Titulatura real

 
Latitulatura real es uno de los puntos que más confusión traen a aquel que seacerca a la cultura de Kemet. No tanto por comprender de qué se trata, elnombre que recibe el rey, sino por la complejidad y la cantidad de nombres queeste recibe y por el que se le conoce.
La gentecorriente tenía un único nombre que recibía al nacer. Algunos podían tener unnombre secreto que solo ellos conocían, pero este es un aspecto que solo se dioen momentos concretos de la historia y que no tiene repercusión alguna para loque estudiamos. La creencia de que si alguien conocía tu nombre conocía todostus secretos llevó a mucha gente a buscar un nombre secreto, igual que losdioses tenían algunos como la historia en la que Ast consigue el nombre secretode Ra y por ello pasa a dominarle.
Volviendo alos nombres de los reyes hay que indicar que podemos encontrar hasta seisdistintos. Para poder comprender mejor todo este embrollo de nombres vamos a irpor orden estudiándolos uno a uno.
En primerlugar tenemos el nombre de nacimiento, el que recibía el rey al venir al mundo.En segundo lugar un nombre de coronación conocido como el nombre de Jer (eldios) con el que se identificaba como rey de Kemet. Al ser Jer el dios y rey deKemet por antonomasia (quitando a su padre Usir como el primero de todos) elrey se identificaba al mismo y legitimaba su poder. Al mismo tiempo que eranombrado rey recibía un tercer nombre denominado nesut biti y que era el queaunaba el gobierno del alto y el bajo Kemet. Era la representación de la unióndel país y del gobierno del rey de todo Kemet. Este título es el más usadocuando vemos listas de reyes en la actualidad.
Tenemos uncuarto título conocido como nebti que es el que une al rey con las dos diosasprotectoras del norte y del sur del país: Nejbet y Uayet. Es un nombre usado enmuchos periodos de la historia de Kemet, pero un título menor relegado porotros de mayor importancia.
Otro quinto títulosimilar al de nebti es el de jer nub, llamado hoy día Jer de oro. Es otro títulousado en la mayor parte de la historia de Kemet, pero relegado a un puestomenor en la nomenclatura regia habitual.
Por últimotenemos un nombre creado a partir de un determinado punto en los inicios de lahistoria unificada de Kemet y es el de Sa Ra o hijo de Ra. Es el nombre que seda el rey como hijo del dios Ra para legitimar su poder en la tierra en laépoca en la que Ra era el dios indiscutible a nivel nacional. Era el nombre denacimiento del rey, pero legitimado y asimilado con Ra una vez llegaba altrono.
Así puesvemos que hay cinco nombres para referirnos a los reyes, (seis contando latransformación del nombre de nacimiento en el de Sa Ra) pero todavía no quedaclaro cómo se refería un ciudadano a cualquier funcionario a su rey. ¿Bajo quénombre lo hacían? A pesar de que el rey contaba con cinco nombres la mayoría deellos apenas eran utilizados e incluso conocidos por el pueblo por lo quepodemos establecer el siguiente criterio, que es aquel que se sigue en Laúltima etapa:
En primerlugar el nombre de Jer, el del trono, seguido por el de Nesut biti y el de SaRa en el momento en que este nombre se instauró. Como todo queda mucho másclaro con ejemplos vamos a ver un par de ellos.
Seleccionandoal primer rey en hacer su aparición en La última etapa, Neterjet Yeser, vemosque se le llama por dos nombres. Neterjet es su nombre de Jer, aquel que adoptaal ser coronado rey y Yeser el de Nesut biti, aquel que unifica las dostierras. Este es el nombre por el que el pueblo le conocía, a pesar de quetuviese otros más, y el criterio que se sigue tanto en La última etapa como eneste libro a la hora de referirnos a los reyes.
Si tomamosun segundo ejemplo de una época en la que el nombre de Sa Ra ya formaba partede la titulatura real encontramos al rey Neterjau Neferkara Pepi. El primernombre es el de Jer, el segundo el de Nesut biti y el tercero el de Sa Ra quetambién fue el que recibió en su nacimiento.
Así pues,aunque la titulatura real pueda parecer muy complicada al inicio, siguiendoestas pocas pautas resulta totalmente comprensible y nos permite ver losnombres de los reyes de una forma más lógica y racional. Como siempre el riesgode error es muy alto debido a la gran cantidad de malas traducciones ytransliteraciones de los nombres a día de hoy, pero fijándonos en la traduccióncorrecta de cada uno de los nombres seremos capaces de nombrar a cada rey comose nombraba en el antiguo Kemet.
Comocuriosidad y para mayor comprensión de los nombres reales indicar que estossiempre van escritos dentro de lo que hoy en día se conoce como un “cartucho”siendo su nombre original sen. Por tanto siempre que veías algo escrito dentrode uno de estos cartuchos sabréis que estáis ante el nombre de un rey.