Mi nombre es Harvey Milk

 

 

AÑO  2008    
DURACIÓN 128 min.
DIRECTOR Gus Van Sant
GUIÓN     Dustin Lance Black
MÚSICA     Danny Elfman
FOTOGRAFÍA Harris Savides
REPARTO Sean Penn, James Franco, Emile Hirsch, Josh Brolin, Diego Luna, Alison Pill, Victor Garber, Denis O’Hare, Joseph Cross, Stephen Spinella, Lucas Grabeel, Brandon Boyce, Howard Rosenman, Kelvin Yu, Jeff Koons, Ted Jan Roberts, Carol Ruth Silver, Hope Tuck, Kelvin Han Yee

> Sean Penn/Harvey Milk

> James Franco/Scott

> Emile Hisch/Clive Jones

> Diego Luna/Jack

> Josh Brolin/Dan White


Harvey Milk nació un 22 de mayo de 1930 en Nueva York, proveniente de padres judíos. De joven cursó sus estudios con normalidad, y su carrera universitaria la llevó a cabo en la universidad de Albany, donde se licenció de forma brillante en matemáticas, sin lventar sospechas sobre su homosexualidad, en el año 1951. Tras la graducación se alistó en la marina y sirivió como tripulante a bordo de un submarino durante la Guerra de Corea, donde aprendió submarinismo, y tras su servicio trabajó como instructor.

Tras esto impartió clases en la George W de Long Island, y en el 56 conoció a George Campbell, con el que mantuvo una relación y viajaron por diversos estados de la geografía americana. Tras 6 años juntos, se separaron, y Milk regresó a Nueva York a proseguir con su vida normal, manteniendo alguna relación esporádica, como con Craig Rodwell, la cual no cuajó por los fuertes disturbios que este protagonizaba con la policía.Tras abandonar su puesto como agente de seguros, fue contratado en una empresa e investigación, en la cual, pese a las discrepancias manetnidas con sus supeiores, logró ascender, no sin antes llevarse críticas de sus compañeros por su egoísmo y distracciones del trabajo. Durante este períodod conoció a Jack Mckinley, e iniciaron una relación con fuertes altibajos dada las actidudes de Jack, el cual acusaba a Milk de no prestarle atención, y de que se suicidaría si no se fijaba más en él.

La reacción de Milk no se hizo esperar, y llevó a Jack al hospital para que vise como su antiguo novio, George Campbell, se había intentado suicidar tras romper una relación con un amante. Pese a ello, Milk siempre consideró absurdo que el mero hecho de que alguien te abandonase supusiese el suicidio como reacción.Poco tiempo después, Hravey Milk decide trasladarse a San Francisco, donde residiría hasta el final de sus días…


He de admitir que tenía mis serias dudas de si visionar esta película o no. Por un lado las críticas cosechadas auguraban calidad pero por otro esperaba toparme con un film sentimentaloide con un mensaje quizá ya demasiado desgastado.Y ciertamente me he llevado una muy grata sopresa en todos los aspectos, Mi nombre es Harvey Milk es un film fascinante y real, que cuenta la historia de uno de los mayores precursores (por no decir el mayor) del movimiento gay, que luchó firmemente a favor de la dignidad e igualdad de dicho colectivo.La película nos ambienta en los años 70, bajo el punto de vista de Harvey Milk, un corredor de seguros homosexual que teme el hecho de dar a conocer su orientación.Pero tras conocer a su pareja, Scott, un chico de la calle, se dará cuenta de que no hay por qué avergonzarse ni esconderse, e inicará una épica y frenética campaña en pos de los derechos de los homosexuales.

 

Obviamente la historia está basada en hechos reales, y en diversas ocasiones se intercalarán escenas con recortes de prensa y vídeos de la América de la época (Reagan, elecciones etc…).Sean Penn , pese a no ser santo de mi devoción, clava un papel que le viene como anillo al dedo, ya no solo por su más que razonable parecido físico con Milk (asombroso) sino por la profundidad y riqueza que le imprime al personaje. Penn logra romper la barrera actor-realidad en cuestión de minutos, y a lo largo del metraje no le conoceremos más allá de Harvey, el defensor del colectivo.

