¿A qué juegan los niños de hoy en día?

Los nostálgicos como yo solemos pensar que cualquier pasadofue mejor, casi en cualquier aspecto. Esto, obviamente, no es verdad, o almenos no del todo, pero hay cosas que cambian o desaparecen con el paso deltiempo y ya no vuelven, y si regresan, no lo hacen de la forma que recordamos.A mí la música de hoy no me gusta tanto, y las nuevas series no me apasionanigual que lo hacían otras antes. Sé que este pensamiento no es el popular y mehace digno merecedor de la medalla cebolleta. 

 

Con los videojuegos voy poco a poco sintiendo esa sensaciónde “esto antes estaba mejor” y me doy cuenta que ya me falta poco paraconvertirme en uno de esos viejos cascarrabias que no hacen más que soltar esode “En mis tiempos…”. Pero creo que no soy el único que piensa así.

 

Hoy día veo cómo las cosas que me gustaban hace años hanevolucionado a algo que me llega a aborrecer, a no gustar, a no ilusionar, osimplemente, ni han evolucionado. Simplemente se quedaron ahí, en un buenrecuerdo del pasado. Al menos son algo de lo que uno aún puede acordarse oencontrar por algún sitio para disfrutar una vez más de aquello que nos hizotan felices cuando éramos niños.

 

Niños…Esa época maravillosa, en la que nuestromayor quebradero de cabeza era pensar en qué gastar el tiempo durante lapróxima hora, en cómo seguir disfrutando del tiempo, sin las preocupaciones querodean a cualquiera cuando llega a la edad adulta. ¿Y si fuéramos niños otravez? ¿Y si tuviéramos 7 años pero hoy día, en pleno 2014? ¿Seríamos igual defelices con lo que hay en la actualidad que con lo que teníamos antaño? ¿Cuáles el panorama que un niño de hoy se encuentra? Y lo que atañe a este artículo:¿serán los juegos actuales igual de icónicos para los infantes de este tiempo quelos vanagloriados juegos que a muchos de nosotros nos hicieron soñar? ¿Sonigual de recomendables? ¿En qué ambiente está creciendo ese niño? (Ya meparezco a Rajoy XD).

 

 

 

 

  

¿Es bueno el rumboque toman los niños de hoy?

 

 

 

 

Es fácil darse cuenta de que esos chavalillos están cursandouna época bien distinta a la nuestra. Nosotros crecimos en un marco históricoen el que eso de “Internet” nos cogía desprevenidos y por sorpresa, era algocasi como de ciencia ficción. Ellos han nacido con la era de la información yde la tecnología bien asentada ya, muy desarrollada. Con un móvil debajo delbrazo en vez de una barra de pan. Cada vez es más baja la edad a la que un niñomanipula algún dispositivo de avanzada tecnología, ya sea un ordenador, unaconsola o hasta una tableta (no de chocolate, la otra…Vale, un mouchiste dignode pedradas). Niños que cada vez menos saben lo que es aburrirse y salir a lacalle a divertirse con algo sencillo, que se quedan enganchados a alguno deesos aparatos incluso antes de pedir un Happy Meal en el McDonald’s.

 

 

 

 

 

Losvicios surgen cada vez a edades más tempranas

 

 

 

 

No puedo evitar pensar que muchas de las cosas que megustaban son mejores que las que hay ahora, seguramente debido al factornostalgia, que pesa demasiado y también el hecho de que es con lo que crecí yguardo buenos recuerdos de ello. Los juguetes de hoy (si es que cuando uno selevanta ñoño..) me desconciertan (¿Gormiti? ¿Qué coño es eso? Donde estén unosbuenos Bionicle….a los cuales creo que sólo jugué yo XD) y también meentristecen un poco, preguntándome si la infancia de los chiquillos de hoy serátan buena como la nuestra. Es también el sentimiento que tengo respecto a latelevisión y a los videojuegos.

