Mi relato y su explicación: Confusión

Bueno, he decidido colgar el relato que hice para el XVIIIº Concurso de Relatos de Gamefilia. Al final resutló que os gustó el relato y me votásteis… saqué una primera posición en las tres categorías en las que participaba, toda una sorpresa para mi porque a todos aquellos que les enseñé este relato… entendieron una cosa diferente. Al final de la entrada explicaré la idea principal (lo que pensaba mientras lo escribía… aunque la versión de Tidus me gustó xD)

La canción del principio ya está relacionada con el resto del relato… lo de "last man standing" tiene un significado no muy profundo… el protagonista de la historia es el… mejor os lo explico luego XD


 

Confusión:

 

Cuando los primeros rayos de sol entraron por una pequeña abertura en la pared superior me desperté. Desorientado busqué algún interruptor o persiana pero no encontré ninguna de esos objetos cerca de mí. La mente me daba demasiadas vueltas para pensar que hacer. Una sensación extraña recorrió mi cuerpo, eso ya lo había vivido, desorientado todavía por el sueño intenté levantarme de lo que parecía ser una cama para “comerme” algo de una consistencia que más adelante identificaría como una litera… estaba en una habitación sin ninguna ventana, con algo de luz que entraba por algún sitio y un dolor inimaginable recorría mi cuerpo. Recorrí la pequeña habitación y encontré una puerta que no se abría, como en la pesadilla en la que me acababa de levantar… me vino la sensación de haber vivido esa situación otra vez, todo me parecía demasiado familiar, demasiado… rutinario. 
Un ruido estrepitoso recorrió la habitación, como si fuera de un golpe que viniese de una habitación conjunta pero no le di más importancia a ese ruido. 
Intenté recordar el porque me encontraba en esa situación, el porque estaba encerrado en una habitación sin ninguna pista sobre lo que me había pasado o había hecho, pero nada, el mas abrumador vacío reinaba en mi mente, solo pensamientos sueltos de mi familia, de mis compañeros de trabajo, de mi infancia… pero nada extraño para poder estar en esa situación. Empecé a ponerme nervioso y a golpear las paredes, pero nadie contestó. Hice lo mismo con la puerta pero nadie dio señales de vida, ese lugar parecía vacío, solo habían cuatro paredes y una persona que no sabía la razón de su presencia entre esas cuatro paredes. Me senté en la vieja cama, debían de haber pasado unas cuantas horas porque por esa pequeña abertura del techo pasaba una mayor cantidad de luz y busqué cualquier cosa que pudiera estar escondida en esa cama… lo único que encontré fueron sábanas sucias. En la parte superior de la litera no había absolutamente nada, solo el frío hierro de la estructura. Al pensar en el hierro me acordé de algo, un flashbacks que no veía al cuento, seguramente de alguna película que había visto. 

Empezaba a entrar menos luz a la habitación y mis tripas gruñían como un par de perros hambrientos, no había bebido nada en todo el día y no me encontraba bien. Unas náuseas invadieron mi cuerpo y finalizaron con un vómito que acabó de vaciar lo poco que tenía en el estómago, nada consistente… La noche se abalanzó mucho más rápido de lo que pensé y seguía sin recibir ni comida ni bebida… “que extraño” pensé en ese momento, el sueño invadió mi cuerpo y me intenté dormir ignorando el olor a vómito que había en la habitación, pero… ahora ya no olía tanto a vómito, empecé a oler algo parecido a un cuerpo en descomposición pero cuando acabé de dar vueltas al asunto, el sueño acabó venciendo la batalla. 