La actuación de Penn es grande, muy grande, basta con fijarse en cada gesto, movimiento y expresión, y compararla con las del personaje que interpreta. He oído decir que sobreactúa, a los que comentan esto les digo que miren vídeos del propio Milk, y contemplen el grado de complejidad que Penn ha dado al personaje. Harvey es un luchador, un hombre que odia a la maquina capitalista, que tilda a la política de ser un juego, pero que se ve abocado a lo más profundo de esa vorágine de intrigas, falsedad y mentira, se sacrifica por un bien mayor, una causa que no se reduce a nivel individual, sino que afecta a millones de personas y que requiere de hombres que se sacrifquen y platen cara a la adversidad, Milk, pese a ser una persona como cualquier otra, transmite en cada oratoria, en cada palabra, una esperanza que el colectivo gay no había conocido nunca, una esperanaza a la cual aferrarse para obtener unos derechos que deberían tener por ley.

Penn clava su papel, sus argumentos en medio de la multitud, sus gestos, su risa femenina y gestos, contribuyen a resucitar al mito de Harvey Milk. El resto no se queda atrás, y es que Harvey no está solo, en todo momento siente el afecto de un grupo de personas que como él desean un mañana mejor, y este grupo de personas, estos actores, transmiten una fuerza desgarradora (en especial mención especial a uno de ellos, ya me diréis cual).

Si ya el propio personaje de Milk y su entorno social transmiten buenas vibraciones, el desarrollo de la trama no da lugar a la calma, es un alegato a favor de los derechos humanos, una historia de progreso y lucha por unos idelaes básicos, y el bueno de Gus van Sant teje una historia que no da pie al aburrimiento, si bien quizá en la primera hora de metraje todo nos parezca un poco precipitado, la historia no experimenta bajón alguno, y no hay partes de relleno ni sobrantes,se narra de manera concisa y directa desde el minuto 1. Quizá os parezca la típica película de superación, pero no, no siempre se logra lo que uno se propone a la primera, y la historia de Milk pese a tratarse de un hecho que sobrepasó fronetreas, no deja de ser desgarradora por momentos, tanto por el repelente arcaismo que desprenden las intistuciones políticas y religiosas, como por las situaciones de abuso y tensión que afectan a los gays de San Francisco.

Gus nos plantea una historia realista y dura por momentos, el como un hombre puede mover a una masa agoizante y levantarla para reclamar sus derechos. El film deja momentos sentimentales, pero que lejos de parecer burdos intentos pra soltar lagrimilla, son totalemnte justificables dada la gravedad de cada situación, y en especial el final, el cual, pese a previsible, no deja de ser igual de impactante.

La música corre a cargo de Daniel Elfman, un veterano, y pese a contener un tema inicial notable no destaca precisamente por su repertorio (aunque contenga temas preciosos como el adjunto) el cual por otro lado se antoja inncesario, ya que no hay escena alguna que no esté acompañada por el sólido guión. Un guión que aporta frescura y cercanía,que lejos de soltar frases filosóficas (que las hay) muestra una familiaridad y relación  íntimas entre los personajes, no hay nada fuera de contexto, todo está bien unido, y en lineas generales se nos presenta una historía sólida que no deja cabos ni enigmas por resolver.

Nada más puedo añadir, Mi nombre es Harvey Milk es un esfuerzo notable por traernos a la memoria el mayor icono homosexual, el King del colectivo gay por asi decirlo, un hombre que mucho antes que Mercury unió a un colectivo poco respetado y reconocido en la época (e incluso ahora) para reclamar sus derechos, un hombre que pese a odiar la dirección en la que se encaminaba renunció al indivdualismo y luchó por la masa, que asumió la responsabilidad de que todo esfuerzo requiere un sacrificio que debemos afrontar.

Nota:siento la breveda de la entrada, pero hablar sobre un film como este resulta complicado, poría haberos detallado cada parte, disecionándola, haber escrito su biografía (la que adjunto es una introducción que la pelicula no incluye) pero lo mejor es que veáis la película sin que os fastidie aún más el film