Bomberos incompetentes

Todos conocemos de la labor bastante sacrificada de nuestros bomberos.  Pero hoy traigo algunas imágenes, más que controversiales,  bastante graciosas. Es muy posible que la mayoría de ellas estén preparadas, pero estoy seguro que habrá motivos para que, por lo menos una de ellas, les saque una sonrisa :DFotos de bomberos graciosos

Cantidad de imágenes: 10

 

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

Fotos de bomberos graciosos

8 casos de muerte por ataques de risa

Los casos que citaré a continuación tienen como protagonistas a personas poco afortunadas, que murieron luego de un incontrolable “ataque de risa”. Si los casos son verdaderos, no lo sé, pero son los más extraños casos de muerte por ataque de risa:

1- En el siglo III a. c. el filósofo griego Crisipo murió de risa después de darle de beber vino a su burro, y ver como el animal intentaba alimentarse con unos higos.

2- Según algunas fuentes el rey de Birmania, en 1599 “se rió hasta morir cuando un mercader italiano que estaba de visita en Birmania, le explicó que Venecia era un estado libre que no tenía rey”. 

3- Dicen también que en 1660, un aristócrata escocés murió de risa al enterarse que Carlos II de Inglaterra había ascendido al trono.

4- En 1782, la señorita Fitzherbert sufrió un ataque de risa mientras presenciaba la obra The Beggar’s Opera. Cuando Charles Bannister apareció en escena como Peachum, ella tuvo un ataque de risa incontrolable tan fuerte que la tuvieron que sacar del teatro. Continuó riéndose en forma continua durante toda la noche y falleció al día siguiente por la mañana.

5- El fenómeno también está registrado en el libro titulado Crazy History donde un adivino había predicho la hora de su propia muerte. Al llegar la hora anunciada y comprobar que todavía continuaba vivo, se comenzó a reír en forma histérica, hasta que murió de un ataque cardíaco.

6- En 1975 Alex Mitchell, un albañil de 50 años de edad de King’s Lynn, Inglaterra, literalmente se murió de risa mientra miraba un episodio de la serie The Goodies. Después de veinticinco minutos de risa continuada, Mitchell finalmente colapsó en el sofá y murió como consecuencia de un ataque cardíaco. Su viuda le envió después una carta a los Goodies agradeciéndoles por haber hecho que los últimos momentos de vida de Mitchell hubieran sido tan agradables (wtf!).

7- En 1989, el otorrinolaringólogo danés Ole Bentzen murió viendo un programa de televisión. Se estima que su corazón alcanzó un ritmo de 250 a 500 latidos por minuto, antes de que sufriera un ataque cardíaco.

8- En el 2003 Damnoen Saen-um, un vendedor de helados tailandés, se murió de risa mientras dormía a la edad de 52 años. Su esposa lo intentó despertar pero no tuvo éxito, y finalmente tras dos minutos de risa continua expiró. 

12 curiosidades utiles del cuerpo humano.

Esta es una lista de 12 curiosidades (algunos trucos) del cuerpo humano, que posiblemente desconozcas. Como siempre acostumbro decir, no puedo asegurar la veracidad de todas, aunque algunas son más que obvias:

