Fable II: Una ligera decepción

 

Tras un largo y ansioso tiempo de espera llegó a las tiendas de todo el mundo Fable II. La nueva entrega del aclamado pero sobrevalorado juego de rol desarrollado por los chicos de Lionhead bajo la mágica batuta de Molyneux. Tras la notable primera entrega, los seguidores de la saga quedaron con ganas de más, y al poco se confirmó la secuela. Todo era expectación, todo era hype y más hype, se prometían mejoras sustanciales respecto al primero, entre ellas una mayor duración, más profundización en la historia, y un mundo más interactivo y abierto a nuestras decisiones.

( el nivel de spoilers es ligerito salvo uno bien marcado, lo que comento del juego se puede deducir al jugar sólo 10 minutos, así que lo podéis leer con tranquilidad)

Molyneux tomó nota de las críticas y alabanzas, prometió diversas mejoras, y argumentó que la secuela sería un enorme paso adelante, dado las limitaciones del software de la negrita de Microsoft. Noticia tras noticia el hype aumentaba, Molyneux volvía a prometer grandes ideas, grandes posibilidades, tras las críticas recibidas por esa postura un tanto exagerada, prometió que esta vez el resultado sería satisfactorio.

Y Fable II llegó y entró por la puerta grande en los medios especializados, un 10 de Eurogamer,un 9 de IGN, otro 9 de Meristation, y un largo etc de calificaciones nunca inferiores al 8,5. Todo auguraba que al fin podría disfrutar del juego que Molyneux consideró único, podría tener una experiencia jugable rica y profunda, un mundo a moldear a nuestro antojo, otra vida por así decirlo.

Y tras jugar y acabarlo por primera vez, y haber explorado lo suficiente de Albión como para poder hablar con el criterio suficiente, puedo afirmar que Fable II cumple todo eso a medias, no es el juego único que se nos vendía, es superior a su predecesor, pero posee carencias de consideración que lo han convertido en una ligera decepción para este servidor.

Fable II parte de la base de su predecesor y la mejora, nos situamos en un Albion más maduro, más siniestro y oscuro, goza de una mayor profundidad. Comenzaremos por la infancia de nuestro personaje, con una sublime introducción de entrada al más puro estilo Dickens se nos sitúa en el ya conocido Bowerstone de la 1º entrega, pero muy cambiado, muestra de que todo Albion es muy distinto desde la caída del Gremio de Héroes.

Tras la introducción encarnaremos el papel de un niño o niña, una novedad importante y de agradecer. Acompañados por nuestra hermana, no somos más que un par de niños mendigos sin nada que llevarse a la boca. Vivimos en la más absoluta miseria, y nuestra hermana ansiará poder vivir en el esplendoroso castillo de Fairfax, donde mora Lord Lucien, gobernante de Bowerstone, un hombre antaño feliz y justo, pero que tras el fallecimiento de su mujer e hija caerá en una profunda depresión.

La solución a nuestros problemas aparecerá en forma de un artilugio mágico traído por un vendedor ambulante. El objeto en cuestión es una cajita de música capaz de concedernos un único deseo. El precio, 5 monedas de oro. Entusiasmados, nos lanzamos en búsqueda del ansiado oro. Y aquí empieza nuestra andadura en esta odisea.

A modo de tutorial, se nos ordenará cumplir distintas misiones para introducirnos en los apartados de juego. A través de misiones sencillas, se nos mostrarán las novedades respecto a la primera entrega.

La primera de ellas es la ausencia del GPS, una decisión un tanto cuestionable, en su lugar, una estela dorada nos indicará el camino a seguir. Este sistema, aunque menos aparatoso, resulta un tanto molesto, pues la estela en ciertas ocasiones no responderá como es debido a nuestro recorrido, si tomamos algún atajo la estela marcará en ocasiones rodeos innecesarios, o desaparecerá unos instantes mientras se actualiza. Está bien que se intente simplificar y ocultar elementos en pos de una mayor inmersión, pero la forma de hacerlo hace que en más de una ocasión deseáramos volver a tener el GPS integrado.

