La Carta de Momone: FULGORE

Ultimatizado Fulgore:

Olvido en que parte de la siniestra factoría de Ultratech te tienen guardado, esperando de nuevo a ponerte en funcionamiento, con nuevas y mejoradas aptitudes para la lucha, que es para lo que te diseñaron principalmente. Se que pensaron en llamarte Knight Lore, pero ese nombre no era agresivo, y te llamaron… Fulgore.

Debe de ser doloroso tener una clavija, un botón con el que activarte o no a voluntad o capricho de los doctores Stamper. Doloroso tras haber conseguido, mereced a una combinación del material con el que te construyeron… con las pautas de comportamiento humano que te programaron, algo de inteligencia ajena a cualquier proceso. Pautas de un ser humano alerta para la lucha y el combate, pautas para ser un supersoldado perfécto.

Y pensar que todo empezó cuando tus creadores, encontraron algo oculto durante siglos, algo que de saberse revolucionaría el mundo… y decidieron callarlo, como siempre que suele hacerse. Aprovecharon la tecnología que había y al propietario de dicha tecnología… para experimentar. Es lo que tienen los humanos: temen lo que no comprenden y experimentan para saber como protegerse de lo que se teme. Sin embargo, lo que hicieron contigo fue darte vida, crearte, y la verdad… creo que hicieron bien algo.

Usaron el metal de la nave, y lo conbinaron con materiales propios. Le malearon, le dieron forma… y de ahí saliste tu, robusto trozo metálico, de forma humanoide, con elementos electrónicos de nueva generación, como disparadores ópticos de rayos láser, o descargas de energía por tus puños, y lo mejor de todo, poder teleportarte a corta distancia para sorprender al enemigo, tantas veces como quisieras.

Te diseñaron como primero de una serie de soldados, si conseguías vencer a lo que te habían preparado, lo que ellos te habían programado como"Torneo": monjes con espadas, mezclas de dinosaurios y humanos, licantropía… esos fueron tus primeros rivales, tus primeros pasos en la lucha. Excelente rapidez y exquisitas combinaciones de golpes hacían sonreir a los de Ultratech, y decidieron presentarte a pesos más pesados: jefes indios mejorados genéticamente, boxeadores biónicos, féminas que podían transformarse en panteras de energía, cadáveres esqueléticos con ganas de pelea, antorchas humanas… hasta el alienígena de quien consiguieron los materiales de su nave para hacerte.

La lucha fue dura y sin cuartel, pero conseguiste dar lo que Ultratech esperaba conseguir, lo que ansiaban: tu INSTINTO ASESINO. Llegabas a hilvanar 8, 10, 12, 14 golpes consecutivos… hasta que conseguiste más de 20 golpes seguidos, dejándo al ser medio aturdido y conmocionado. En vista de eso, usaste tu armamento secundario, y diste el golpe de gracia al extraterrestre: no tuviste piedad. Gracias a tu gesta, te enfrentaron a Eyedol, ente de otra dimensión al que derrotaste no sin esfuerzo.

Pese a tu victoria, los de Ultratech pensaron que necesitabas más pruebas, más retos, sobre todo cuando vieron que reaccionabas cual humano a determinados actos. Aparte de revitalizar secretamente a varios rivales que te enfrentaste, invitaron a más, más fuertes, más rapidos, más versátiles… una jovencita, un guerrero con espada… llegando a conseguir más de 80 golpes seguidos.

Ultratech sintió alegría… pero también miedo. Alegría por ver que su creación superaba sus más optimistas previsiones, pero miedo por si su creación se volvía contra su creador. No podían permitir que tuvieras consciencia propia… y te desconectaron al terminar el"torneo".

Ahora te tienen en revisión, buscando las fuentes de ese"libre albedrío"que desarrollaste, para anularlo. Te quieren como fiel y leal soldado para ellos, y ten por seguro que organizarán un nuevo…"torneo"para verificarlo.

Escuchando Full Bore hasta tu regreso, Momone.