 

Nos acordamos de series emblemáticas como Dragon Ball y Z(en general, aunque muy probablemente exceptuando GT, y del comprensibledesagrado de un ya antiguo perro de cacería de por aquí, en el exilio actualmente ), Digimon, Oliver y Benji,Pokémon, Dexter, Rugrats, Las súpernenas, Las tres mellizas (sonrojo máximo),Gargoyles (esas gárgolas de piedra que por la noche cobraban vida), Los Simpson(pero los de verdad, aquellos cuyo doblaje fue dirigido por el Homer españolCarlos Revilla), La familia crece, Spiderman, Doraemon (yo vi poquitos y envalenciano XD, en Canal 9, ahora tan desafortunadamente cerrada), La Banda delPatio, El inspector Gadget, Los Picapiedra, etc. etc. Y por supuesto las que eran con actores reales que tambiénhabía a patadas y muy buenas, pero quiero centrarme principalmente en las dedibujos (aunque muchas de carne y hueso también eran geniales y apropiadas parael público infantil). En resumen, cosas que los noventeros disfrutamos viendode peques en el salón de nuestra casa.

 

 

 

 

Míticas series de“aquellos tiempos”..(snif snif, ya soy un viejuno)

 

 

 

 

Con el paso del tiempo esas series se fueron acabando, ymuchas ya no volvieron a repetirse. El horario infantil fue quedando cada vezmás de lado para ser sustituido por las más actuales noticias sociopolíticas o loscotilleos de, atención, 4 horas diarias de duración. Más el Deluxe del resto dedías. Y sí miro a alguien (ejem… Tele5, ejem…. ejem y más ejem).

 

Además, con la llegada del TDT definitivamente los dibujos yseries para niños han quedado relegados a canales temáticos y específicos quevan justamente de eso, de dibujos. Véase Clan, Boing, la vergonzosa y a migusto con más cantidad que calidad Disney Channel… ¿Cuánto hace ya de la últimavez que se vieron en los canales principales? ¿Cuándo fue el último día quevimos alguna figurilla animada en Antena 3, La 5 o La 1?

 

No sólo se han visto apartados de la televisión principalsino que también han mermado en número y en calidad. Pero como dije lo másprobable es que me parezca así por el factor nostalgia. Gunball, Hora deaventuras y Phineas y Ferb son de lo poco salvable en estos tiempos y aun asíme parece que no serán tan nostálgicamente recordados y alabados en un futuropor los niños que los ven hoy como aquellos que de peques veíamos nosotros. Talvez porque esos dibujos tienen un enfoque algo más adulto y “cool” de forma queun chaval de 15 años también pueda disfrutarlos. Y sé que he dicho que no iba anombrar nada de carne y hueso pero es que me ha entrado una de esasinspiraciones insanas… 

 

 

 

 

WTF?¿Pero qué mierda es esta? Joder, los cuatro putos jinetes del apocalipsis, sóloque uno más y dando mucho, MUCHO más miedo. La vestimenta, artilugios, enemigosy zords no podrían parecer más de mentira. Para pillar un sarpullido y nosoltarlo, hoygan. 

 

 

 

 

 

¿Qué ha pasado con los videojuegos? Tres cuartos de lomismo. Esta generación, aunque buena, no me ha gustado tanto como otras que hevivido (que vale, son muy pocas), y ha brillado por su casi ausencia de juegosespecíficos para el público infantil (o no tan infantil), tan buenos como pararecordar por siempre y de gran desarrollo. Ojo, que me refiero a juegos quehayan tenido esas tres características, porque está claro que en esta“Generación casual” (en parte) han salido muchos juegos para niños oaparentemente infantiles. Pero no es lo mismo que antes. Y sí, yo hoy día aúnme seguiría divirtiendo con juegos “infantiles” de antaño, o con nuevos si loshicieran como toca. No por parecerlo tienen que serlo, o bueno… puede que losean, pero la gente sigue jugando al Mario y alabando héroes caídos endesgracia como Spyro o Crash. Y no son unos niños inexpertos, precisamente.Aunque la estética sea desenfadada, la jugabilidad interna es de calidad. Eranjuegos tan hardcore como lo considerado hardcore hoy en día. Eso es lo que seha perdido. El desenfado, la gracia y la magia del videojuego.

