Ganar a cualquier precio

Cuando uno se pone a un videojuego su intención, aparte de pasarlo lo mejor que pueda, es intentar ganar sea a la máquina u otro jugador, sin embargo, hay ocasiones en que ese afan de victoria va más allá de lo que podría considerarse permisible y se usan métodos o sistemas un tanto rateros que desvirtúan por completo la experiencia de juego.

Sobre todo en los modos online es donde más se pueden observar conductas dirigidas a un fin en concreto: ganar como sea. Si ello implica hacer trampas, pues se hacen, que se tiene que jugar del modo más ratonero y sucio posible, pues que así sea, que se ha de joder la partida a todos o a otro jugador para ganar, pues hagámoslo.  Lo cierto es que en mi experiencia de juego online me he encontrado de todo, fantásticos jugadores, buenos jugadores,  otros más normalejos, pero también he tenido la mala suerte de toparme con seres aberrantes, despreciables y que no merecen ni estar a la altura del betún que sólo consiguen que te asquees de jugar a través de internet.

Si bien en juegos de lucha y deportes el "me desconecto y te jodo" está a la orden del día queda en cierto modo "compensado" porque estos juegos suelen tener un sistema de penalización para el jugador que abandona antes de tiempo. Lo malo, pero, es que a veces pagan justos por pecadores porque si bien los hay que desconectan para no perder pueden darse casos de jugadores que deban recurrir a esto porque han de marcharse de inmediato, sufran un apagón de electricidad, o cualquier otra circunstancia ajena a su voluntad que hace que salgan de la partida en curso.

Si se pierde, pues se pierde, joder. Si el otro es mejor, sin usar sucias artimañas o triquiñuelas, pues es mejor, hay que asumirlo y aceptar la derrota. Más de una vez en juegos de fútbol me han metido un buen saco de goles pero no por ello he abandonado, sigo jugando lo mejor que puedo y al acabar el partido muchos contrincantes me han agradecido el haber seguido jugando y no abandonar a lo buitre a las primeras de cambio "como siempre les pasa".

Pero donde las cosas empiezan a preocuparme por esas ganas desmedidas de ganar es en los shooters. Poco a poco se está instaurando la práctica de ir a atacar al enemigo en su propia base y esperarlo en su punto de respawn principal. Tristemente en Battlefield Bad Company 2 de un tiempo a esta parte parece haber sido invadido por una legión de niñatos tarados e imberbes que sólo saben jugar así. 

Este juego tiene el "defecto" que en algunos modos de juego sólo hay un único punto de reaparición si no tienes a nadie de tu patrulla vivo que permita renacer junto a él. Así pues, como el equipo contrario consiga acorralarte se meten en tu base, a veces hasta con vehículos, y van matando a medida que vas reapareciendo. ¡¿Pero qué coño?! ¿Esto es jugar? ¿Esto es disfrutar un juego? NO. Esto es joderlo a base de bien. Aún me acuerdo de una partida en un escenario donde la reaparicón se hacía bajando en paracaidas, ¿y a que no sabéis qué hacían los hujosdeputa cabroncetes del equipo contrario? Pues se pusieron bien debajo de nosotros y nos disparaban cuando nos tenían a tiro sin dejar a nadie que tocara el suelo. Ni siquiera nos daban una oportunidad…  ¿Es o no es triste que haya chusma de esta clase?

Yo no digo que no haya que dominar, hay partidas en que un equipo domina todos los puntos del mapa pero se quedan en ellos defendiéndolos  esperándote a que se los arrebates, no vienen a joderte el respawn.

Eso sí, de vez en cuando tienes suerte y te enfrascas en buenas partidas, con buenos jugadores en ambos bandos y entonces disfrutas. Quizás mueres más que con los capullos jode-partidas pero al menos si te matan o pierdes comprendes que es porque el otro sabe más o ha tenido más suerte esa vez.

Yo mismo tampoco tolero estar en un equipo que hace jugarretas para ganar. Si veo que pasa lo de ir a por el enemigo en el punto de reaparicón abandono, me voy, no quiero contribuir a obtener una victoria vacía y sin sentido. 

El juego online es una gran opción en los videojuegos de hoy en día y si te juntas con gente adecuada la diversión que te proporciona no te lo da otra cosa, pero como nada es perfecto en esta vida si tienes mala fortuna te topas con esos mangantes que lo único que consiguen es que poco a poco deje de gustarte jugar online.