¡3 años en Gamefilia!

 
 
 
 
 
 
Hoy, 4 de febrero de 2014, el blog está de aniversario. Tresaños ya desde que crease este rinconcito. Tres años en los que mi aportación yactividad ha sido más bien poca pero al final de los cuales he sentado lacabeza definitivamente y he decidido que esto de los blogs sea algo continuo,intentando no dejarlo tan abandonado como al principio. Espero seguir por aquídurante muchos años más y disfrutar de esto junto a todos vosotros.

Y ahora la parte que no interesa a nadie. Me gustaría hacerun repaso de mi transcurso y odisea bloguil a lo largo de estos tres años,desde mis comienzos hasta la actualidad, cual carcamal. Comencemos con el“resumen” de la carrera bloguera de Mou2178.

 

 

 

Forever alone:Mou2178. 2178. 2,1,7,8

Espera un momento,¿cuatro números? ¿¿En serio?? 

 

 

 

¿Por qué hacerme un blog? Es la pregunta que todos noshicimos en su día y a la que más tarde o más temprano respondimos con una razóndefinitiva. Yo fui uno de esos que mucho antes de plantearme siquiera hacermeun blog estuvo leyendo en este lugar. Uno de esos que un día descubrió en unaparte de la portada principal de Meristation un rincón particular. Un rincón enel que los tres mejores blogs del día (sí, tres, de cuando teníamos a una talLorena presentando las noticias, y no sólo uno como pasa ahora) se mostraban adisposición de cualquiera que quisiera leerlos y disfrutarlos, a sólo un“click” de distancia de Gamefilia.

Gamefilia era un maravilloso compendio de aglutinamientobloguil de la más variada y rara cantidad y calidad de creatividad textualsobre la faz de Internet (anda que me he quedado a gusto con la frase). Yo poraquel entonces no tenía una idea clara de lo que eran los blogs y qué nariceshacía toda esa gente allí hablando largo y tendido sobre temas relacionados conla propia página, es decir, videojuegos, o sobre otros temas que ahora tambiénse tratan en meri (cine y otros te ENORME necesidad e interés social como lasmujeres más sexys de cada año). No sólo se hablaba sobre juegos, había granlibertad para escribir sobre cualquier otra cosa, como críticas cinéfilas onovelísticas y opiniones y reflexiones personales sobre diversos temas.

No sabía qué hacían allí, por qué hablaban de lo quehablaban y si tenían alguna relación con Meristation más allá de los blogs, sieran foreros o no…Con el paso del tiempo y de mis visitas a esa comunidad todose fue aclarando. Estaban allí porque querían, escribían sobre lo que escribíanporque querían y eran foreros asiduos de meri también si querían y sólo siquerían. Podías ser perfectamente uno de los blogueros más conocidos sin haberescrito un solo mensaje en ningún foro de la página madre. 

 

 

 

Forever alone:persona que no tiene otra cosa mejor que subir 

que unaentrada-aniversario

 

 

 

Es más, los textos no se limitaban a estar ahí, solos parasiempre, sino que recibían comentarios, palabras amables de otras personasreconociendo el trabajo hecho por el autor de la entrada y aportando quizámatices a la misma, creándose a veces un interesante mini-debate compartiendolos puntos de vista de cada cual. Es decir, era como un foro pero sin serlo. Sepodía hablar de cualquier tema, las entradas recibían comentarios (no tantoscomo en los foros, eso sí, porque no hay tanta gente y las entradas no tienenpáginas) y éstas aparecían en la página principal de lista de entradas(ordenadas cronológicamente, apareciendo en primer lugar la última enpublicarse, en segundo la penúltima y así). Como en un foro cualquiera. PeroGamefilia tenía personalidad y diferencias propias respecto al foro de meri. EnGamefilia cada uno tenía su propio rincón. En la lista principal de un foro,los hilos que ya no reciben comentarios se van alejando de la parte alta hastadejar de figurar en primera página. Aquí pasa lo mismo con las entradas, con lasalvedad de que el motivo por el que bajen no tiene que ver con los comentariossino con el paso del tiempo y el lógico hecho de que se vayan subiendo otrasentradas más nuevas. No obstante, a diferencia del foro, en esta comunidadbloguera existe un sistema de rápida búsqueda de blogs específicos. Puedesencontrar al blog que andas buscando fácilmente. Da igual que desaparezca suúltima entrada publicada de la lista principal. Cada bloguero tiene su propioespacio, su propio “hábitat” en el que tranquilamente puede ir actualizando susitio a su gusto, con la certeza de que su blog seguirá ahí, aunque pasen mesessin escribir nada su blog sigue ahí y sólo necesitas saber el título de esa“casa” para encontrarlo en un tris.

