YELLOW PLANET: Historia de una portada

Buenas tardes a todos/as:

Tenía yo pensado en hablar de lo que pasará tras la confirmación de la defenestración de Globus, sobre el panorama de la prensa videojueguil que se avecina (por cierto, en el Grupo Z, Marcos García"The Elf", suspira aliviado y en Axel Springer/Hobby Press se frotan las manos ante el fichaje de John Tones por Unidad Editorial para MARCA PLAYER…), pero hay otro asunto que merecía la pena contar ahora.

El asunto es la polvareda que se ha montado por las declaraciones de una modelo, Nieves Álvarez, tras ver como tras haber posado desnuda para la edición española de VANITY FAIR (que por cierto, es de Condé Nast, los mismos de GQ…), se llevó una sorpresa al ver que una foto que teóricamente, iba para las páginas centrales de la revista (una foto donde ella y otra modelo, desnuda también, están con un modelo, trajeado él…), ha sido usada para ser la portada de la publicación. Como era de esperar, la modelo pidió a la dirección de la revista, que retirara dicha foto de portada, al sentirse"engañada", pero la dirección de la revista se defiende, argumentando que"sus peticiones de retocar su cuerpo mediante la informática no eran de recibo, ya que la otra modelo no ha sido retocada, al igual que ninguna de las fotos de la sesión". Por si eso no fuera suficiente, Unidad Editorial (El Mundo, hoy mismo sin ir mas lejos, a través de una columnista…), ataca a la modelo sin piedad y sin miramientos.

Éste asunto me recordó a algo que pasó, curiosamente el año pasado, y curiosamente con VANITY FAIR, concretamente la edición americana: uno de sus fotógrafos, Tom Ford, sugirió para la portada y reportaje en páginas interiores de un número de la revista, jóvenes actrices de Hollywood… desnudas. La idéa tuvo buena aceptación, no sólo por mostrar a actrices desnudas, sino por que en una publicación como VANITY FAIR (que para entendernos, es una versión mensual de ¡HOLA!, pero sin tanto reportaje rosa…), el desnudo en portada, vende, y más si el cuerpo que se vé, motiva las ventas (batieron records cuando mostraron a Demi Moore embarazada y desnuda, una portada inolvidable…). Consiguieron convencer sin problemas a Keira Knightley y a Scarlett Johansson, pero les faltaba una tercera para la portada. Tras tantear a varias sin éxito, la revista se puso en contácto con la agente de la jóven actriz Rachel McAdams.

Hablaron con la agente sobre la portada y reportaje… omitiendo que en la sesión de fotos, su representada debía de posar desnuda. La agente habló con su representada, y la actriz dió visto bueno a lo que su agente la decía. Rachel se llevó una sorpresa al llegar al estudio donde se harían las fotos, encontrándose a Keira y Scarlett, desnudas y maquillándose. Uno de los asistentes la dijo que debía quitarse la ropa para empezar a hacer las fotos, hecho a lo cual Rachel se negó. Cabreada, la actriz llamó a su agente, para abroncarla a voz en grito, al sentirse engañada por ella, ya que la agente (como ya leísteis anteriormente…) no la comentó dicho detalle (por que como ya sabéis… no se lo dijeron), y acto seguido, despedirla. Eso sí, Rachel se desnudó… para posar para la foto de portada, y se marchó.

En pocos días, y tras hablar con la que fué su agente, la actriz pidió a los responsables de la revista, que eliminasen su imagen de la foto de portada, advirtiéndoles de que demandaría a la dirección de la revista por"despido improcedente", al tener pruebas de que a quien fué su agente, se la mintió (en USA, puedes pedir grabaciones de las conversaciones telefónicas tuyas o de tus empleados/as via móvil o fijo, y usarlas en procesos judiciales…), provocando así el despido. Conscientes de que la actriz tenía las de ganar en un hipotético juicio, los responsables hicieron un montaje que eliminaba a la actriz de la portada… metiendo a Tom Ford mediante ordenador en el hueco dejado por Rachel McAdams (hasta filtraron un making-off de lo más chusco para quedar bien, sin mencionar o mostrar la foto antes del retoque… y evitando mencionar a Rachel). Dicha portada es la que vieron los yanquis primero… y aquí meses después.

¿La moraleja? Si te dicen de posar desnuda artísticamente y en páginas interiores de una revista que no es INTERVIÚ… acabarás en portada y no podrás protestar por ello.