Kingpin 02:

Hola a todos/as:

Habíamos dejado a Fisk ser el dueño de Nueva York en lo que a mafia se refiere, ¿verdad? No estaría mal de no ser por un detalle: la suerte del novato. Kingpin pensaba aprovechar durante mucho tiempo los recursos y el poder conseguidos de la banda de Rigoletto, y en un exceso de confianza o relajación, Fisk pensó que ni Maggia, ni Hidra, ni siquiera I.M.A. llegarían a hacer una alianza contra él. Craso error: varias familias mafiosas, coaligadas con las bandas antes mencionadas, firmarían una histórica alianza para dar caza y captura contra Wilson Fisk, obligando a nuestro protagonista a huir, no sólo de Nueva York, sino también del país. Hasta nunca, Fisk, dijeron al saberse su huida.

Debido a sus conocimientos sobre sumo, Fisk se desplazó secretamente a Japón, donde aprendió japonés sin apenas dificultad, y se hizo una fama y reputación de buen tratante de especias, ocultando sus combates como luchador de sumo, cuando no eliminando a traidores, o a otros pesos pesados de las especias. Sin prisa, pero sin pausa, Wilson conseguía dinero para preparar su regreso a Nueva York. Más sabio, más preparado, más listo, Kingpin quería volver a estar en la élite, en la cima del crímen.

Una vez reunido el capital y el dinero suficiente, Fisk desembarcaría en Nueva York recibido como uno de los comerciantes de especias más prósperos del pais del Sol Naciente, tapadera perfécta para ocultar sus verdaderos objetivos: formar una banda, un nuevo clan con el que golpear a un clan mafioso que se repartía la ciudad como quien se reparte un balon de fútbol americano entre uno y otro. Reuniendo despojos de varios bandos, Wilson conseguiría una banda competente, provocando una guerra de bandas de nuevo, con un objetivo clave: Maggia. Los Temerarios de Madame Máscara eran demasiado poderosos como para dejar que destrozasen todo de nuevo, y había que quitárselos de encima. Sin embargo, Wilson contó con un aliado inesperado que con el tiempo, sería una molestia, si bien en un principio algo irritante, luego sería de mucha utilidad: Spider-Man.

Nuestro amigo y vecino lanzarredes era todo un pipiolo en los bajos fondos de la ciudad, y claro, ignorante del pensamiento y mentalidad de los jefes de las bandas. Fisk aprovechó bien esa ventaja, ocupando el negocio que quedaba vacante tras la aparición de Spidey en esa zona, adquiriendo así mayor cuota y dominio, usando así al lanzarredes como"escoba"que barría el territorio de competencia. Si bien el trepamuros ha causado alguna que otra molestia a Fisk, lo compensaba la aparición del trepamuros en territorios antaño hostiles, adquriendo nuevas zonas… y mayores beneficios. De hecho, se lo dejó claro al lanzarredes en una ocasión, cara a cara:

Mientras eliminas zonas de venta de drogas en las calles, lo haces en zonas ajenas a las mias, yo no pierdo, pues gano ese terreno. Eso compensa lo que puedas hacer en alguna de mis zonas, pues pese a tu intervención, la vuelvo a poner de nuevo activa.

Sin embargo, Wilson Fisk pensaba que podría usar a estos seres, o"prodigios", como los llamó un periodista del Bugle… hasta que dió, tiempo mediante, con una horma en su gran zapato, una horma… diabólica.