Pero la cosa no acaba ahí, otro factor importantísimo que meayudó a decidirme por hacerme un blog fue la gente. Sí, la gente. Porque lalibertad de escribir sobre lo que quieras no tiene mucho de libertad si nopuedes escribir realmente de lo que te plazca al haber 20-30 personas que se tetirarán al cuello. Hace mucho tiempo alguien ya había hecho una acertada comparación entre lo que podríamos llamar "La ciudad de Meristation" y "El pueblecito de Gamefilia". Me di cuenta de que el ambiente en Gamefilia era genial, debuen rollo, “fiendly” como dirían los ingleses, en una palabra había RESPETO.Lejos de tildarte de cualquier cosa y liarse parda por opinar cualquier cosacomo suele suceder en cualquier otro foro de meri (insisto en el “suele”, no sepuede generalizar) aquí había cabida para varios puntos de vista distintossobre un mismo tema. Se respetaban y se debatían, creando un ambiente calmado yamigable que anima a uno a participar en la comunidad.

Pero no os voy a engañar, no fui de los que entraba día sí ydía también a ver qué había de nuevo en Gamefilia, no fui de los que se hizofan acérrimo de un blog en particular y se sabía “de p a pa” todas las entradasde su ídolo bloguero. Simplemente, si a veces tenía ganas de buscar algo sobrealgún tema del que quisiera informarme o disfrutar leyendo, lo ponía en elbuscador general. Sabía que encontraría excelentes artículos con los que pasarun buen rato. También le echaba un ojo a las últimas entradas subidas,normalmente había contenido muy interesante.

Así que Gamefilia era un sitio en el que cada uno tenía suespacio, se hablaba de diversos temas y había un ambiente acogedor yrespetuoso. Más que suficiente para intentar uno mismo embarcarse en esto delos blogs. La pregunta era: ¿y yo, qué puedo aportar? ¿Qué puedo publicar quesea propio y distinto a los demás? Bueno, hoy día la originalidad es muydifícil de conseguir, así que tampoco pasaba nada si hablaba de los mismostemas que los demás. Personalmente tenía muchas ganas de poder poner adisposición de la gente los análisis de los juegos que año a año iba haciendoen mi cabeza. Por otra parte tenía unos cuantos poemas de profesores delcolegio ya hechos que gustaron a los compañeros de clase, amén de otras ideascon el humor como bandera, así que pensé que quizá también podrían gustar a losdemás. Con todo eso ya tenía motivos reales para hacerme un blog, por una parteel lugar en sí me gustaba, por otra tenía una idea del contenido que iba atener. Y a partir de aquí comenzó todo…

El 4 de febrero de 2011, hace hoy exactamente tres años, mehice mi blog personal en Gamefilia. Y no lo hice por todo lo alto precisamente.Tardé seis días en hacer mi primer acto de presencia en la comunidad, con un comentario en el blog de Max.Pasó el tiempo y no publiqué ninguna entrada. Soy muy vago, mucho XD y a pesarde que quería ser uno de esos blogueros gamefilianos, no encontraba el momentooportuno en que mi voluntad fuera anormalmente grande. Llegó el verano y con elsuficiente tiempo libre esa voluntad apareció. No fue hasta finales de agostocuando subí mi primera entrada. Sí,más de medio año con el blog hecho sin tener si quiera una mísera entradasubida.

