Mis poemas cómicos: Rafa.

¡Hola, compañeros! Bueno, siguiendo con los poemas de los profes, he aquí el de Rafa, el profesor de Filosofía. Decidme qué os parece. ¡Saluditos! 

Rafa,
profesor de Filosofía.
viste blancas gafas
que se ven desde la lejanía.

Profesor familiar,
pues hace un año
nos solía explicar
que las drogas hacen daño.

Ahora es nuestro tutor
y su responsabilidad
es ser un profesor
que ayude a aprobar.

Si suspendes tres
o más asignaturas
te da un puntapié
que te manda a la Luna.

“No tiene sentido
que estéis en Bachiller
y hayáis suspendido
asignaturas, joder”.

“¡Ups!, perdón,
se me ha escapado,
pero es que soy molón,
¿no lo habéis notado?”

“Me echo el pelo para atrás,
a lo Pantene HS.
De los guays, el que más,
y nunca de mala leche.”

En medio de un examen
puso una música rara
que te inducía a gritarle:
“Anda, Rafa, para.”

Sabe bailar el tango,
Aunque no mucho, es cierto.
Se come el coco intentando
organizar espacios de encuentro.

Nos mandó El Principito
para luego hacer
un buen trabajito
en el que se pueda ver

que sabes de Filosofía
y que la entiendes bien,
aunque, yo diría
que no se puede comprender,

pues cuando empezamos
no sabíamos definirla
y ahora que la damos
tenemos más dudillas.

Esto se debe
a que, por ejemplo,
explicarla no se puede
como algo en concreto.

¿Qué es Filosofía?
Las Mates, la Física.
Van pasando los días
y Rafa nos explica:

“Es pensar,
es interrogarse,
es eso y mucho más”.
¡Hay que fastidiarse!

Todo es Filosofía:
Aprendizaje, percepción.
Hasta la Psicología,
que fue una introducción.

“¿Se entiende?
¿Sí?¿no?
La cabeza levemente
Movedla, por favor”.

Y con muchas hojas,
el libro El Alquimista
nos hizo ver las cosas
desde otro punto de vista.

Casi siempre sonriente,
da bastante que pensar,
pues parece ser que piense:
“Soy más chulo que los dermás”.

Los Viernes pasa la hucha
y aumentamos el dinero
para ayudar a Andrey en su gran lucha.
¡Juntos lo conseguiremos!

Y así es nuestro Rafa,
el profesor de Filosofía,
tutor de buena raza
experto en Pedagogía.

Leyes inexorables de la vida.

¡Hola a todos! Hoy querría compartir con vosotros algunas leyes innegables de la a veces puñetera vida que nos toca vivir. ¡Espero que os gusten! 

“Todo cuerpo sumergido en la bañera hará sonar el teléfono”.

“Todo cuerpo sentado en el inodoro hará sonar el timbre de la puerta”.

“Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto”.

“La única vez que la puerta se cierra sóla es cuando has dejado las llaves dentro”.

"Cuando tengas las manos llenas de grasa, te picará la naríz”.

“El seguro lo cubre todo, menos lo que te sucedió”.

“Cuando las cosas parecen ir mejor es que has pasado algo por alto”.

“Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado la gravedad del problema”.

“Los problemas ni se crean ni se resuelven, sólo se transforman”.

“Llegarás corriendo al teléfono justo a tiempo para oír cómo cuelgan”.

“Siempre que te vayas a conectar a Internet, se producirá la llamada que habías estado esperando durante todo el día”.

“Si sólo hay dos programas en la tele que valga la pena ver, serán a la misma hora”.

“La probabilidad de que te manches comiendo es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio”.

“La velocidad del viento aumenta proporcionalmente según haya sido el precio del peinado”.

“Cuando tras años de haber guardado una cosa sin usarla decides tirarla, no pasará más de una semana sin que la necesites de verdad”.

“Siempre que llegues puntual a una cita no habrá nadie allí para comprobarlo. Si por contra llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú y quedarás fatal”.

“No te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella”.

"Cuando llegues a casa a pie desde el sitio lejano donde has aparcado porque no había espacio, encontrarás varios sitios libres".

