Opinión: Tom Clancy’s Endwar

   Otra vez de la mano de David Michaels, nos llega una nueva adaptación escrita basada en un videojuego de la factoría Clancy, aunque al contrario que en anteriores casos basados en la saga Splinter Cell, el título que nos ocupa hoy pertenece a un juego que todavía no ha sido lanzado al mercado, por lo que puede resultar interesante para aquellos impacientes que no puedan esperar Octubre.

   Antes que nada, decir que intento reducir los spoilers al mínimo, aunque es casi inevitable incluir alguno, del mismo modo que el reverso de la caja de un juego. Así que si no quieres saber nada de la historia del libro (y presumiblemente del juego) no sigas leyendo.

    Endwar nos presenta un mundo futurista pero que sigue adoleciendo de los problemas actuales, esto és, la guerra por el control de los recursos energéticos a escala mundial. En un ambiente geopolítico un poco diferente al actual, un combinado de fuerzas Estadounidenses y Europeas han de hacer frente a una invasión Rusa al frío Canadá, ya que allí se encuentra uno de los mayores depósitos mundiales de una masa que puede ser reconvertida en combustible.

     Como siempre, la lectura se torna fácil y amena (máxime si tenemos en cuenta que está en inglés, y personalmente desconozco si va a ser traducido a nuestro idioma), aunque el ritmo es algo irregular. No niega las fuentes de las que bebe, por lo que las escenas de acción son abundantes, aunque en ocasiones el ritmo se torna un tanto irregular. El argumento está construido sobre un posible futuro en cierta manera creíble, aunque a estas alturas un nuevo resurgimiento de la "madre patria" parece cuanto menos utópico, aparte de no destacar excesivamente en originalidad. Como punto a favor, me ha gustado Vatz como personaje, al quedar reflejada la angustia interior que arrastra debido a la muerte de su compañero, aunque tampoco es algo que destaque demasiado en el conjunto.

   Volviendo a la trama, la acción se situa en un punto tras el cual ya ha habido conflictos anteriores con China, la confederación Rusa y un grupo terrorista de entidad internacional, y deja el final abierto a nuevos acontecimientos, por lo que es factible pensar que dichos hechos queden reflejados en otros títulos de esta u otras series. Recordad que una de las características de las obras de Tom Clancy son las apariciones de personajes de otras series, por lo que es fácil leer algo sobre Rainbow Six en un libro de Splinter Cell, escuchar hablar de Sam Fisher en boca de Jack Ryan o como en este caso, descubrir que el Capitán Mitchell (Ghost Recon) ha llegado a ostentar el rango de General. Esta "modulación" de los hechos, añade algo interesante a todas sus obras, ya que para conocer el mundo en el que se desarrollan los acontecimientos, se hace necesario leer y jugar con personajes desde muchos puntos de vista (de forma similar al universo de Marvel con sus múltiples superhéroes).

     En resumen, otro libro más que no aporta demasiado al género literario, pero que facilita pasar unas cuantas horas pegado a él. Cumple con su obligación sin más aspiraciones.