Hay cosas que jamás se olvidan

 
Hace ya unos cuantos meses me despedí para siempre de esta Comunidad que me vio nacer como bloggero, y que me abrió los ojos al descubrirme que en un lugar tan vasto e inhumano como puede ser Internet, uno se puede sentir como si estuviera en su hogar, sentirse parte de una comunidad. Verdaderamente me arrepepiento de haberme marchado de Gamefilia, pese a que muchos diréis -y quizá es lo que  doy a entender pese a que no sea mi propósito – que lo hago porque mi anterior o nuevaaventura bloguera no cuajó -nuevamente abandoné un proyecto, qué novedad xD-. Sin embargo, dejaré de hablar y lamentarme, ya que tres terceras partes de las escasas entradas de este blog son despedidas o vueltas a la actividad; son hechos que nunca llevé a cabo y por eso me disculpo por faltar a mi palabra en tan repetidas veces. Como veréis, he borrado todas esas entradas de regreso y de marcha, porque quiero olvidarme del pasado y de mis ya exiguas faltas de compromiso conmigo mismo -eso sí, todas las muestras de cariño e interés que mostrastéis en esas entradas están recogidas a buen recaudo-
 
Podría decir muchas más cosas, pero incurriría en la pedantería y en errores pasados. Mi única prioridad ahora es volver a sentirme parte de Gamefilia, conocer a nuevos bloggeros -en vista de que son muchos los compañeros que se han marchado- con los que compartir nuestras experiencias bloggeras, y quizá insuflar a este blog una nueva vida. Pero lo tomaré con calma.  A lo largo de la semana que viene trataré de rediseñar el blog – chapuceramente, ha pasado más de un año y sigo sin saber ni papa de Photoshop xD- y dejar claras las metas del mismo. Pero poco a poco, cerrando la boca -pues parezco un político que habla y no actúa xD- e intentando retomar esta nueva etapa con calma.
 
Asi que ya nos iremos viendo, aunque me parece que con la cantidad de bloggeros nuevos que hay es como si empezara de cero.
 
Un saludo