 

 

 

 

 

Forever alone: “bloguero”que se crea

un blog para no utilizarlo

 

 

 

Una presentación que quise hacerla de forma humorística, yasí fue. La bienvenida no pudo ser más acogedora, con infinidad (comparado conhoy sí fue infinidad) de comentarios amigables que me sorprendieron gratamente.Era nuevo y un desconocido, pero aun así me obsequiaron con ese granrecibimiento. Ese momento aumentó mi ilusión por el blog, y supe que habíamerecido la pena y que algún día publicaría poco a poco todo lo que tenía en lacabeza (y en algunos papelajos sueltos por ahí).

En septiembre publiqué mi segunda entradadescribiendo el lugar donde vivo, acausa de la participación de uno de esos concursos que antiguamente secelebraban (a ver cuándo vuelven..). Quería hacer una entrada presentable conimágenes y todo, pero la maquetación quedó horrible. Es lo que tiene ser unnegado de los ordenadores. A día de hoy dicha maquetación se ha corregido. Aligual que en mi primera entrada recibí cuantiosos comentarios tremendamentebienvenidos. Desde entonces hasta que subiese la siguiente comentaría un pocoen algunos blogs, pero no demasiado. Sin animarme aún a hacer un análisis de unvideojuego al no tener claro cómo lo iba a afrontar y tratarse de palabrasmayores para mí, decidí publicar todoslos poemas de profesores que había hecho en el cole. Antes que eso creíoportuno hacer mención a los primerospoemas que recuerdo que hice, que serviría de introducción a la avalanchade poemas que se venía encima.

Por aquel entonces me sucedió un hecho que me incitó a irpreparando una entrada, primero sobre papel, en una libreta. Al mismo tiempodecidí también redactar una explicación detallando la forma en que analizaríavideojuegos. Ambos proyectos avanzaban muy lentamente, aunque sabía que algúndía me gustaría publicarlos. Ese día llegó increíblemente tarde…Pero de esohablaré más adelante. De forma intercalada también subí cierto contenido delcual estoy bastante avergonzado y que no voy a hipervincular XDademás de otra entrada humorística que también tuvo buena aceptación.

En poco más de un mes acabé de publicar todos los poemasprofesorales. Esa celeridad se debió al poco éxito que tenían. Subía uno y sien unos días veía que nadie había comentado pensaba “Bueno, pues probemos coneste otro”, pero poco cambiaba. Algún que otro comentario recibí pero no era nila sombra de lo que pasó con mi primer par de entradas. Me desanimé. Nocomprendía cómo algo que sí había gustado en otro ámbito no tuviera éxito aquí.Sabía que versar de forma cómica podía ser algo original y mi sello deidentidad pero no sucedió lo que esperaba. Pero más tarde me di cuenta. Loachaqué a dos razones principales:

 

1ª) Precisamente el tratarse de otro ámbito jugaba en micontra. No es lo mismo un poema sobre el que el lector conoce los hechos y lasituación descrita que uno en el que no. Mis compañeros de clase conocían a losprofesores de los poemas y podían encontrar en ellos muchos guiños con los quereírse, pasar un buen rato y saber a qué hacían referencia. No obstante,cualquier otra persona que los leyera se encontraría con algo que no haexperimentado y no podría empatizar con el autor, ergo no los disfrutaríatanto, ni mucho menos.

 

2ª) La segunda razón puede que fuese la más determinante demi situación bloguera. Comentaba muy poco, de forma irregular. A lo largo detodo ese tiempo miré más para mí mismo que para fuera. Pasaban meses en los queni aparecía por allí. Obviamente uno no puede ser tan egoísta de esperarrecibir comentarios y no comentar a nadie.

