Cap. 2

Capítulo 2
   Hoy amanece con una turbia discusión entre Nathalie y su padre, vociferan y discuten sobre la especulación de sus terrenos; estoy sentado en la cocina escuchando todo esto. Al cabo de 4 min. Ella baja por las escaleras entre sollozos. Está claro que he de consolarla, siendo sincero, no se si me empezará a atraer de algún modo.
 
   -Te llevo escuchando toda la mañana, ¿Cómo estas?
   -Creo que está claro que mal- Me replicó de mala manera, pero seguí manteniendo la compostura. – Puedes sollozar conmigo, intentaré hacerte sentir mejor-
  -¿Cómo?- Me pregunta entre lágrimas.
  -Para empezar, ¿Por qué lloras?- Por mi padre…
  -¿Que te hizo?- Nada- ¿Entonces?- Es lo que hice yo.
  Con cara de preocupación y un poco extrañado le pregunte. -¿Qué hiciste?-
  Está llorando a viva voz desesperada. -¡Lo mate!…
  Mi cara adquirió otro aspecto, pálido como las paredes que nos rodeaban, llegando a solo esbozar un tímido decir.-¿Qué?…
  -Fue sin querer, estaba tan furiosa por la forma en que me trata que no pude evitar golpearle con la lámpara de la mesilla de noche.
  Se me hacía complicado tragar saliva, y un escalofrío recorrió mi espalda como si de electricidad se tratase.
  -Que nooo, que es broma…- Soltó de improvisto.
 
  Solo mi cara pensando en que había matado a su padre podía igualar a la cara de idiota que se me había quedado ¡¿Que tipo de broma es esta?!, está loca sin duda, aun no me lo acabo de creer, aunque decir que por otra parte me alegro que no cometiera tal asesinato.
  -No… no conocía ese lado bromista tuyo…
  -Recuerdo no haberte mencionado que estudie interpretación hace algunos años, me sirve con el viejo. Se le ablanda el corazón cuando me ve llorar.
  -Permíteme la observación, pero pareces un poco manipuladora- Abre los ojos como sorprendida de haberle dicho lo que pienso.
  -No sabes lo que le odio…
  -¿Y por que no te vas de aquí?.-A donde quieres que vaya yo, moriría en menos de una semana deambulando por las calles. Tengo que encontrar a alguien que pueda llevarme lejos de este infierno helado.
  -¿Que es lo que buscas en esta conversación?- Nada, ¿por que crees que tengo que buscar algo, no puedo simplemente hablar contigo ? Me quedo extrañado pero sin duda creo que hay algo mas que una creciente amistad entre nosotros. Es difícil de explicar, pero nunca fue fácil de hacerlo, es simplemente un presentimiento, esas cosas se ven a simple viste; por ejemplo: Cada vez que baja por esas escaleras de madera, cuando escuchó el crujir de los pasos que bajan hasta mi presencia, empiezo a notar un hormigueo en el estómago, es un nerviosismo que no logro a entender. Nunca me había fijado de tal manera en ninguna chica como en ella; solo quizás fue hace una década, cuando tuve mi primer escarceo amoroso con una joven estudiante en la biblioteca en la calle de mi casa.
 
  Noto su especial atención y su mirada que se clava en mi presencia, escucha atenta mis palabras, pero me preocupa que es lo que le atrae de mi, o si quizás intenta jugar conmigo a algo perverso. Solo saco en claro que algo hay y eso no me sirve de mucha ayuda.
  La veo rezar por las noches antes de acostarse, lo hace al lado de cama y parece implora a dios una solución a sus problemas, yo no es que no crea en Dios, o bueno, no, no creo en él, pero es una cuestión mas bien de no conocer su existencia que tener claro que no exista, aunque si que tengo un par de razones para no creer, que explicaré en otro momento, porque ahora veo que llega la comida, y esta para nuestra suerte es mas tranquila que la pasada cena.
  Esta vez, hay dos invitados mas. Un francés que solo media palabra para despotricar sobre el gobierno, y un inglés, muy amanerado, tímido y de aspecto reservado, que conversa una par de frases conmigo.
 
