La Carta de Momone: Cliff Bleszinski

Suertudo Bleszinski:

Digo lo de suertudo porque te ha ido bien con tu nueva creación. Pese al pirateo por parte de alguien de la prensa que no resistió la tentación de intentar joderte un poco, seguro que aún juegas con tu nick tan particular en alguna partida online con tus"soldados", tus clientes con quienes sueles intercambiar impresiones.

Seguro que cuando naciste en una ciudad del estado de Massachusetts, allá por el 75, nunca pensaste que vivirías de algo que ante todo, era diversión, sobre todo a partir de tus 10 u 11 años. A esa edad tuviste tu primer contácto con una consola, y sobre todo, con tu primer juego, un juego de un fontanero que tenía que rescatar a su princesa, armado con sus saltos y sus champiñones. Tiempo después dijiste que Miyamoto te sirvió como inspiración para dedicarte a los videojuegos.

6 años después, tu pasión por Link y Zelda pergeñaron tu primer juego, algo de fantasía heróica creado en el vetusto windows. Apuntaste maneras pero no fue el éxito que pensaste. Menos mal que aquello llamó la atención de un amiguete tuyo, y te propuso hacer algo mejor. Un año más tarde, tú y ese chaval creásteis JAZZ JACKRABBIT, un guiño a Mario y Sonic con un conejo verde armado con pistola que tenía que rescatar a su princesa. Ese siempre ha sido tu leif motiv: protagonistas rudos con pistolas, tiros, acción. Eran tiempos duros para héroes duros.

Eso os llevó a uniros a tí, tu amigo, y a otros muchos, a crear con el tiempo algo que como su nombre indicaba, estaba predestinado a momentos épicos. EPIC GAMES nació, y con ello, fuente de diversión para todo el mundo. Tú sacaste la secuela de tu conejito guerrillero, y con el nuevo windows 95, comenzabas a experimentar con las posibilidades de las 3d. Sería en el 98 cuando tú y tus amigos disteis un paso adelante en los videojuegos de disparo en primera persona: UNREAL. Ese juego fue como un gancho de derecha a aquella compañía que paso de marines pixelados a bestias poligonales, un aviso a ID Software de que en ésto de juegos de disparos en primera persona… puede haber competencia feroz.

El éxito del juego provocó demandas sin precedentes de otras compañías interesadas en vuestro motor gráfico. Todos querían tener vuestra calidad gráfica… y aquello os sigue reportando múltiples beneficios. Tantos, que incluso Steven Spielberg pidió con una buena suma de billetes, usar vuestro motor grafico evolucionado para uno de sus films, el remake de ese clásico llamado… LA GUERRA DE LOS MUNDOS.

El tiempo pasaba, y Microsoft te hizo una oferta que no podías rechazar: diseñar algo diferente, algo que nunca se hubiera jugado en su XBOX360, y que no recordarse a UNREAL. Asumiste el reto, y recordaste tus films favoritos, como aquel en el que Sigourney Weaver era una mujer en un mundo de soldados en un planeta donde nadie podía oir sus gritos… y lo viste claro: criaturas del espacio, soldados, una tierra devastada por un ataque feroz… y una escopeta con motosierra incorporada. ¿Alguien daba más? Lo mezclaste todo, le diste algo de argumento, cuidaste el equilibrio entre diversión y dificultad… y listo, GEARS OF WAR salió como revulsivo, el juego que los de Redmond necesitaban para justificar la compra de su azotada consola con esas terribles trés luces rojas.

Lo bueno del juego, es que contaste con los jugadores, hablando con ellos en tu blog, o participando con ellos en partidas online en los UNREAL. Te sincerabas, te abrías a ellos, a diferencia de otros desarrolladores que aparentan modestia o sueltan sus declaraciones a cuentagotas. Aprendiste de Miyamoto a ser cercano con la gente, sin temer lo que piensen de tí después. Eso es lo que distingue a un programador de un genial programador: empatía con la gente que va a comprarles.

Aprovechaste las opiniones de jugadores, sus indicaciones, sugerencias… y desarrollaste la secuela, aún mas brutal que su precedente. Es tu canto del cisne, la puerta abierta hacia otros medios, como el cine, donde piensas dotar a tu Marcus Fénix de carne y sangre humana. Más clientela potencial, más riesgo… y te encanta.

Deseo que la adaptación al juego sea del gusto de todos, de tí y de los jugadores que te han machacado a comentarios o a disparos en las partidas, y que acudas al estreno en ese Lamborghini que has conseguido comprarte gracias a tu afición.

Atentamente,Momone.