También se ha integrado un zoom para determinadas escenas, ya sean diálogos, escenas de especial trascendencia y presentaciones. Podremos utilizar este método de forma muy sencilla cuando nos aparezca el icono del LT dibujado.

El resto de controles se mantienen, en la X golpeas con tu arma, n la Y dispras tu arma de fuego, en el LT apuntas a los personajes, en la A corres, y en el RT lanzas tu hechizo o recoges EXP.

Tras cumplir el tutorial y formular nuestro deseo con la cajita de música seremos conducidos al castillo para conocer a Lord Lucien, pero lejos de ofrecernos una buena bienvenida, intentará matarnos, el porque es muy sencillo, somos descendientes de una estirpe de héroes, lo cual interfiere en sus planes. Pronto descubriremos las verdaderas intecniones de Lucien, quiere reconstruir la Aguja. una edificación milenaria del Viejo Reino, para resucitar a su familia, y para poder crear un mundo limpio y lejos de la maldad del hombre. Tras matar a nuestra hermana y nosotros caer gravemente heridos, conoceremos a la que será nuestra guía en la aventura, Theresa, una mujer ciega de poderes sobrenaturales, y también nos acompañará nuestro fiel amigo el perro.

Con este intersante inicio al más puro estilo de cuento, comenzará nuestras peripecias por el mundo en pos de frustrar los planes de Lucien. En los primeros compases de nuestro viaje nos percataremos del bello apartado gráfico del cual hace gala Fable II, lejos de proponernos un mundo en alta definición al más puro estilo Fallout, Fable hace gala de un estilo desenfadado, muy bien detallado y recreado bajo un marco de fantasía, siguiendo ese toque tan pecualiar que los chicos de Lionhead imprimieron a su primera entrega.

Podríamos calificar a este apartado con un notable, unos gráficos muy coloristas y bien definidos, unos efectos de luz que literalmnte te cegarán, unos parajes de bella factura, aunque no pudiendo decir lo mismo de los interiores, en especial las casas y determinadas mazmorras, las cuales sufren un bajón respecto al exterior, y pecan de cierta repetitividad.

El diseño de personajes es correcto a secas, si bien es superior al de su predecesor, sigue pecando de esa inexpresividad y movimientos toscos. Y he aquí uno de los fallos de este Fable, aparte de un ligero defecto de popping en algunos momentos, hay problemas que saltan a la vista. Por ejemplo, en ocasiones nuestro perro e incluso nosotros mismos caminaremos sobre elevados respecto al suelo, y algunos personajes se comportarán de forma grotesca cuando pasemos entre ellos.

La repetitividad y estos pequeños lastres menguan el apartado gráfico, pero cabe destacar la preciosa ambientación y coloridos paisajes de los cuales hace mención Fable.

En cuanto al apartado sonoro lo calificaremos simplemente como sublime, melodías clásicas del anterior Fable ligeramente modificadas y la incursión de alguna nueva, es decir, fabuloso. Temas sencillos, que refuerzan esa condición de cuento, bien integradas e introducidas. Un apartado simplemente fabuloso.

Y llegamos a uno de los puntos más flojos de Fable II, su historia. En la anterior entrega no había carisma, todo era precipitado y nos parecía sentir que la historia pasaba frente a nosotros como un fotograma, pese a que contenía momentos memorables.

Me gustaría decir que Fable II ha superado ese lastre, pero no lo puedo afirmar, Fable II cojea de lo mismo, y esta vez chirría un poco más que antes.

Lo más destacable es la mayor seriedad y profundidad de la cual goza Albion, ese marco siniestro por momentos crea una buena atmósfera, pero falla tanto en los personajes como en el desarrollo.
En primer lugar, los personajes, desaprovechados. Los héroes a los que deberemos rescatar para poseer sus poderes y derrocar a Lucien son un tanto simplones. Los tres juegan un rol muy diferente, el mago, sabio e inteligente, reflexivo y profundo, el mejor de todos. Después la monja guerrera, la peor, demasiado forzada y desentona un poco. Y por último el pirata, el engreído y rufián, el cual nos hará esbozar una sonrisa en más de una ocasión.