  Al parecer, estos señores son otros posibles compradores del mesón y los terrenos. Estoy sentado al lado del inglés y verlo comer me resulta contraproducente; nunca me gusto ver comer a la gente, pero con él es distinto, es zurdo, por lo tanto emplea su método al revés que los demás. Cierto es que no solo en Reino Unido hay zurdos, pero me recuerda el hecho de que allí lo hacen todo al revés que en el resto del mundo. Ya sea conducir por ejemplo, el sistema métrico, etc. (Esto respecto a Europa, aunque antes dijese Mundo).
 
  Parece por momentos interesado por mi, pero no se atreve a mediar palabra, así que opto entonces por iniciar yo la conversación. -¿Estais aquí de compradores?-
-Si… vemos un proyecto de futuro muy interesante por aquí.-¿Cómo es que les vende también el mesón?- Fue una decisión de última hora, nos ofreció también la casa por un módico precio, y… cuanto mas, mejor.
  Me disculpé en la mesa y le dije a mi tío si podía venir un momento a hablar una cosa.
  -¿Desde cuando sabías que el viejo vendía la casa?- Me enteré ayer en la cena, estos tíos van fuerte y para conseguir el terreno lo vamos a tener mas complicado de lo que esperaba. Ese maldito estuvo negociando con otros compradores, se está vendiendo al mejor postor.
  -Pues no disponemos de capital ilimitado así que a ver que se nos ocurre.
  En la mesa se nos empieza a echar en falta, nuestra charla en privado pone nervioso a Fiecher.
  -Vengan pronto, si no hoy no acabamos con el primer plato.
  Nathalie permanece indiferente a todo lo que allí sucede, se limita a escuchar y comer. Por un momento, repasa con una mirada mi retorno a la mesa.
  El francés empieza con un discurso al que quedamos perplejos, creo que pretendía darse a conocer en público para ir disipando dudas.
  -Venimos directamente desde París, a visitar a Ms. Fiecher que está aquí dispuesto a vendernos sus posesiones, y tiene la amabilidad de ofrecernos una magnífica cena, creo que es conveniente hacer un brindis por él antes de empezar.
  A lo que me iba, resulta que por diferencias con nuestro gobierno que no voy a discutir ahora debemos desplazarnos a esta región.
  -¿Y por que no probáis en Inglaterra?- Interrumpí adrede yo.
  -No me gusta la ciudad, queremos un lugar tranquilo donde pasar nuestras temporadas en paz, y bueno, yendo al quid de la cuestión: Queremos llegar a un acuerdo con vosotros por el lugar sin tener que recurrir a una subasta que no nos beneficia a nadie. Veo correcto que podemos dividir a partes iguales.
  -Nosotros solo queremos los terrenos-
  -Y nosotros queremos una parte de los terrenos, por lo menos para poder crear una vía entre la casa y la carretera, y un pequeño jardín.
  -Me parece bien, nos quedaremos con el resto de tierras mas alejadas y colindantes al pazo del Marqués.
  -¿Que pretendían hacer ustedes con los terrenos?-
  -Pretendíamos, y así sigue siendo, construir un pequeño hogar donde residirán nuestros primos, que son los hijos del que es mi tío, el comprador vamos…
  -¿Y a que se dedica usted?- Dirigiéndose a mi tío.
  -Pues hasta ahora me he dedicado a la especulación inmobiliaria por ganarme mi dinero, y ahora es por buscar un hogar a mi familia.
 -No está muy bien visto a lo que se dedica si me permite la intromisión- Díselo a quien fusilo a mi mujer e hijo mayor hace ya 15 años…
  -Lo siento, no sabía nada de lo sucedido, no quería ofenderle. Aquí se callo el francés y prosiguió con su cena.
  Poco después, a la altura del café volví a salir afuera a refrescarme.
  -Veo que te gusta este sitio- Me susurró Nathalie al oído acercándose por mi espalda. -Lo mismo puedo decir- No es el paisaje lo que me trae aquí afuera, sino tu.
  Veo que aparte de contable también eres el negociador.
  -Mi tío cree que tengo mejor don de palabra para estas cosas.- No me contaste lo de su esposa…- Ah! Eso… su esposa, mi tía, estará en casa preparando la cena… lo dijo para que no le molestase, si, es así él.-Sois los dos un poco raros si me permitís la aportación.
  Me quedé callado un segundo como valorando el hecho de que si que seamos raros como ella afirma, y puede que esté en lo cierto, por lo tanto acabo por asentir con la cabeza.
  Anduvimos entonces sin un rumbo fijo, solo como pueden pasear una pareja que le gusta caminar, y llegamos al mirador, cubierto de nieve y peligrosamente resbaladizo; se podía observar la montaña que estaba enfrente a nosotros, una ladera escarpada, de difícil subida y peor bajada, me recuerda la sensación que tiene un escalador al coronar la cima. Es una sensación que debería sentir todo el mundo al menos una vez en su corta vida, puedes ver el mundo que vive a tus pies, y ser recordado por dicha hazaña.
 
