de Kemet al olvido, expolio y traducción quelleva sufriendo desde hace tres mil años.
Pienso quees necesario este pequeño repaso a su historia para poder entender mejor cuandovemos algún aspecto de la cultura en qué periodo nos encontramos y percibir lagrandeza de su civilización en su justa medida. También es entre ese primerperiodo de unificación del país y la última conquista de los extranjeros cuandotiene lugar la historia narrada en La última etapa.