  1. En caso de que te pique la garganta rascate el oído, ya que al tocar los nervios del oído, se produce un reflejo en la garganta que causa que los músculos sufran un espasmo, así aliviando el picor.
  2. Si escuchas poco en un lugar muy concurrido, trata de escuchar sólo con el oído derecho. Es mejor para escuchar y distinguir a lo lejos y con poco volumen.
  3. Si tienes ganas de orinar, y no tienes dónde hacerlo, piensa en sexo; ya que tu cerebro se entretiene y elimina el estrés de estar aguantando la orina, y pensando en ella.
  4. Tose mientras te inyectan, de esta forma reducirás el dolor, debido a que aumenta la presión en el pecho y en la espina dorsal, inhibiendo los conductores de dolor de la médula.
  5. Para limpiar los mocos de tu nariz con tu lengua, presiona el paladar de forma muy fuerte de un lado a otro, y con un dedo presiona la parte superior de tu nariz, por debajo del entrecejo. Lo que produce es que el moco que no te deja respirar se mueva de adelante hacia atrás.
  6. Si quieres aliviar la acidez, duerme del lado izquierdo de tu cuerpo. Esto crea un ángulo entre el estómago y el esófago logrando que los ácidos no pasen del estómago a tu garganta por gravedad.
  7. Para no tener dolor de muelas agarra hielo y frotarlo por la parte que tiene forma de V, ubicada entre el dedo pulgar y el índice, del lado contrario a la palma de la mano. Esto disminuye el dolor en un 50%, ya que la zona está conectada con los receptores de dolor de la manos y la cara.
  8. Para que disminuir el ardor por quemaduras en una mano, NO es mejor hielo o agua fría. Lo mejor es limpiar inmediatamente la parte dolorida y aplicar presión con un dedo de la mano contraria. Lograrás que vuelva a la temperatura normal y evitarás que aparezca la ampolla.
  9. Para que deje de sangrar tu nariz, poner tu cabeza para atrás es un buen método, pero hace que te ahogues con tu propia sangre. El mejor remedio es poner un trapo o algodón en la punta de la naríz y apretar contra el cartílago. La mayoría de sangrados empiezan ahí, y con un sólo dedo podrás reducir el daño.
  10. Cuando estés nervioso y tu corazón no pare de latir. Pon tu pulgar en tu boca y sopla. El nervio que controla la frecuencia de latidos del corazón se puede controlar con la respiración.
  11. Pídele a alguien que extienda un brazo lateralmente, haciendo 90 grados con su costado. Pon tus dedos sobre su muñeca y empuja para abajo, pidiéndole que aguante. Ahora coloca una caja, o cualquier otra cosa, como un montón de revistas debajo del pie del mismo lado en que está levantando el brazo, creando un desnivel entre ambos pies. Presiona ahora su brazo para abajo y no opondrá resistencia. ¿Qué pasó?. Desviaste su espina dorsal, y el cuerpo interpretó que es vulnerable. Cuando esto pasa, nos rendimos y abandonamos cualquier tipo de resistencia.
  12. Si tienes que estudiar algo para mañana, leelo esta noche. Cualquier cosa que memorices antes del sueño se consolidará como un recuerdo de larga duración. Estoy seguro que la mayoría estudia 10 minutos antes del examen… es más, algunos ni estudian! :D jaja

Los hombres somos simples.

Encontré esta reflexión muy interesante, por llamarlo de alguna manera :) .

Se trata de lo que un hombre debe ser/hacer para hacer feliz a una mujer, así como lo que una mujer debe ser/hacer para hacer feliz a un hombre.

Para hacer feliz a una mujer basta ser:


  • Amigo
  • Compañero
  • Amante
  • Hermano
  • Padre
  • Maestro
  • Educador
  • Cocinero
  • Carpintero
  • Fontanero
  • Mecánico
  • Decorador
  • Estilista
  • Sexólogo
  • Ginecólogo
  • Psicólogo
  • Psiquiatra
  • Terapeuta
  • Audaz
  • Organizado
  • Buen padre
  • Muy limpio
  • Simpático
  • Atlético
  • Dulce
  • Detallista
  • Galante
  • Inteligente
  • Gracioso
  • Creativo
  • Tierno
  • Fuerte
  • Comprensivo
  • Tolerante
  • Prudente
  • Ambicioso
  • Capaz
  • Valiente
  • Determinado
  • Fiable
  • Respetuoso
  • Apasionado
  •  No debes olvidarte de:

     

    1. Hacer cumplidos a menudo
    2. Adorar ir de compras
    3. Ser muy rico
    4. No ponerla nerviosa
    5. No mirar a otras mujeres

    Al mismo tiempo debes:

    1. Estar loco por ella, sin llegar a ser celoso.
    2. Llevarse bien con su familia, pero dedicándole siempre el mismo tiempo a ella.
    3. Dejarle espacio, pero mostrar interés por lo que hace.

    Es importante no olvidarse:

    • De los cumpleaños
    • Los Aniversarios
    • Las bodas

    Desgraciadamente, incluso cumpliendo estas reglas, su felicidad no está garantizada, ya que podría sentirse agobiada por una vida de asfixiante perfección y largarse con el primer desgraciado-alcohólico-mujeriego que se le cruce.

    Ahora se preguntarán… Y CÓMO HACER FELIZ A UN HOMBRE?:

    Sólo con esto:

    1-Hacerle el amor como bestia

    2-Dejarlo en paz

    Obviamente, lo indicado líneas arriba está un poquito exagerado… o… quizás no :D , pero… definitivamente los hombres somos más simples, no creen? :D

     

    los hombres somos simples

     

    los hombres somos simples

    los hombres somos simples 

    Tatuajes originales y curiosos.