  Se dio cuenta de mi expresión cuando miraba a la montaña.
  -¿La conoces?- …¿Qué? ¿A quien?- La montaña, desde que llegamos no dejas de mirar para ella- Ah, no, solo estaba pensando.-¿En que?- Viejos recuerdos que jamás volverán.
  -Vaya, eso es muy bonito, ahora te empiezo a creer con lo que me contaste de que eras escritor… Y por esas palabras parece que estés un poco triste… recuerda que los problemas que tengas mientras yo siga aquí puedes contármelos. 
  -Solo son recuerdos, no tengo ningún problema con ellos, pero si que pueden hacerme cambiar de estado de ánimo, supongo que como a todo el mundo. Te cuento la historia si quieres de un viejo, que con el tiempo fue mermando su actividad, lo que antaño era júbilo, alegría y agradabilidad paso a  rencor, avaricia y apatía. Estuvo encamado por enfermedad en su corazón el resto de su vida; hasta que dejó de vivir la suya para hacerlo simplemente de sus recuerdos, le recordaba a la gente que le visitaba o le cuidaban siempre todas aquellas historias de un joven despreocupado por el mañana. Decía arrepentirse de no haber actuado como debería.
  Tal fue el punto al que llegó, que amargó lo poco que le quedaba de existencia.
  -¿Alguna moraleja?
  -Pues mas que moraleja es un mensaje de auto convicción, debo dejar de amargarme por lo feliz que pude haber sido en otro tiempo e intentar centrarme en lo feliz que puedo ser hoy.
  -Un día debes de enseñarme como vivir la vida.
  -Necesitaría una vida entera para ello…
 
  Y aún así no te enseñaría nada bueno. Yo solo te puedo aconsejar como creo que deberías hacerlo, pero eres tú quien tiene que elegir. Lo cierto es que puede que no sea del agrado de todo el mundo como seas, pero… ¿A quien le importa? La cuestión es encontrar a alguien que seas de su agrado y no por los que digamos… les caigas mal.
  -Eso es… ciertamente interesante. Pero, ¿Que tal si continuamos esta conversación en otro lugar?
  -¿Y que tal si la continuamos en otro momento? Ahora quería ir a conocer el pueblo,  saber como es la gente de por aquí.
-Como quieras…

  Volví entre la lluvia y un viento que levantaría chozas si estuviésemos en otro lugar en este preciso momento. Ya la mayoría había empezado con la cena sabidos ya, que me encontraba de visita. Pero fue Nathalie quien aguardo mi regreso impaciente o quizás preocupada en la puerta de casa.
  -¿Qué haces aquí a la lluvia?- Esperarte.-¿Como que esperarme… ?¿Estas loca? Vete adentro, no quiero que te resfríes; después tendré cargo de conciencia- Añadí en tono jocoso.
  Esto se va sumando a una lista de cosas que hace que creo, solo afirma mis sospechas de una atracción candente.
  En la cena sigue la disputa por los terrenos. En un principio todo parecía claro respecto a la repartición, pero después de unos indicios de posibles yacimientos de petróleo parce alargar esto de forma indefinida.
 