 

 

 

 

 

 

La excesiva madurez de la industria

 

 

Pensadlo por un momento, ¿cuántos de los juegos que más oshan gustado de esta (o pasada mejor dicho) gen son o tienen un aspecto infantilo desenfadado? ¿Tenéis alguno? Vale, ¿es un indie? Entonces no cuenta, porqueno entra dentro de una de las características que expongo arriba, la deproyecto de gran desarrollo. Y ya si quitamos a Nintendo que se da por hechoque siempre lanza juegos de este tipo pues nos quedamos en pañales.

 

Es por ello que este artículo se centrará en Xbox 360 y Play3, pues Nintendo ha seguido siendo fiel a sí misma y sí ha sacado una cantidadconsiderable de juegos de ese estilo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué juegos desenfadados de gran desarrollo (se les llamatriple AAA, ¿no?) hemos tenido para la anterior generación? Algún Banjo para360, también un Viva Piñata, y en el caso de PS3 hemos tenido dos Little Big Planet,varios Ratchet & Clank (saga sobreexplotada en la séptima generación, a mijuicio), un nuevo Sly que en pleno 2013 hubiera pasado perfectamente por unjuego transgeneracional PS2/PS3 (y aun así gustó debido más a la notableausencia de juegos así durante estos años que a la propia calidad del juego),Ni No Kuni y algunos más que me estaré dejando, entre los que seguro seencuentran muchos de 360 a principios de generación.

 

Así, nombrándolos uno a uno, parece que haya habidobastantes, pero no se puede comparar con el número de juegos de acción y/otemática adulta por los que han sido sustituidos en la pasada gen, y ni muchomenos ha sido lo que ha abundado. Ha habido también chorri-juegos que nidivertirían a niños de 5 años. No son ni la sombra de lo que fueron en su día. Antesestaban los Crash, Spyro, Rayman, Sonic, Medievil (de aspecto tétrico, sí, peroigualmente desenfadado). Algunos, como Rayman, han vuelto, y han sido muy bienacogidos por los jugadores, aunque personalmente yo hubiera preferido unregreso en 3D como en Rayman 2. De otros, como Crash y Spyro, se han esperadosecuelas dignas de sus trilogías de PS1, pero no han llegado. Sólo Spyro havuelto de una forma tan lamentable que no merece la pena decir nada más, nisiquiera el nombre del juego.

 

Era la época de las mascotas, tiempos en los quepredominaban las plataformas. En la sexta generación no dominaron tanto, perosiguió habiendo buenos referentes, en los que ya se empezaba a notar el tintemaduro o de acción: Ratchet & Clank, Jak & Daxter (ambos con armas ensu haber. Curioso el cambio del Jak 1 al 2, de la pura plataforma a lacombinación con la acción. Esto pasó tras la salida del primer R&C.¿Casualidad?), Sly, Prince of Persia o Kingdom Hearts. A la palestra surgieron novedadescomo la cancerígena saga Call of Duty (tras pasar por los ordenadores), DevilMay Cry, Halo y God of War, lo cual reflejaba por dónde se estaba encaminandola industria. La madurez, seriedad y realismo se empezaba a notar.

 

 

 

 

El rey de lasplataformas. Muchos intentaron

desbancarle de sutrono. Algunos se le acercaron, 

ninguno lo consiguió. 

 

 

 

 

Hoy parece que es la época en la que los juegos buscan antetodo poderío gráfico, parecerse más al cine, ser más maduros, más adultos. Cadavez la afluencia de juegos desenfadados es menor, e incluso a veces se les miracon aversión al ser tan anecdóticos y por tener esa estética infantil,tremendamente diferente a lo popular hoy día. Hasta tal punto que se llega adecir que Nintendo es para críos y que ese tipo de juegos no son juegos deverdad, son casual, no hardcore. Definición errónea porque esos términos seemplean para decir lo asiduo que es uno a jugar, no lo fáciles o infantiles queson los juegos, pero con el tiempo se ha acabado por darles ese significado.