 

Había además una tarea pendiente y era diseñar el blog. Eraalgo que habría que hacer sí o sí si quería entrar en el olimpo bloguero gamefiliano.El problema era que como dije soy un negado para los ordenadores, de modo queseguí con el cutre y vacío diseño predeterminado.

Debido a la poca recepción que tuvieron esos poemas abandonéel blog. Es curioso, porque en el últimopoema hice una especie de semi-despedida en la que se puede leertextualmente “Y ahora, a otra cosa, mariposa..”. A pesar de que realmente sítuviera la intención de alejarme del blog por un tiempo, con esa frase no merefería a eso, sino al cambio que pretendía hacer en el contenido del blog,empezando a publicar textos normales, en prosa (como los dos proyectos quemencioné antes). No obstante acabé abandonando el blog durante mucho tiempo. Devez en cuando me venían las ganas de escribir cosas e ir adelantando esos dosproyectos, pero seguidamente me venía a la cabeza el pensamiento de que novaldría la pena, lo que sumado a la gran vagancia y falta de voluntad por miparte no ayudaba a regresar a los lares de Gamefilia. Unos pocos comentariosfueron lo único que se supo de mí.

 

 

 

 

Forever alone: intentode bloguero que no sabe

diseñar su propio blog

 

 

 

Pero un último rayo de esperanza pasó por el verano de 2012,y mi hermana fue la portadora de dicho rayo. Sabiendo mi afición (muy baja, noquiero engañar a nadie) por los poemas, ella me hizo saber de la existencia deun concurso literario, en el que había cabida para todo tipo de géneros,incluido el poético. Era absurdo participar debido a la gran calidad de textosque pude leer en la correspondiente página web. Lo mío son simples chorradascon alguna rima, en el concurso no podría adoptar ese estilo cómico. De modoque hice un poema de corte más serio,que subí a Gamefilia tras un año completo sin escribir absolutamente nada parami blog. Tengo que decir que realmente quise subirlo meses antes. Participé enel concurso enviando el poema en septiembre, pero los resultados del mismo nose sabrían hasta diciembre, y una de las condiciones era que tenía que tratarsede una obra original que no se hubiera publicado en ninguna otra parte, por loque me vi obligado a esperar a que se acabase todo para poder subirlo al blog.Sobra decir que no quedé en ninguno de los tres primeros puestos, eso eraimposible. Pero en cambio gané algo mucho más importante para mí: las ganas devolver a escribir. Un año sin publicar una entrada me había hecho olvidar loque se sentía, el misterio y la emoción de si gustará o no, el pensar en laposibilidad de que alguien lo lea y le guste y, por qué no, comente. Una vezmás, no recibí comentario alguno, normal debido a lo aburrido que podríaresultar el poema, y teniendo en cuenta además lo poco que comentaba. Pero misteriosamentealguien votó con la máxima puntuación dicha entrada, aunque no hizo acto depresencia, pero creo que ese voto sucedió mucho después de que publicase elpoema…

Pasaron los días y adelanté la redacción de las dos entradasque había estado construyendo durante más de un anño ya, pero aún les quedabaalgo para estar listas, sobre todo a una de ellas. Hasta que pudiera subir laprimera quise publicar algo que sirviera de transición para no tener el blogmuerto tanto tiempo otra vez. Se me ocurrió subir una entrada-inocente el 28 de diciembre, y tras más de una año sinolerlos recibí un bienvenidísimo comentario. No estaba mal, pero mispretensiones eran mayores. Quizá demasiado. Finalmente a finales de mayo llegóel tan esperado día en que publicaría la entrada que tantas ganas tenía de quese hiciera conocida: La odisea de Mou:conseguir una Paysafecard. Tenía muchas esperanzas en esa historieta, porlo que me desanimó un poco recibir sólo un comentario. Quizá la sobrevaloré.