"Si estás en la ducha, ten por seguro que habrá una llamada de teléfono, pero no antes ni después de acabar, sino justamente en mitad del proceso".

Mis poemas cómicos: Vicent García.

¡Hola a todos! Bueno, pues aquí os traigo uno de los poemas que hice el curso pasado. Este trata sobre el profesor de Valenciano, Vicent García. ¡Que lo disfrutéis! 

Vicent Gracía,
el profesor de Valenciano.
Explica la normativa
Y nos dice de antemano

que la variedad lingüística
es un hecho universal;
que Valencia, su conquista,
fue un hecho trascendental.

Además de todo esto,
nos dice muchas cosas,
como los siguientes versos,
que salen de su boca:

“El Català y el Valencià
son dues llengües diferents”;
llavors Quique, enfadat,
expressa l’odi que sent,

escribint en la pissarra
y fent uns comentaris
que a Vicent no li fan gràcia,
convertint-se en adversaris.

En sus clases jamás
te dominará el sueño,
ya que él se encargará
de que estés bien atento,

pues de una voz dispone
que por su gran poderío,
desde la otra clase se oye,
aunque haya muchos ladrillos.

Exigente en el exámen,
pues baja un poco de nota
por cada falta grave
y respuestas algo cortas.

La varietat oriental
l’haguèrem d’estudiar,
i també l’occidental
que en l’exàmen la va posar.

Bilabial oclusiva sorda,
vocal semioberta anterior,
en clases de una hora
nos las explica nuestro profesor.

Alegre profesor,
aunque….sí, lo voy a decir:
en ninguna ocasión
le he oído reír.

Dicta infinitas frases
para que practiquemos en casa,
y luego a cada uno en clase
a la pizarra lo saca.

“La pronúncia és important,
i la sintaxi també;
fiqueu-ho en el vostre cap
perquè demá us ho preguntaré.”

Antes de Navidad
nos mandó un villancico
que debíamos cantar
con nuestro propio estilo,

ya que tuvimos
que cambiarles las letras,
y aunque no quisimos
las cantamos enteras.

Profesor que no resuelve
las dudas de vocabulario,
porque días antes advierte
que traigamos el diccionario.

Profesor (sí, otra vez),
que nunca ha estado afónico;
es difícil de creer
y es bastante utópico.

Y así es nuestro Vicent,
el profesor de Valenciano,
paciencia con Quique ten
y trata de hablar más bajo.

Mis poemas cómicos.

¡Hola a todos! Ya hace bastante tiempo que no publicaba una entrada, por lo que ya es hora de dejar de hacer el ganso y activarse un poco.

Bien, inauguro una nueva sección sobre unos poemas de antaño, son una especie de poemas cómicos muy sencillos en su construcción y desde el punto de vista literario, sin más miramiento que se logre esa sencación de "aquí hay cosas que riman". Un estilo diferente al habitual (aunque nada nuevo, cualquiera puede hacer algo así) que ayuda a mirar a la poesía con una cara menos aburrida.

Los siguientes poemas cortos datan de cuando tenía más o menos 7 años, y todo fue casual: en el libro de lengua de deberes de verano había un ejercicio que pedía la redacción de un poema corto. Éste fue el primero, y el que lo empezó todo…

Iba camino de Mercadona
cuando me encontré con una gata saltona;

le acaricié su pelaje,
que parecía un traje,
pero más bien como de lona;

y ella me dijo enfadona:
-¡Quieto tú, que a mí,
no me toca una persona!

Y aquí uno que debió de ser el segundo o el tercero que hice:

Rosas parlantes, estrictas
y extravagantes,
dejad de discutir
que mareáis al navegante.

Bueno, hasta aquí la introducción de hoy. Si os ha gustado publicaré también los poemas más recientes, que describen a los profesores de mi clase de manera cómica, jeje. También recibiré de muy buen grado posibles sugerencias acerca temas sobre los que queréis que escriba, y si tengo que dejar a un lado las risas y ponerme serio, pues…bueno, ¡lo intentaré!

Un saludo y espero que os haya gustado.