 

Juegos que no pueden gustar a personas que ya están en laadolescencia o la han superado ampliamente. Se ha tenido tanta obsesión porhacer que los juegos no tengan esa apariencia de juguete interactivo tancriticada en su tiempo, tal obsesión con hacer juegos de corte más adulto yserio, que se ha terminado por tirar por la borda aquellos juegos querespiraban magia por los cuatro costados, que ya no tienen casi cabida en elmundillo actual. Sin tiros y sin sangre no se pueden esperar grandes ventas. Ysin gráficos, por supuesto, que parece ser lo más importante en los juegosactuales. Juegos más maduros, más reales y más adultos.

 

Y un claro ejemplo ha sido este E3 2014. En su mayoría,juegos oscuros, tétricos, sombríos, crudos… ¿Así es la realidad? Un post enMeri decía que qué depresión de juegos. Estoy de acuerdo. No sé si es que losdesarrolladores están de bajón o quieren deprimir al consumidor en unainteresante campaña de marketing depresivo mediante la cual misteriosamente lapersona con depresión compra más, pero mucho de lo mostrado en la feria lucíadesesperanzador.

 

Juegos así te pueden gustar, por supuesto, pueden sergeniales, no lo dudo, pero cuando ves sus trailers a lo máximo que aspiran es ahypearte. Casi nunca te entrará esa ilusión ingenua de un niño o te harán decir“Qué juego tan encantador. Precioso, muy bonito”. Incluso Uncharted 4 haapostado por la temática oscura, siendo una saga que acostumbra a ser bastantecolorida. En serio, falta color en los juegos de hoy en día. Por esa razón enparte creo que luego la gente se ha emocionado al ver ese nuevo Zelda (apartede que lo estaban esperando con ganas), por el contraste con lo desolador hastaese momento mostrado, haciendo gala de un estilo artístico preciosista.Maravilloso.

 

 

 

 

 

¿Uncharted 4? Másbien Uncharted Souls

 

 

 

 

Parece que hoy en día los juegos de aspecto infantil nopueden ser tomados en serio. Pero resulta curioso pensar que hace 20 años más omenos, la prensa especializada no paraba de analizar juegos así. Gente de 30 ó40 años describiendo formalmente un Mario o un Spyro y disfrutando de lo lindoal jugarlos. Hoy imaginarse a un prestigioso analista disfrutando con un juegoinfantil es casi impensable. Preferirá la acción o lo adulto y realista de losjuegos de ahora.

 

Por aquel entonces eran considerados juegos hardcore, y nose criticaba su aspecto ñoño, porque la mayoría eran así. Es cierto que partede la prensa aún en la actualidad sigue tomándolos en serio (a pesar de que losgrandes nombres de la generación según ellos son de corte más adulto. Y ademáses que no tienen otra que analizarlos. Son juegos, les guste o no), pero porparte de los usuarios estos juegos han perdido mucha consideración.

 

Y es que la gente que se inició en esto de los videojuegosen los 90 ha visto cómo los juegos han crecido y cambiado con él, adaptándose alos gustos de una persona que ahora pide juegos más realistas cuando en uninicio disfrutaba con juegos “para niños”. Por el contrario, eso no pasó conquien empezó a jugar en la época de la primera Nintendo, pues pasados 15 añosveía cómo la industria seguía produciendo juegos de corte similar. Si con 8años creció con Mario, después, con 23, se daba cuenta de que otros personajesde parecida índole llevaban ya un tiempo existiendo: Crash, Rayman, etc. Pasados15 años el panorama no había cambiado demasiado.

 

Pero la realidad actual es que hay una enorme diferencia enlos tipos de juegos en un marco muy estrecho de tiempo. Se está empezando aolvidar e incluso degradar a los juegos desenfadados cambiando la balanza hacialos más adultos y realistas.

