Doctor, ¿soy un vampiro?

No puedo reprimirun impulso primario.

A veces lo he intentado, pero sin éxito. Como un vampiroque no puede evitar clavar sus colmillos en inocentes, aún amándolos.

Lo que memortifica es: ¿debería hacerlo? ¿Debería reprimirlo? ¿Debería poder reprimirlo?

No puedo reprimirmi instinto carnívoro. Me gusta la carne. Mucho. No me imagino siguiendo una dietavegetariana. Pero, algo me corroe.

Siempre que meplanteo la cuestión me viene a la cabeza una imagen..

Sobre mi hombroizquierdo un pequeño angelito me susurra:

No comas carne. Túsabes cómo crían a los animales destinados al consumo humano. Hacinados engranjas donde cada metro cuadrado ha de ser amortizado adecuadamente. A veces encerradosen jaulas que apenas les permiten el movimiento necesario para comer. Tú sabescomo los matan, fríamente, a veces con descargas eléctricas. A veces es aúnpeor. Seres vivos cultivados a granel, privados de libertad, del derecho adisfrutar la vida.

Sobre mi hombroderecho un pequeño diablo me susurra:

Come carne. Tucuerpo necesita sus proteínas. Tú sabes que es tu naturaleza omnívora. ¿Acasolos animales no se devoran entre ellos? ¿Acaso no se dan muerte de formaviolenta, terrible, cruel? ¿También vas a juzgarlos a ellos? Tú sabes que tucuerpo te lo pide. Y tu cuerpo es inteligente. Sabe lo que necesita. No puedesdar la espalda a tu instinto que nace diréctamente de tus genes.

Muchas veces hevivido este debate en mi cabeza. Le doy vueltas intentando descubrir dónde estála trampa. Quiénde los dos miente o quién se equivoca. Hasta el momento, no he tenido éxito.

Como podeis verno llego a ninguna conclusión. Sólo quería compartir éstas reflexiones convosotros. Quizá alguien más se haya planteado esta cuestión. O quizá no..

moskeeto

 

Nacimiento

Bueno, ahí voy. Me lanzo. Nunca he tenido un blog y no sé muy bien por dónde empezar. Supongo que lo más evidente es empezar presentándose. Así que, espero que nos divirtamos con esto (yo ya lo estoy haciendo con vuestros blogs). Si nos paramos a pensarlo somos unos privilegiados. Internet nos da la oportunidad de expresar nuestra opinión sobre cualquier tema a cualquiera que esté interesado en leerlo, en debatir, en opinar en definitiva. Nos convertimos, sin ningún tipo de requisitos, en columnistas del ciberespacio. Nuestras ideas que, sólo eran nuestras y, si acaso, del que nos aguanta cada día, ahora pueden llegar hasta las antípodas (o más). Así que vamos a aprovecharlo y a disfrutarlo porque nuestras opiniones y reflexiones, amigos, son tan válidas como las de cualquiera.

Os invito a todos a participar (empezando por mi) y compartir vuestros pensamientos. Sed todos bienvenidos.

P.D: Espero no haber espantado a nadie con éstas divagaciones Embarassed