 

 

 

Forever alone:bloguero que 

se lía a contar susbatallitas cual Abraham Simpson 

 

 

 

A pesar del pequeño bajón, estaba decidido a seguirescribiendo para el blog. A la segunda entrada que estaba preparando aún lequedaba un poco, así que al igual que antes quise actualizar con nuevocontenido. Me arriesgaría otra vez a colgar un poema cómico, pero esta vezquería que la gente pudiera entenderlo enteramente. Y qué mejor tema que elvideojueguil. La idea surgió en realidad hacía semanas, pero fue entoncescuando lo acabé. Había pasado ya el E3, por lo que podría usar unas cuantasestrofas al respecto. Junto a un poco de crítica a Meristation y otros aspectosademás de poner algunas imágenes para amenizar la lectura lo terminé. Yfinalmente el día llegó. Los intentos dieron sus frutos. Querida Meristation se merece una mención especial. Es la entrada que me dio por fin a conocer de forma definitiva ala comunidad gamefiliana, consiguiendo éxitos sin precedentes para el blog quehasta entonces eran poco menos que una utopía como fue el hecho de aparecer enla tan ansiada portada y figurar en la prestigiosa lista de “Blogs máspopulares”. Hablo como si hubiera llegado a la Luna, pero entiéndase que aunqueestaba orgulloso de la entrada y pensé que podría gustar, no me imaginé todo loque conllevaría. Uno pronto se da cuenta de que realmente ser portada y estaren esa lista VIP, aunque esté bien, no es lo más importante. Sí lo es la gentey el sentimiento de comunidad, pero el antes y después que ese momento supusoera difícil de obviar, y naturalmente fue un bonito pasaje en mi transcurso porGamefilia. Tres blogueros de renombre comentaron la entrada, y uno de ellosincluso se sintió inspirado y escribió su propia entrada versada, en la queincluyó un link que redireccionaba a la mía, gesto del que estaré eternamenteagradecido.

Todo aquello hizo mella en mí. Ahora sí que estaba más queconvencido de que quería ser un bloguero asentado, un asiduo, un habitualgamefiliano. Aproveché la euforia y la gloria efímera del momento para fijarese pensamiento en mi cabeza y actuar comotal. Una de mis tareas pendientes eracomentar más a menudo. No podía seguir obrando de manera egocéntrica. Junto coneso, mi otra eterna y utópica tarea: diseñar el blog. Algo que parecíaimposible, pero al fin le hice un diseño, y no hay duda alguna de que si nofuera por la ilusión de entonces debido al apoyo que había recibido de lacomunidad esa gesta habría sido imposible. Sí, gesta, porque para alguien comoyo tan ignorante de la informática conseguir algo semejante fue más que épico.Claro que no era un diseño con Photoshop ahí “to guapo” como los demás, yo metenía que conformar con Gimp XD y con mi manquedad tecnológica. Pero aunquequizá cutre, al menos temía mi propio diseño.

Empecé a sentirme parte de la comunidad, un bloguero yaconocido y asentado, y se notó en mi frecuencia de escritura tanto subiendoentradas como comentando. Construí mipropio Libro de Visitas, el cual inexplicablemente fue portada enMeristation XD, y eso que había muchas y mejores alternativas. El poema cómico Una clase muy aburridafue la siguienteentrada, y finalmente subí el último de los dos grandes proyectos cuyasprimeras palabras fueron redactadas hacía año y medio en aquella vieja libreta…Elprimero era “La Odisea de Mou”, éste era una entrada explicativa sobre análisis de videojuegos, en la quedefinía la manera en que iba a analizarlos. No estaba previsto, pero debido ala presencia de dicha entrada me vería semi-obligado a publicar un análisis dealgún juego. Si no, esa entrada no tendría mucho sentido. Para entonces yatenía el análisis empezado, el cual al igual que otras cosas debe su existenciaal feliz momento gamefiliano que atravesaba, que me inyectaba un subidón devoluntad para escribir y subir entradas totalmente paranormal. Parecía mentira,pero ambos ya estaban en el blog, blog que ya no era el mismo de antes. 