 

Por supuesto, esto no pasa con todo el mundo. Muchos sonunos apasionados de esta nueva tirada de juegos pero al mismo tiempo disfrutancon los juegos de tipo más clásico. Sí, clásico, porque esos jugadores (entre losque me incluyo) echan de menos juegos que se asemejen a lo que jugaron cuandoeran pequeños, y saben que en la pasada generación ha habido muy pocos,relegando dicho tipo de juegos a una época distante, lo que automáticamenteconvierte a los juegos de su infancia y cualquiera actual que se asemeje a ellosen juegos clásicos o de jugabilidad clásica, al menos para ellos mismos. Es enparte la razón del éxito de los indies, con ideas frescas o quizá no tanto,pero que aportan frescura al apostar por jugabilidades de antaño entre tantostiros y acción. Muchos de ellos han disfrutado tanto o más con un indie que concasi cualquier juego triple AAA.

 

Pero el problema radica en los niños. Los chicos de 10 años(o incluso menos) que han empezado en la séptima generación se han empachado detiros y juegos adultos (salvo los que hayan optado por la Wii). No han conocidootra cosa. No saben lo que es un Jak & Daxter, un Beyond Good & Evil,un Conker o un Medievil. A menos claro que alguien se los haya dado a probar ose hicieran con una de esas maravillosas recopilaciones HD.

 

La pregunta es: ¿es recomendable el tipo de juegos actualpara un niño que se inicie en los videojuegos? Yo creo que no, a no ser quealguien controle a lo que juegan, pero los padres no suelen hacerlo. Cada vezla edad recomendada es mayor, el +16 ó +18 se ve más en los juegos, y teencuentras a niños hablando soezmente en el online de un shooter. No veoapropiado que un niño pequeño juegue a un GTA. El mercado se ha olvidado engran medida de los infantes. Ha aprovechado el incremento de popularidad de losvideojuegos y su globalización gracias a Internet para imponer a la gente yadesde pequeña el tipo de juego que quieren vender. Para que desde el principiojueguen a lo mismo que los más experimentados. Hace tiempo un forero de lamisma Meri decía de un familiar suyo de unos 10 años que su juego favorito eraun Call of Duty. Muy triste.

 

 

 

 

¿Es esto normal? Yocreo que su cara

te indica que no hashecho bien en 

regalarle esas cosas. 

 

 

 

Y sí, hay juegos para ellos, pero son chorri-juegos engeneral y en proporción con los adultos una minoría, y no tienen la calidad dela que en su tiempo gozaban los famosos clásicos plataformeros. Hoy en díamuchos veteranos recuerdan con nostalgia y afecto un Ratchet & Clank, unSly, un Zelda, un Metroid o un Pokémon. Los niños recientemente iniciados noguardarán en su memoria juegos de tipología similar, y si lo hacen seguro quedichos juegos palidecerán ante los anteriormente citados. Sus recuerdos losocuparán Assassin’s Creed, Gears of War o Uncharted. Que son geniales, no digoque no, pero no son precisamente lo que yo dejaría que jugase un hijo mío enprimer lugar.

 

Y es que se tiene la sensación de que a pesar de que en sumomento las plataformas fueran lo mayoritario, no cansaron tanto como lo estánhaciendo los shooters en este momento. Abundaban, incluso había demasiados,pero no dejaban esa sensación clónica, aunque fueran clones en base. Cada unotenía sus particularidades únicas que los diferenciaban del resto. Los juegosno eran tan populares ni estaban bien vistos (bueno, ahora tampoco es que…), nicontaban con los medios actuales de promoción, por lo que tenían quecurrárselos para asegurar una calidad que consiguiera ventas. Por eso es quemucha gente dice: “Ya no se hacen juegos como los de antes”.

 

No digo que tengan que volver a ser lo único que haya,cualquier exceso es malo. Lo bueno es tener un poco de todo. Juegos adultospara unos y aventuras desenfadadas como las de antaño para otros. Hoysimplemente se hace una encuesta de mercado implícita de lo que más vende, unglobo sonda, y si tiene éxito se explota. Sin muchos cambios entre una entregay otra. La ley del máximo beneficio con el mínimo coste.