    A pesar de ser un asunto un poco controversial, esta práctica tiene miles de seguidores en todo el mundo. Estoy hablando del gusto que tiene mucha gente por tatuarse el cuerpo.

     22 IMAGENES:

    tatuajes originales 

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

     

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    ¿Quieres ser el centro de atención de la fiesta?. Aquí hay una novedosa manera de exponer los tatuajes. Los tatuajes sólo son visibles en la oscuridad y con la luz común en las discotecas (ultravioleta).

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    Así se ven con la luz del día:

    tatuajes originales

    tatuajes originales

    Como controlar los sueños.

    Durante la noche, en mis sueños, puedo ser lo que quiera. Puedo volar, entrar dentro de una película, congelar el tiempo. Todo se desvanece al despertar… pero la vivencia te la quedas para siempre

    ¿Nunca les ha pasado que mientras soñaban se daban cuenta de que estaban soñando? La mayoría de las personas han tenido alguna vez este tipo de experiencia espontáneamente, especialmente durante la niñez. Los sueños lúcidos son aquellos en los que el soñador cobra conciencia de estar soñando y a partir de esto interactúa (hasta el punto de tener el poder de manejar las cosas a su antojo) sabiendo que todo lo que percibe es parte de un sueño. Esto no solamente sucede, sino que es posible entrenarnos para lograrlo. 

     Aunque suena a utopía el control de los sueños se acepta como un hecho comprobado científicamente. Es desde 1975, cuando una serie de experimentos demostraron que era posible. Alan Worsey en Gran Bretaña y Stephen LaBerge en California, son dos investigadores que, de manera independiente, aportaron evidencia experimental sobre la existencia del sueño lúcido y aprendieron a provocar deliberadamente este fenómeno. Ambos fueron capaces de comunicarse “con el exterior” mientras dormían mediante señales previamente acordadas (tales como mover los ojos de una manera particular o respirar con mayor rapidez). Los sujetos no sólo llevaron a cabo dichas acciones sino que lo hicieron precisamente en los momentos en que el equipo electrónico señalaba que estaban soñando. De este modo demostraron que era posible actuar conscientemente mientras dormimos.

     

    El Aprendizaje del Sueño Lúcido

    I. Primer paso: Recordar los sueños

    Hablando en términos generales, quienes quieren recordar sus sueños pueden hacerlo y aquellos que, por el contrario, no desean hacerlo, no suelen recordarlos. A ciertas personas les basta simplemente con tener la intención de recordar y con ser plenamente conscientes de esta intención antes de acostarse. Un modo eficaz de fortalecer esta decisión consiste en tener un diario de sueños sobre la mesa velador e ir anotando en él, apenas nos despertemos, todos los pormenores que podamos recordar de nuestro sueño. Cuantos más sueños apuntemos, más fácil nos será recordarlos. Por otra parte, la lectura de este diario puede procurarnos el beneficio adicional de ayudarnos a comprender la verdadera naturaleza de nuestros sueños y contribuir, de este modo, a reconocerlos con más facilidad en el mismo momento en que están aconteciendo.

    Un método infalible para aumentar la capacidad de recordar los sueños consiste enhabituarnos a preguntarnos «¿Qué es lo que he soñado?» cada vez que nos despertemos. Éste debería ser nuestro primer pensamiento cada vez que nos despertáramos, sin renunciar ante la primera tentativa sino permaneciendo totalmente inmóviles y concentrados, perseverando pacientemente en el intento hasta lograr recordar el sueño.

    Como ocurre con cualquier otro proceso, el aprendizaje de la capacidad para recordar los sueños constituye un proceso, en ocasiones, lento. Debido a ello, es muy importante no desalentarnos en el caso de que las primeras tentativas no se vean coronadas por el éxito. A la larga, quien persiste en la práctica termina obteniendo resultados evidentes.

    Es importante mejorar el recuerdo de los sueños porque es imposible tener un sueño lúcido sin recordarlo. 

     

    II. Inducción al Sueño Lúcido

    Hay muchísimas técnicas distintas para llegar a tener sueños lúcidos. La más frecuente (y única que trato aquí) consiste en comenzar teniendo un sueño común, darse cuenta por algún motivo que se está soñando, y a partir de ese momento entrar en estado de lucidez. Este tipo de experiencia se llama DILD (Dream Induced Lucid Dreams) justamente porque comienza en un sueño. Esta es la que la mayoría de la gente, sin entrenamiento alguno, logra al menos una vez en la vida espontáneamente.