Luego está Theresa, un personaje muy desaprovechado, la verdad. Desconozco si se guardarán un as en la maga por si hacen futuras entregas para profundizar en el personaje, porque hubiese sido interesante saber más acerca de ella.

Y el malo, Lord Lucien, un personaje con convicciones pero vacío y poco explotado, su mentalidad está ya muy manida, el típico buen hombre corrompido por la injusticia de la vida y que jura venganza en pos de alcanzar el poder supremo. Sinceramente, Jack of Blades me pareció un villano fantástico, por lo menos tenía más carisma y estilo, aunque su presencia fuera anecdótica dada su poca relevancia y el poco papel que jugó en la trama, era como ver a un besugo disfrazado, aunque bien pensado e ideado.

La historia parte bajo la premisa de rescatar a los tres héroes y acabr con Lord Lucine, si bien al principio promete, la repetitividad hace gala antes de salvar al segundo héroe, la idea del Crisol, una excusa para recuperar la arena y rellenar espacio.Salvando una etapa muy espectacular que no comentaré el resto de fases cae en la repetición, entramos en una caverna, matamos enemigos, cutre malo final y a seguir, salvo en un caso.

Y luego el despropósito de final, el peor de cuantos he jugado últimamente, el colmo de la sorpresa SPOILER — Qué novedad, el malo es derrotado sin luchar, y para más inri mientras escuchamos el discursito le meten un tiro, está bien que se juegue con el humor, pero no en ciertos momentos, y para más colmo nuestro jefe final es un pedrusco gigante, desde GTA IV no veía un malo tan original SPOILER –

El diseño de nuestros enemigos es simplón y repetitivo, puedo contar menos de 6 enemigos distintos, todos ellos sacados de la anterior entrega, un problema muy mejorable. Además está su comportamiento, fácil de prever y muy sencillo, los balverinos, sencillos de coger el truco, quizá algunos grupos de bandidos nos ataquen de forma más sucia y desordenada pudiendo pillarnos desprevenidos en alguna ocasión, pero serán raras ocasiones y en general será muy fácil librarnos de ellos.

Y llega nuestro guía el perro, un gran añadido, gozará de una IA muy buena, nos esperará en las puertas, atacará y nos llevará a tesoros, aunque no es algo tan increíble como se anunció, es una introducción muy destacable y acertada, nos acompañará a cualquier lado y será nuestro compañero de batalla. Podremos enseñarle trucos o mejorar sus habilidades para encontrar mejores tesoros y recompensas.

Y adentrándonos en el apartado jugable, me he llevado una grata sorpresa, partiendo de una premisa muy sencilla. Con la Y dispramos nuestra arma de fuego, pudiendo apuntar cuando desbloqueemos la habilidad, y con la X golpearemos, sencillo en cuanto a apariencia, pero podremos ir encadenando golpes dependiendo de como pulsemos ese botón, creando coreografías visualmente dignas, pero que una vez te las conozcas los combates puden llegar a ser algo monótonos. También podremos lanzar diversos sortilegios midiendo su intensidad y creando efectos desvastadores.

Aquí entra en juego el sistema de habilidad basado en la experiencia de 4 ramas: la fuerza, la cual desbloquearemos golpenado, la habilidad, al disparar, la de voluntad, al lanzar hechizos y la general, la cual obtendremos en cada enfrentamiento, el modo de ganarla variará dependiendo de las bonificaciones que obtengamos en el combate.

Podremos gastar esta experiencia para mejorar atributos refereidos a esas ramas de habilidad, tales como la dureza, físco, resistencia, estilos brutales (florituras…) hechizos, rapidez y un largo etc.

En línes generales, un apartado novedoso e interesante, con cierta tendencia a la monotonía, pero notable, de haber gozado de una mayor profundidad hubiese salido algo grande.

Y llegamos a la piedra angular de Fable II y el apartado que lo hace único, la moralidad y las decisiones. Lo primero, podremos hacer lo que nos de la gana, ya sen asesinatos, orgías, casarnos y tener vástagos, matar a nuestras mujeres, tener trabajo etc.