 

No hay distinción de edades. Juntan tanto a un niño de 10años como a un hombre de 27 en el online de un juego de guerra. A esto jueganlos niños de hoy en día. Toman este tipo de juegos como referencia, no saben loque es la verdadera magia videojueguil. Y de ahí surgen los niños-rata, muchasveces presionados por su propio ámbito social, pues no pueden jugar a otra cosadistinta a la de sus amigos o no se integrarán.  

 

 

 

 

 

 

 

 

El mercado ha cambiado, como diría Solid Snake si el mercadofuese una guerra. Y de hecho lo es, una guerra para llevarse el gato al agua,por inventar otra saga que venda tanto como Call of Duty, una guerra por hacerque a todos les guste lo mismo, lo más fácil de hacer y vender, y sindistinción de edades. Los indies son la última esperanza. Esperemos que supopularidad sirva para traer de vuelta la ilusión de los niños que llevamosdentro, para hacer proyectos desenfadados de envergadura. Se perciben tímidospasos. Sony y Micro se han dado cuenta de su potencial y los están apoyando másque nunca, habiendo cada vez más juegos indie que se pasan completamente a las 3D.Si bien es cierto que esto podría significar su envenenamiento al querergarantizar ventas y por tanto volver a las andadas de trabajar poco pararecoger lo máximo.

 

Veremos en qué queda todo esto y si el color y la magiavuelven. Pero sinceramente creo que la época de los grandes juegos “infantiles”quedó atrás. Juegos a los que un servidor le encantaría volver a jugar y de vezen cuando lo hace con los ya considerados clásicos. Y no le da vergüenzadecirlo.

 

Venga, a ver quién es el listo que cuenta cuántas veces hedicho lo de realista, maduro, serio y adulto y cuántas veces me he puesto aponer ejemplos de juegos de antaño XD.

 

Y ahora, como diría Bilbo Bolsón: necesito vacaciones, unasbuenas vacaciones. Y no espero volver. La verdad, no pienso hacerlo. Al menoshasta que me entre el gusanillo. El gusanillo de volver a dar tecladazos.

 

¡Lamento anunciar que ha llegado el final! Ahora me iré. Osdedico mi más sentida despedida… Adiós.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Y ahora cojo mi anillo,me lo pongo y desaparezco).

 

Meristation Off Topic

"Aquí se habla, desde el respeto, sobre todo tipo de temas que no tienen cabida en otros foros."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"desde el respeto" 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mis entradas se empiezan a paracer a las geniales noticias amarillistas y desinformadas de meri ¿eh? Cada vez me parezco más a Kojima: digo que mi próxima entrada será la última y aquí sigo LMAO

¿El fin de gamefilia?

Todo el mundo se está marchando. El sueño que empezó hace 6 años allá por el 2008 parece llegar a su fin. Todos se están yendo a Zona Delta, y muy pronto este lugar, este "lar" en plural como le gusta llamar a la gente será sólo un recuerdo. Me pregunto si de aquí a no mucho nos encontraremos (yo y quienes se dejen caer por aquí de vez en cuando) con la situación de que las mismas entradas están en la principal durante días, que la mayoría son videogameplays spamtásticamente linkeados de Youtube, y que los blogueros auténticos que aún pululen por aquí escriben muy ocasionalmente. 

Por mi parte, no tengo en mente cambiar Gamefilia por Zona Delta, pero tampoco puedo asegurar hasta cuándo seguiré aquí. Mi bombilla se ha fundido, como quien dice (si es que lo dijo alguien xD), y por tanto este escrito constituye también mi despedida. Qué curioso, uno nunca llega a pensar que lo hará, pero tampoco se imagina que Meri saldrá con otra de las suyas y se caerá el servidor, que los blogueros se irán todos a una a otro sitio donde puedan escribir y publicar en condiciones, y que el número de entradas de verdad y las ganas ya no son lo que antes.

Tal vez sólo necesite un tiempo para descansar, pero por lo pronto sólo me queda una entrada más que publicar, un texto que empecé hace un tiempo y que terminaré para no tener la sensación de haberlo empezado para nada, aunque lo haré con la misma desgana con la que llevo escribiendo estos últimos meses.

