Muerte en 3 manzanas

Bueno, aquí esta el cuento que presente a concurso, que como siempre no gané nada… ¬¬

LMAO Espero que os guste.

 

 

 

 

 

Muerte en 3 manzanas

Mi espalda… dolorido no paro de moverme, y es que estoy incómodo de todas las formas posibles, ni si quiera sé como puedo dormir conociendo la masacre que se está llevando a cabo ahí fuera, si me acerco a la puerta puedo escuchar los golpes y gritos enajenados de auxilio que provienen del portal. El miedo como plaga viral invade en todos los que observamos desde lo alto, mis vecinos en estado de shock no dan crédito a la verdad.

El hedor a carne putrefacta entra por la ventana de la habitación, un pestilente olor que atraviesa las paredes, por otra parte yo necesito provisiones para poder seguir viviendo, en cambio preferiría esperar un tiempo mas para que sea mas seguro salir a la calle. Me asomo por la ventana y veo en que ha acabado esta bella ciudad, lo que antes era un precioso lago cristalino en el que solían bañarse niños en busca de diversión ha pasado a ser un vertedero orgánico, ahora solo se bañan miembros despedazados que nadan en esa muerta extensión rojiza.

Por la calle ya solo circulan vehículos militares repasando los cadáveres que se encuentren a su camino, se ha dejado la vegetación a la merced de la naturaleza, ya no hay jardines sino praderas que se extiende a lo largo de las autopistas, que sirven de caza para todo tipo de bestias salvajes.

La verdadera lástima es lo complicado de deshacerme de los problemas, conseguir armas por aquí no sería difícil si no desvalijasen la armería hace ya una semana y solo queda un sitio donde conseguir alimento.

Como diría mi difunto amigo Max ‘Salimos de la sartén para caer en las brasas’ si… irónica su muerte, que acabo pasto de las llamas por culpa de la explosión de una bombona de butano, pretendía arrasar con un tumulto que le perseguía.

Creo que va siendo hora de hablar de ellos: Bien, debemos hacer mención al proyecto Mayhem llevado a cabo por una empresa por ahora desconocida para mi, este consiste básicamente en la alteración genética de individuos mediante un especie de virus, la razón de hacerlo así es que era la única manera viable de que funcionara con éxito, se intentaba potenciar el rendimiento físico en las personas variando la hormona de adrenalina por una mutación potenciada de epinefrina, el problema que es el que sucede en todos lo casos fue un descontrol en los experimentos, dando de por si infectados rabiosos con ansias destructivas, el dicho virus no se contagia por el aire como otros sino por sangre y saliva.

Antes de instalarme temporalmente aquí, vivía con mi novia en una casa alejados de la civilización, creía que estábamos a salvo pero no contábamos con la velocidad a la que se expandió el virus, sin darnos cuenta ya estábamos rodeados, ellos se acercaban rápidamente, pronto llegaron a junto nuestra, ya en la habitación le dije que nos separásemos para escapar,

yo huía por la ventana, ella se quedo dentro, la utilicé como cebo para sobrevivir, tuve que escapar lo mas rápido posible, eche una mirada atrás y la vi a ella, forcejeaba mientras brotaba sangre de las heridas que provocaban sus mordeduras violentas, desde entonces sueño cada

noche con sus gritos sordos y desesperados, con sus ojos ensangrentados gritaba mi nombre mientras me pedía auxilio, imploraba mi vida con todas sus ganas, yo solo corría lo mas rápido que podía, perderla era el precio que debería pagar por mi vida.

Ya en la calle, en esa orgía de destrucción, armado únicamente con el machete observaba mi meta, a unas tres manzanas de allí estaba el supermercado, era mi única esperanza de encontrar alimento.

Cada 5 segundos echo la mirada a los lados, correr es mi única devoción y aparecen detrás con sed de sangre, se abalanzan contra mí mas consigo cercenar sus cuerpos con mi arma, no tengo tiempo a pararme así que continúo con mi cruzada, rápidos son como yo incluso creen darme caza aunque es mas locura que raciocinio, una gota de sudor viaja por mi cuello, una señal de debilidad ya que se empiezan a mermar mis posibilidades y tan solo necesito unos metros mas para poder llegar, el último esfuerzo antes de poder descansar por fin, con mirada atrás yo los veo lejos pero mi destino fatal se encuentra delante de mí, golpes incesantes magullan mi cuerpo, un grito de auxilio sordo y desesperado vuelve a mi mente, pero esta vez soy yo el que con mirada violenta y brutal ansías de muerte se levanta junto con sus compañeros de caza.

Solo sabes huir 2ª parte

Esto me recuerda al bosque maldito de Katyn. Esta historia cuenta la ejecución en masa de ciudadanos polacos, en el curso de la masacre, aproximadamente de 15.000 a 22.000 polacos fueron ejecutados.

Un ejercicio de concentración, esta guerra tendrá que saldarse sin muertos, no necesito mas razones para acabar cadáver antes de que caiga el sol, es mas… esperaré a que caiga el sol para moverme, la mayoría de los animales salen de caza por la noche, y esta será una muy movida.

Y cuando la luna hace acto de aparición, empiezo moviéndome entre los árboles con sigilo mientras un pulso firme sujeta el rifle en el que confío no usar, pero antes hablo antes veo a dos personas a unos 300 metros, podría evitarlos y continuar pero sería mucho mas fácil sin tanta gente por aquí rondando.

El rifle es demasiado ruidoso por lo tanto he de utilizar un método sigiloso, y a pesar de que no era de mi interés cercenar vidas no hay otra opción, solo espero que no desencadene nada fuera de lo normal.

El filo de mi cuchillo acaricia suavemente su esófago y de pronto vuelve, otra vez esa sensación extraña, me tiemblan las manos y se nublan mis pensamientos mientras se me aprietan los dientes, arremeto con violencia a mi segundo objetivo, le atravieso el corazón y mientra mi cara bañada en sangre observa fijamente sus ojos le susurro ‘Notas eso, me lo habéis hecho sentir muchas veces, quiero que lo notes, quiero que notes el acero dentro de ti, que sientas como te corroe… ahora, descansa y disfruta’.

Suspiro de rodillas en el suelo, rabioso e incontrolable, no soy capaz de parar con los espasmos, mas al final desisto y arrastrándome por el suelo vuelvo a ver sus caras, babeando ya clavo mis pulgares en sus ojos, vacío las cuencas arrancándole los globos oculares, sabrosos y nutritivos los degusto pero se que lo mejor está mas adentro por suerte a mi izquierda encuentro una piedra contundente y con un par de golpes consigo romper el cráneo, aun caliente el córtex pinta apetecible, soy capaz de escoger con las manos los mejores trozos…

15 min. Mas tarde mi pulso se relaja y retomo la serenidad, ya me puedo centrar otra vez en encontrar la carretera.