El poder de los indeseables.

‘El día que se creo todo, Dios dejo un cabo suelto, una pieza defectuosa, y para mas inri lo hizo con su obra suprema, resulta que le dio a los humanos la capacidad de razonar, de odiar y contradecir el credo universal.

Un estigma de rebeldía, un corazón latente de maldad en la infinita bondad de su estirpe se extendió por los semejantes a lo largo de la historia, son incapaces de asimilar la capacidad que se les fue concedida, no están siquiera preparados para probar de su dulce libertad. Dios era conocedor de su error pero era demasiado tarde para revocar su hacer, demostrar que se equivoca acabaría con la lógica y la razón, es infalible y por lo tanto que errase nos hace poner en duda su divinidad, nos planteamos seriamente si su poder se extiende mas allá de lo inimaginable. Si estamos en lo cierto, si sabemos que nuestro Señor se equivoca, si sabemos que puede que ese fallo venga dado también por la imperfección del creador, entonces, y solo contando con un ínfimo atisbo de esperanza podremos revocarlo de su trono y alzarnos como los nuevos dominadores.

Y es que compañeros míos, amigos. Él les dio la tierra, les concedió a su beneplácito el paraíso y por su arrogancia e hipocresía perdieron la vida eterna. Pero Él a pesar del fraude que son los humanos les permitió que pudiesen poner en duda su propia existencia, que incluso adorasen a seres imaginarios, plagios, copias del verdadero conocedor de la sabiduría.

Con esto solo me queda evocar la rebelión!

Alcemos nuestras alas y llevemos la existencia a un nuevo hacer, un nuevo orden, destruyamos a los indeseables y condenaremos a Dios con ellos.’

Mas tarde una oleada amenazante de ángeles encabezados por el rebelde Lucifer ascendieron hasta el trono del jefe y ante su sorpresa no lo encontraron, no hallaron rastro de él.

El pequeño motín creado se preguntaba donde estaba… hasta que de pronto se les apareció un ángel, la voz de Dios apareció con apariencia de traer una respuesta, avanzó con un movimiento lento pero seguro hasta el centro de la formación y expresó sin gran sorpresa:

‘Aquel a quién buscáis vive ahora muy lejos de aquí, hace tiempo que se fue ahí (con el dedo señalando a sus pies), reside ahora entre ellos, su propia creación estaba hecho a su semejanza, habita ahora entonces dentro de cada uno de esos insignificantes humanos, y os aconsejo con mi humilde opinión que ahora solo podéis abandonar sin esperanza de llevar a cabo vuestro cometido, sigue controlando nuestras vidas, es el pequeño grillo que por conciencia guía sus actos’

Y ahora dirigiéndose a Lucifer:

‘Viejo amigo… creías que sería tan fácil con ascender a su reino y crear una guerra para conquistarlo todo?, vuelve de donde quiera que hayas venido, jamás podrás llevar acabo tu misión’

Lucifer se quedo callado un momento y contestó brevemente:

‘Me queda toda una eternidad para hacerme con el poder de este imperio, volveré con una réplica de muerte a vuestro monopolio’