Hentai Story 39: Vacaciones con mi prima

Cialeeyo repasaba con su lengua los rosados y virginales labios vaginales de su prima Heficudi, que lame con verdadero deleite el falo o miembro viril de su primo. No era la primera vez que ella se encargaba de tal labor, pues hace ya varios meses, él no puso pegas a que su prima le chupase el miembro tras sorprenderse de su proposición.

-Primo… me gusta como sabe tu pene… es como dulce…

El muchacho sigue lamiéndola el clítoris cada vez más y mejor, provocando las primeras muestras de jugos en dicho jardín carnar. Parando, Cialeeyo le pregunta a su prima si quiere seguir adelante en lo que tiene planeado:

Heficudi… ¿De verdad quieres que yo…?

-Sí, Cialeeyo. Métemela ahí abajo.

Ella se quita de encima de él, para tumbarse algo abierta de piernas. Cialeeyo se coloca encima de Heficudi, rozando con su pene los labios vaginales de la chica… hasta ir metiendo el pene. Despues de varios metesaca leves, el muchacho embiste desgarrándo el hímen de su prima, que no puede evitar poner una mueca entre gusto y dolor. Cialeeyo nota como su miembro entra y sale de la vagina de Heficudi con mayor facilidad… y mayor placer.

-Primo… no pares por favor… sigue, sigue…

Entre bombéo y bombéo, ambos cambian de postura, colocádose como si fueran dos perros en celo, lo cual excitaba más a Heficudi, que cada vez soltaba más gotas de sus jugos. Sin embargo, la postura preferida se convirtió la que se denominaba"El Trono": Ella sentada literalmente sobre el pene de Cialeeyo, con sus pechos pequeños pero móviles a las embestidas de su primo.

Heficudi… me voy a correr… estoy a punto…

Y llegó: un torrente de esperma sale del pene de Cialeeyo para la vagina caliente y húmeda de su prima, la cual le araña la espalda con sus uñas pintadas con esmalte de purpurina. Tras terminar de vaciarse, el muchacho ve como Heficudi comienza a soltar de su desvirgada vagina, parte del esperma soltado… y un teléfono suena. Por el tono, la chica lo reconoce:

-Es mi madre.

Heficudi coge el telefono que hay en una mesilla y se pone a hablar con su madre, mientras continua soltando esperma mezclado con sus jugos, ante la mirada de su primo.