    Para inducirlos el primer paso es practicar el ejercicio de recordar los sueños al despertar (tal y como explicábamos en el anterior punto). Si nos levantamos apurados por entrar en nuestras obligaciones diarias, poco éxito podemos tener en lograr sueños lúcidos. Por eso conviene despertarse poco a poco, tratar de no abrir los ojos en seguida, recordar los sueños lo mejor que podamos, con todos los detalles posibles, y anotarlos.

    En la noche, antes de dormir, conviene decirse – e incluso anotar – qué es lo que uno desea hacer cuando adquiera lucidez, e ir a dormir con la intención de lograrlo. Repítete con convicción “me daré cuenta de estar soñando”. El simple hecho de desearlo es suficiente como para proporcionarnos un punto de partida.

    El siguiente paso es estar siempre atentos a las señales de los sueños mediante chequeos de realidad. 

     

     III. Test de Realidad

    En los sueños pasan cosas muy raras, cosas que por sentido común deberían delatarnos que estamos soñando. Pero a pesar de ello la mayoría de las veces somos incapaces de darnos cuenta. Tomamos todo como viene, creyendo que los acontecimientos más inverosímiles son verdaderos y al despertar nos preguntamos: “¿Como no me di cuenta de que era un sueño? ¡Era tan obvio!”

    Si ante determinadas situaciones nos acostumbramos a preguntamos si estamos soñando durante el día -en la vigilia-, con el tiempo nuestro cerebro se programa también para hacerlo durante la noche -mientras efectivamente estamos soñando-. Varias veces al día conviene hacerse esta pregunta, entrenando al cerebro para hacerlo en todo momento.

    El simple hecho de acostumbrarse a autoformularse esta pregunta es un paso elemental si se desea tener sueños lúcidos. La respuesta, cuando es negativa, suele ser automática: La realidad es contundente y cuando estamos en ella sabemos darnos cuenta con facilidad de que no es un sueño. Pero por el contrario, cuando estamos en el sueño no es tan automático. El hecho de dudar sobre la respuesta, nos da una pauta de que debe ser un sueño, porque en la realidad casi siempre nos damos cuenta en seguida de que no lo es. Podemos hacer entonces, para no tener ninguna duda, alguna de las siguientes pruebas:

    • Intentar atravesarnos la palma de la mano con un dedo de la otra mano.
    • Intentar volar.
    • Mirar con detalle las cosas, especialmente los bordes. Si son borrosos se trata de un sueño.
    • Mirar el reloj, o intentar leer algo. Si las letras y números cambian es un sueño.
    • Encender una luz o activar un aparato y ver si reaccionan de forma extraña.
    • Atravesar con nuestra mano una pared o cuerpo sólido.
    • Movilizar objetos con la mente, o hacer aparecer algo.

    Estas pruebas no sólo nos ayudan a determinar que estamos en estado de sueño y no de vigilia, sino que también sirven para “convencernos” de que estamos soñando y aumentar nuestra lucidez.

    Es posible que le tome al menos una o dos semanas antes de tener su primer sueño lúcido, así que no se desespere. Recuerde también que su primer sueño lúcido probablemente sea muy corto y un tanto confuso. Eventualmente sus sueños lúcidos aumentarán en duración y frecuencia, al igual que se incrementará el control que usted tiene sobre los mismos.

     

    IV. Qué se puede hacer

    Una advertencia: Se deberá tener un propósito claro para los sueños lúcidos cuando se vaya a dormir. En otras palabras, cada noche se debe considerar qué se quiere hacer cuando se tenga un sueño lúcido, y seleccionar una cosa. En el mundo onírico las posibilidades son infinitas, pero aquí tienen varías ideas de lo que podrían intentar.

    • Volar
    • Atravesar muros o espejos
    • Movilizar objetos con la mente
    • Cambiar el entorno/paisaje
    • Hacer aparecer/desaparecer gente y objetos
    • Resolver problemas matemáticos simples
    • Leer y recordar una vez despierto lo que se leyó
    • Recordar durante el sueño algo que se propuso antes de dormirse
    • Metamorfosear
    • Tener sexo (difícil, pues la excitación provoca el despertar)

    A veces, a pesar de ser conscientes de estar soñando seremos incapaces de manejarlo a nuestro antojo. En esos casos hay varias cosas que podemos hacer para aumentar nuestro control, como dar órdenes en voz alta (”¡Que esta persona desaparezca ya!” “¡Quiero volar!”) y sobretodo tener fe. Si estamos convencidos de que podemos hacer algo, podremos: “Este es mi sueño y yo tengo el control”.