Empezaremos por el tema de las propiedades, y es que prácticamente todo se puede comprar, pudiendo tenerlo como residencia o alquilarlo y ganar una renta cada 5 minutos, pudiendo subir o bajar el alquiler aumentando y disminuyendo nuestra corrupción o buena voluntad. Cabe destacar que podremos amueblar nuestrso hogares con todo tipo de muebles, para aumenatar su renta o vivir mejor, lo que nos de la gana.

Y después la faceta social, podremos relacionarnos con todo ser que queramos. En ello dependerán diversos factores, la gordura, maldad, nuestra ropa, totalmente personalizable al igual que el peinado y tatuajes, y por último la ruleta de expresiones, la cual gozará de un amplio abanico para relacionarnos con la gente. A la larga será algo aburrido emplear las mismas expresiones, pero perder el tiempo encandilando aldeanos y rompiendo sus corazones es algo muy positivo.

Y el sistema de moralidad, igual que en Fable I, aquello de que todo repercute es algo relativo, yo maté a unos cuantos aldeanos pasa su sacrificio y nada, y destruí campamentos que luego se regeneraron, asi que esa teoría de que si rajabas un árbol esa grieta permanecería siempre no se cumple, estando este aprtado igual que en su anterior entrega, un poco mejorado, pero prácticamente igual, lo cual no es malo, pero el hype acumulado y las palabras de Molyneux han sido un despropósito.

Cabe mencionar el humor que desprende el juego, sencillamente desternillante por momentos, véanse citas de aldeanos, el Templo de las Sombras… y diversas situaciones y localizaciones con un tique de humor negro y ácido muy acertado.

El modo on-line lo he tocado poco, pero de momento promete y mucho, poder visitar otros mundos e interactuar con otros héroes es un acierto, y se nota el empeño y trabajo invertidos, un gran punto a favor. Ya hablaré más sobre él.

Y llegando al final de este análisis, mencionaré la mayor duración del juego, la aventura principal es más bien corta, pero contaremos con un largo extra de misiones, trabajos, los cuales nos otorgarán dinero en demasía, y otros añadidos que amplían su vida, así como su alta capacidad rejugable.

En definitiva, Fable II viene a ser una versión 2.0 de su anterior entrega, un juego de desniveles muy pronunciados, una historia desaprovechada,personajes poco originales, jugabilidad sencilla y dificultad inexistente, historia algo sosa por instantes… y por otro lado la sublime ambientación, el toque de humor, la alta rejugabilidad y personalización, el modo on-line, el notable apartado gráfico, la música sublime y su ampliada duración….

Fable II está sobrevalorado al igual que su anterior entrega, son juegos con muchos desniveles aunque con virtudes fantásticas, capaces de lo mejor y de lo peor, pero la decepción ha cundido en mí tras jugarlo. Si Fable I era un juego de notable medio, Fable II lo supera y sube el listón un poco más. Aunque personalmente y aunque me tiren piedras, Fable I me pareció una experiencia mucho más personal e íntima, sería por la novedad del producto, pero me hizo sentir más que esta 2º parte.

Lo dicho, Fable II es un claro ejemplo de como crucificar un juego a base hype y como sobrevalorar, aparte de la incotinencia verbal de Molyneux, que pese a ser un genio y hacer grandes cosas, debería de centrarse un pco más en la realidad.

Sé que mi opinión no será compartida por casi nadie, pero personalmente ha supuesto una decepción, quizá una nueva partida mejore mis impresiones, aunque el notable no se lo quita nadie por sus momentos únicos y sus virtudes únicas. Eso sí, no concuerdo con las notas de la prensa especializada, pero para gustos los colores.


Y hasta quí el análisis de hoy. Tras un largo descanso vuelvo a la carga con ilusión renovada y con este análisis. Soy consciente de que me dejo mucho en el tintero, pero creo que lo más básico está resumido para que futuros compradores o poseedores tenagn otra opinión más .

Un saludo