TiJ :: Castillo de Himeji .: VOL.13 :.

   En la costa de Sanyo, a unos 70 Km al oeste de Osaka, se encuentra el Castillo de Himeji (???), el más majestuoso de los doce castillos feudales que conserva el país. Los japoneses lo llaman Shirasagi-jo, el castillo de la garceta blanca, ya que los muros encalados se parecen a los de una ave emprendiendo el vuelo. Por su estilo hace de él que sea el último castillo Samurai, siendo utilizado por el famoso Akira Kurosawa en sus producciones cinematográficas en la pelicula Ran (1985).

Himeji-jo

 

   El exterior del castillo está formado por diversos jardines, con un laberinto de puertas y pasadizos entre ellos que fueron diseñados para confudir al enemigo aunque no ha sido probado. Al oeste del castillo se encuentra la Torre de la Vanidad donde la princesa Sen (1597-1667), entre otras mujeres, se clausaraban cada noche.

 

Interior de la Torre con la Princesa Sen en su interior (izquierda)

 

   Los patios, principalmente, se dividen en el occidental (nish-nomaru), el segunda patio (ninomaru), el patio del suicidio (en principio para los rituales suicidas pero se probable que tan solo era para el abastecimiento de agua), el patio del cinturón (kosbiruwa, situado detrás de la torre principal siendo el punto más débil de ésta) y el patio principal (bonmaru).

 

 

Pintura antigua mostrando el laberinto de patios y pasadizos

 

   La torre principal, que consta de cinco plantas, data del año 1609. Ikeda Terumasa transformó un modesto fuerte militar en un símbolo de poder en el Sogunato Tokugawa. La torre era utilizada por los señores feudales en caso de asedio. Los visitantes pueden entrar por la base y subir hasta arriba del todo.

 

Estructura del interior del castillo

 

   El interior de la torre depostia las armas, conservando la escasa ornamentación y se puede ver una exposición acerca de la vida en el castillo. En diversos puntos del castillo hay canalones de roca por donde se lanzaban rocas y aceite hirviendo sobre el invasor. La cámara superior ofrece amplias vistas por los cuatro lados.

 

 

Canalones de roca

 

   Hasta aquí, pues, este volumen de This is Japan. ¡Hasta la próxima!