 

 

 

 

Maximum trolling:conseguir llevar un libro de visitas a portada 

 

 

 

 

Los misteriososduendecillos de Gamefilia vino después. Esta entrada la disfruté muchoescribiéndola, y no fue prevista, al contrario que muchas otras. Me vino derepente la idea y me puse a ello. Sorprendentemente la acabé y publiqué esamisma tarde, lo cual va en contra de la tónica de los largos tiempos de esperadesde que comienzo una entrada hasta que la termino y la subo. A ésta le siguió una poética sobre un incidente con mimóvil y una encuesta sobre el temade los comentarios en entradas antiguas, que tuvo buena aceptación.

Al fin, en los finales finalísimos de septiembre, mi blogvio nacer al primer análisis. Se trataba del Brain Training. Me decepcionó un pelín recibir sólo un comentario,pero es bastante comprensible. Me salió bastante largo y quizá pesado, ademásde que probablemente a estas alturas no habría mucha gente interesada en leerun análisis de ese juego. Supongo que será de los más largos que me salgan, nome imagino extendiendo tanto los de otros juegos, especialmente los que tienenhistoria y las opiniones se pueden contar de manera más resumida. Aunque quequede claro, no hago análisis como los demás, buscando el interés del lectorante una novedad. Ya expliqué que aquellos de los que hablaría serían muyantiguos. El objetivo simplemente es describir lo que me pareció un juego, ypor qué no, algo de nostalgia-service, en ningún momento pretendo ser unreferente de novedades. Por otra parte aunque es probable que ya no sean tanlargos como el de ese juego, debo advertir que seguirán siendo largos engeneral. Y demasiado serios, sí…Nada recomendable si se quiere atraer lectorespero si cediera a lo popular sería ir en contra de mis principios y de lo queen realidad querría escribir. Es mi estilo y seguiré fiel a él, a pesar de quemucha gente puede que se eche atrás, y no sin razón.

El reciente programa de Antena3 Los mayores gamberros me dio para hacer una entrada-recomendación.A continuación, una encuesta nostálgicasobre los concursos de Gamefilia (a ver cuando regresan…siento que merepito), que tuvo buena participación. Después publiqué un poema profesoral que se me había olvidado, dos años y pico despuésde que creyera haberlos subido todos XD. Las últimas incorporaciones fueron laestrambótica y esperpéntica entrada Idasde olla #1 (habrá más de estas excentricidades), otra entrada-inocente fingiendo que me iba XD y una reflexión con humor ácido sobre losinsultos (bueno, reflexión, reflexión…pocoXD), de esas que al igual que lade los duendecillos disfruto mucho escribiendo y tardo anormalmente poco enacabarlas.

A día de hoy, el blog suma más de 20.000 visitas, más de 30entradas I+D 100 comentarios (vale sí, algunos míos). No está mal para un novato, pero con 3 años a misespaldas aquí no es un essitaso que digamos. Para el tiempo que llevo la verdades que he hecho poco. La mayoría de blogueros que llegaron a ser famosos yaconsiguieron eso tras su primer año de vida bloguil, incluso menos. Pero almenos he conseguido asentarme en este gran lugar y hacerme un pequeñochiquitito rinconcito entre los grandes. Sé que ser muy conocido tampoco es tanimportante y ansiar eso es uno de los equivocados y desaconsejablespensamientos que más atormentan a uno cuando inicia un blog, y yo no fui unaexcepción. El objetivo ahora es mantenerse en esta línea y subir entradas cadano mucho tiempo, tengo mucho en la cabeza y os podría prometer cosas, perodebido a mi vagancia y a lo que tardo en hacer entradas prefiero callarme laboca XD.

Sin más, me despido de vosotros hasta Dios sabe cuándoy os agradaezco profundamente el apoyo, porque suena cursi y es un topicazoempalagoso de la MUeerrrrte, pero es verdad: sin vosotros no habría llegadoaquí. Un cordial saludo.

 

 

 

 

Maximum King oftrolling: haciendo spam de mi propio 

blog en mi propioblog