Ha sido un año genial (realmente sólo cuento este año como verdadera vida bloguil), con gran euforia y ganas de hacer cosas, pero eso parece haberse acabado. Por mi parte y parece que por la de muchos también, aunque por distintos motivos para dejar de seguir aquí. Parece que sí, Gamefilia ha llegado a su fin. 6 años, que se dice pronto.

Ha sido un placer. No diré "hasta nunca", porque no sé si me entrarán ganas de ponerme sobre el Word (queda mejor "sobre el papel" pero claro, no es estrictamente cierto). Tampoco puedo decir "hasta luego" por la misma razón. Podría decir "hasta siempre", pero suena contradictorio y nunca llegué a entender su significado. Lo dejaré en un plagio de un buen bloguero de por aquí:

 

 

SALUDOS AFECTUOSOS 

El poema más bonito del mundo

Yo soy Mou,

el que te focka,

el que te vuelve loca,

quien la tiene tandura como una roca,

quien para este poemase metió coca.

 

 

Soy el masoca,

el que estorba,

el que te lo hacesiempre a deshora,

a quien todas lasmamadas del mundo le parecen pocas.

 

 

Quien delante de tuspadres te sonroja,

con sus amigos teignora

y con tus amigas nite toca.

 

 

Soy carnicero,

me lo monto contigo

y con otras chicasdel mundo entero,

y además sin dinero.

 

 

¿Me complementas? No,me provocas

para que te lo haga atodas horas

a ti, a la del coño loca,

y te ponga mirando aCuenca no, a Roma.

 

 

Ingenua y fogosa,

crees todo lo quesale de mi boca,

crees al que tienelabia,

al de las promesasrotas.

 

 

Y volverás a por mí,

vendrás pidiendo más,

pero me habréolvidado de ti

y empezarás a llorar.

 

 

Fría y desconsolada,

de mi vida porsiempre saldrás,

únicamente acompañada

por una imagen que noolvidarás:

 

 

A mí, con nueva novia.

Otra ingenua más.

Yo me follaré a ellay a otras.

Ella creerá que mepuede hacer cambiar.

 

 

 

 

Y la historia volveráa empezar…..

Un bicho en mi pantalla

Hace unos días que me he fijado en un puntito negro alargado (entonces ya no es un punto) en el monitor de mi pantalla. Pensé que era una mota de polvo o algo de suciedad. Pero lo flipante es que ¡se movía! ¡Era orgánico! Un bicho, un bicho en mi pantalla. Pero por dentro, ¿eh? No sé cómo demonios se habrá metido ahí. Pero un vídeo vale más que mil imágenes.

 

 

  Vídeo bichal

No, el del vídeo no soy yo XD. Era para mostraros que esto le pasa a más gente. Ni con el Paint se borra, como dice el pavo (de Campofrío). Es hasta gracioso porque a veces lo veo trepar pero cae. Hace días que no le veo. Un misterio y un motivo más de enervación debido a Microsoft y sus ordenadores que te vienen con bichos instalados. O con virus, pero virus de verdad, vivitos, que pueden ir a cualquier parte de tu ordenador sin que los puedas detener o tocar. 
¿Qué será lo próximo? ¿Antena 3 se fusiona con laSexta? 

 

Selectividad

Vídeo de ejemplo:

 

 

(A partir del minuto 0:45)

 

Léase imaginando la melodía y cambiando la letra por esta:

 

 

 

Te crees que es fácilsacar buena nota.

Te crees que no esdifícil aprobar.

Pues cada examen yasignatura

tiene más de dieztemas por estudiar.

 

 

Conciénciate delevantarte pronto

y ocho horas diariasestudiar

si no quieres pasarun gran infierno

en la prueba de laSelectividad.

 

 

¿No has oído al queno sabe rezar a Dios

para que le ayude deuna vez?

¿No te ha dicho tumadre que debes estudiar

si un borrego tú yano quieres ser?

 

 

Si un borrego tú yano quieres ser…

 

 

(Parte final)

 

Si no quieressuspender

tú te dejarás lapiel.

Si un borrego tú yano quieres ser.

 

 

 

Locutor: “El clásicode Disney, Buenasnotas”.