Generación X: Operación Tolerancia Cero

Saludos:

Nueva York se recupera poco a poco de la tragedia. La Mansión de los Vengadores, cerrada a cal y canto, recibe cada día velas y muestras de apoyo a los héroes fallecidos, así como la destrozada Torre de las 4 Libertades, rindiendo homenaje a los héroes caidos por Onslaught. Sin los 4F ni los Vengadores, América se sentía insegura, y buscaba un culpable de tamaña pérdida… encontrándolo en los mutantes.

Así, Scott Lobdell trabajó en lo que sería la saga mutante tras la de Onslaught, una saga en la que los mutantes lo iban a pasar mal, jodidamente mal, empezando por el más vulnerable de todos tras Onslaught, Charles Xavier. Sin telepatía, y sintiéndose moralmente culpable de lo sucedido, Xavier prepara todo para entregarse a las autoridades, en una decisión que afecta a los X-Men, que se encargan de reconstruir la Mansión donde han vivido y les ha permitido controlar y aprender de sus poderes. Pese al rechazo inicial, todos, desde Scott hasta Lobezno, respetan la decision de Charles, que abandona la Mansión a lo que teóricamente iba a ser una prisión federal… hasta que descubre su nuevo destino, un destino que espera mutantes, más mutantes, para acogerlos… para siempre.

Vestido con un mono naranja y con un código en el uniforme, Charles Xavier es informado que está en una prisión de máxima seguridad para mutantes, como base de una serie de prisiones preparadas para acoger y recluir a más mutantes en el futuro, prisiones diseñadas por BASTIÓN. El principal motivo por el que el villano tiene al Profesor X en la prisión es simple: su simpatía por la causa mutante. Siendo sometido a pruebas, sin conseguir resultados, Bastión pide permiso para iniciar su misión, su misión para eliminar la amenaza mutante, siendo concedido por el gobierno USA.

De ese modo, se inicia el asalto a la reconstruida Escuela para Jovenes Talentos de Charles Xavier, siendo hackeados todos los archivos que la Mansión tiene de los mutantes, incluidos los tristemente célebres"Protocolos de Xavier". Al mismo tiempo, los pupilos de Emma Frost y Sean Cassidy tienen que vérselas con los nuevos Centinelas Prime, humanos convertidos en cyborgs mediante una señal activada por Bastión, que provoca que medio país se convierta en Centinelas, gracias a unas"Clínicas"usadas para ello.

Obligado a verlo por una pantalla de su celda, Xavier veía como sus pupilos, sus X-Men, eran capturados con suma habilidad, sobreviviendo a la captura Bobby Drake, el Hombre de Hielo, que huye buscando ayuda donde fuera posible, siendo los túneles de los Morlocks lá única posibilidad. Sin embargo, el mayor miedo de Xavier es saber que no es el único atrapado que está en la prisión: una niña, telépata como él, y creada géneticamente en el complejo, es capaz de leer su mente, y le avisa de algo que Jean Grey le dijo cuando ella y Gambito fueron salvados por Onslaught en la presentación de Bastión ante jerifaltes de Defensa del gobierno USA: No puede leer la mente de Bastión.

Mientras, el cáos en las calles es total: Centinelas atacando a todo mutante que detectan, mientras Bobby recibe la ayuda de Médula, mutante a la que la crecen estructuras óseas en su cuerpo, destacando huesos que usa como cuchillas… y Cecilia Reyes, hispana doctorada en medicina que averigua accidentalmente que poseé el poder que conformar escudos protectores energéticos. Por otro lado, Cable averigua en un emplazamiento fortificado, la verdadera identidad de Bastión: con ayuda de Aarón Stack, mas conocido como El Hombre Máquina, Cable descubre que Bastion es en realidad, un viejo enemigo de los mutantes, que fué desterrado al Lugar Peligroso… del cual ha sabido volver: NIMROD.

Envuelto en piel humana, y sin recordar nada de su pasado, el malvado Centinela del futuro fue acogido por una mujer que la acogió en su casa, llamándole"Sebastión"(ojo, no es coña), sufriendo pesadillas recurrentes sobre máquinas, mutantes, y humanidad, llegándo a hacer bocetos sobre cyberingeniería y demás elementos tecnológicos, que llamaron la atención al Gobierno USA, así como a uno de los candidatos a la presidencia, Graydon Creed (sí, tiene el mismpo apellido que Víctor Creed, más conocido como Dientes de Sable…). La alianza con Graydon fue determinante para Bastión, pero terminó con la muerte de Graydon tras saberse que el candidato, que se jactaba de ser el azote de los mutantes, era hijo de dos mutantes peligrosísimos: Dientes de Sable y Mística.

En la prisión, los X-Men, con la ayuda de Júbilo y de otra niña creada en la prisión, cuyo poder es tener nanobots en su cuerpo, consiguen librarse de sus inhibidores y armar el cáos total, con dos objetivos: salir de allí… con el Profesor entre ellos.