Otra vez los rayos del sol atravesaron mis párpados a primera hora de la mañana, tenía hambre. Necesitaba salir de ahí como fuera. De repente, con mi inspiración matinal me acordé de un juicio… yo estaba en el banco del acusado y… me acusaban de robo. Ahora me acordaba de todo, todo empezó esa noche en la que estando reunido con toda familia y me di cuenta que la situación económica familiar no era la más apropiada, teníamos muchas deudas y yo solo hacía mas que gastar en drogas y pijadas que me apetecían, sin pensar en mi familia. Todos habíamos perdido el trabajo hace tiempo y el paro se nos había acabado por lo que no teníamos nada. Se me ocurrió vender todas mis tonterías que había ido adquiriendo en mi vida pero no conseguí mucho dinero… pero suficiente para pagar un mes de alquiler. Como iluminación divina decidí empezar a robar para ganarme la vida, primero robé pequeños establecimientos como bares, restaurantes o tiendas de la ciudad para acabar robando en joyerías y tiendas de prestigio. Vendía mi material a buen precio y la gente compraba mis productos. Todo iba sobre ruedas ya que las deudas empezaron a anularse y tenía suficiente dinero para que toda la familia pudiese vivir cómodamente durante dos meses. Decidí dar un último golpe a una gran joyería del centro de la ciudad porque era consciente de que mis acciones no eran lo correcto. En medio de ese atraco escuché la sirena de la Guardia Civil y me pillaron con las manos en la masa… intenté decir que solo era para alimentar a mi familia, que solo era provisional (que era verdad) pero me detuvieron y me encerraron en el calabozo hasta que el juez dictara sentencia. El fallo salió y me dictaron culpable por el robo de 3.000€ en múltiples tiendas y negocios, me dijeron que me mandarían a una cárcel especializada tres años al no poder pagar la fianza. De lo último que me acuerdo fueron las noticias del último día que estuve en casa, habían descubierto algo que reanimaba a células muertas pero que todavía no habían experimentado con humanos, la ciencia… a eso me tendría que haber dedicado… después no me acordaba de nada más, solo que me metieron en un coche de la guardia civil, me pusieron una venda en los ojos y cuando me la sacaron estaba en una habitación con otro preso, el cual me pegó la mayor paliza de mi vida y de pronto…oscuridad. El próximo recuerdo que tengo es el de despertarme ayer por la mañana. El día había transcurrido demasiado rápido, tenía todavía mas hambre y creía que me estaba deshidratando (no estaba muy equivocado). Me fui a la cama pronto (antes de que el sol desapareciese) porque no tenía fuerzas ni para andar por la habitación. 

Mi vista está borrosa, casi no me puedo mover… los rayos del sol han tardado en surgir efecto, me duele la cabeza. Escucho un sonido del exterior de la habitación, es como un disparo… ¿Un disparo a quien? ¿Quién ha disparado? ¿Por qué ha disparado? La puerta se abre, respiro aliviado al ver que es un hombre armado… ¿será él el que ha disparado? Me acerco lentamente hacia él con cara de alegría por ver a alguien pero éste se echa para atrás. ¿Qué le pasa? ¿No confía en mí? No tengo fuerzas para comunicarme con el… necesito hacerle saber que tengo hambre y sed. Me acerco aún más a él, éste pronuncia unas palabras que no acabo de entender, no habla mi idioma, mal vamos. Me sigo acercando hasta que saca su arma y me dispara en la pierna… este tío no está bien de la cabeza pienso mientras me retuerzo por el dolor provocado por la herida… el hombre se acerca a mí, me pone un pie en el cuello y dice “Sorry, i’m going to kill you zombie”… un tiro limpio, en la sien, acabó con todas sus esperanzas de ser salvado… 


Y aquí acaba mi relato, creo que la tensión del final del relato me quedó bastante lograda pero acaba creando una confusión más grande de lo que pensaba. La gracia del relato la pone el título, todo es una gran Confusión, des de principio a fin. El protagonista está confundido, se encuentra en una celda de la cual no puede salir. Supuestamente está en una cárcel, pero no recibe ningún alimento… eso es lo que más extraña al protagonista del relato. Al pasar los días (no especifico cuantos lleva en la celda) empieza a notar los efectos de la desnutrición y de la deshidratación, mientras ese proceso está en marcha, recuerda o intenta recordar su pasado y los acontecimientos por los que está aquí (ahí está un poco la polémica del relato, a este pobre hombre lo han metido en la cárcel por robara para alimentar a su família y, a otros "famosillos" que han robado a dos manos, no han pasado ni una noche en la cárcel…). Después de ese recordatorio, solo quiero destacar la parte del "descubrimiento", donde hago un guiño a Resident Evil y le doy un punto de ciencia ficción al relato.

La acción sigue con la descripción del cansancio del protagonista, pero de pronto… llegó él. El héroe musculman sin cerebro que no se da cuenta que ese hombre, es un superviviente de la epidemia zombie (que no he nombrado para aumentar la confusión del relato). El "héroe" de turno cree que el protagonista del relato es un zombie, como los que él mata a puñados, entonces, se apiada del pobre "zombie" (está en un estado demacrado a causa de la deshidratación y de la hambruna que pasa) y le pega un tiro.

Es una versión algo diferente a la que me han planteado algunos lectores del relato… ¿que os pareció a vosotros? ¿Escribo tan mal que pasa totalmente desapercibida esa opcion? XD 

Por cierto…