This is JAPAN :: Jardines .: VOL.6 :.

   Cuando uno se va de viaje a Japón, es imprescindible visitar los bellos jardines japoneses. Surgieron en torno a los santuarios sintoístas bajo el influjo de su amor por la naturaleza y de la visión budista del paraíso. Existen cuatro tipos de jardines (de paraíso, de paisaje seco, de té y de paseo) que comparten muchos principios y componentes y que han seguido evolucionando a lo largo del tiempo.

 

Jardín otoñal en Tenryu-ji (Kioto)

 

   Al principio se quería crear un microcosmos con la combinación de piedras, puentes, agua y otros elementos para formar un paisaje idealizado y simbólico. Los jardines de paraíso y de paisaje seco están creados para verlos desde un único punto de vista, mientras que en los jardines de té y de paseo son para pasear en él.

 

   El gran ejemplo del jardín del paraíso es el jardín Motsu-ji de Hiraizumi (Prefectura de Iwate). En él toma prestados los árboles y los montes de su alrededor para parecer que forma parte del entorno. Las piedras están colocadas de tal forma para que parezcan islas y costas rocosas.

Jardín Motsu-ji (Prefectura de Miyagi)

 

   Dos otras muestras de este tipo de jardín es el jardín de Iso Tei-en, en Kagoshima, donde podemos observar una cascada con apariencia totalmente natural aunque sea realmente una creación artificial, y El Atrio del Fénix de Byodo-in, que aloja un buda Amida y el edificio se refleja perfectamente en el estanque de enfrente.

Atrio del Fénix (Byodo-in)

 

   Los jardines de paisaje seco fueron creados, principalmente, para la meditación budista, anejos a templos de budismo zen, con piedras cuidadosamente agrupadas encima de grava rastrillada. En el templo Ryoan-ji de Kioto se puede observar esta maravilla japonesa.

Templo Ryoan-ji (Kioto)

 

   En Daisen-in, Kioto, esta El Barco del tesoro, una de las piedras más famosas. La mayoría de piedras individuales no tienen significado pero ésta dicen que ésta evoca un junco desplazándose entre las olas.

Barco del Tesoro de Daisen-in (Kioto)
.

   Llegamos a los jardines de paseo que, como bien indica su nombre, es esencial caminar para observar como las vistas se transforman casi a cada paso. Se pusieron de moda en la era Edo, por obra de los señores feudales, llamados daimios.

Jardín navideño de Kenroku-en (Kanazawa)
.

   El jardín Murin-an (Kioto) es un pequeño jardín de paseo muy naturalista. Sus elementos (estanque, árboles,…) crean un entorno de paz y reclusión que invita al paseo. Es fácil identificar los árboles podados, que son los elementos centrales de este tipo de jardines.

Jardín Murin-an (Kanazawa)
.

   Los jardines de té, período Momoya, constan de un sendero corto flanqueado por plantas recortadas que conduce hacia un salón de té. Este sendero ayuda a relacionarlo con la ceremonia del té.

    Las piedras del sendero curiosamente son rociadas con agua antes de la ceremonia para recibir los invitados. Los japoneses lo llaman el jardín de té rojo (senda rociada). 

Sendero y salón de la ceremonia del té

 

   Es interesante ver como los jardines se relacionan perfectamente con los cambios de estacionales y crean grandes contrastes de colores. Cada estación es tan diferente que visitarlas en diferentes épocas del año no es ninguna tontería.

    Aquí dejamos el Volumen 6 de This is Japan. El calor ya es demasiado para mis dedos y mis neuronas y me piden un descanso forzado. Por esa razón, haré un parón estival para saciar la sed de estas. Sin nada más que añadir, hasta el próximo volumen, ¡y que el Sol no os derrita!