  -¿Pero no queríais vosotros la casa solo para vivir?-¿Y que pretendéis edificar con una bolsa de petróleo bajo los pies?- Nos servirá de ayuda para una casa mejor en otro lugar.
  Toda esta conversación, se mantuvo en ausencia del Sr. Fiecher, ya que siendo él el actual propietario de las tierras sería también el principal explotador del descubrimiento, y todo nuestro proyecto se vería arruinado. Me sabe mal en principio por Nathalie y nos complica la compra, pero ahora podemos apostar fuerte por el terreno ya que será rápido de subsanar la inversión, obteniendo beneficios incluso.
 
  El silencio se hace cuando llega el Sr. Fiecher, un silencio tan repentino que se dio cuenta de que algo pasaba, aunque lo intento simular con una leve sonrisa y no parándose en su camino a la mesa.
  Ya en cama, me costo conciliar el sueño pensando en Nathalie, en como debía actuar y comportarme con ella, y también si sería recomendable tener una relación con la hija del hombre al que a día de hoy pretendemos casi podría decir engañar.

Cap. 1

He aquí el primer capítulo de lo que espero sea mi primer libro, este capítulo es corto y puede que resulte aburrido, pero es para ir entrando en la historia.

Capítulo 1

?

?

                  Llegamos a nuestro destino en este kilométrico trayecto. Estoy realmente cansado, he venido incómodo, sentado en el mismo angosto sitio durante dos días. Llegamos a la casa del Sr. Fiecher. Nos recibió con gratitud y una gran elocuencia, parecía que esperaba nuestra llegada ansioso. Con apuro nos hizo pasar, dejamos nuestras cosas en la habitación pertinente y pronto fuimos a la llamada de la comida caliente. Entre los invitados a la cena podía distinguir a ciertos personajes de la talla del viejo Perlman, que ya retirado del servicio militar acostumbraba a utilizar comidas y reuniones como excusa para relatar sus ávidas experiencias al frente del pelotón.

                  Se alisto por propia convicción a los 17 años; conoció sus primeros meses de preparación en amarga experiencia. Nos relata ahora con voz carraspeada una de sus historias en la que dice que aún con imperecedero acné, un día donde probaría el disparo le ordenaron coger un fusil de prácticas. Es lo sucedido, que ocurre mas allá del chirriante ruido de las puertas de metal contrachapado del almacén lo que realmente merece la pena escuchar, y es que allí conoció al General, y a su esposa, ¡en un improvisado bis a bis!, tal fue el sonrojo de hallarlos en dichas maneras que mas pareciese que fue a él quien descubriesen. Estas historias que nos cuenta, alegre y predispuesto a carcajada limpia, con el paso del tiempo, de ser algo razonable van alterándose los sucesos, aumentándolos de sobremanera hasta el punto de pensar en cual sería la verdadera opinión del General si aquí estuviese, pero por desgracia para mi interés por la verdad y por suerte para la confianza y expectación que Perlman ha conseguido a lo largo del tiempo el General falleció acribillado por metralla enemiga meses mas tarde.

                 El alcohol hace hincapié en las pálidas caras de los bebidos comensales, y empieza entonces un recital desafinado y a descompás de viejas canciones que perduran aún en su mermada memoria, mueven sus copas de vino como si de una batuta se tratase, a mi ese aire cargado y la espesa niebla del tabaco fumado me invitan sin mas pretensiones a tomarme un respiro afuera; allí el frío invernal típico de las regiones montañosas me cala de tal manera que solo girarme a recordar el volver a decir para mi bochornoso espectáculo que se desata me hace reafirmarme en mi postura de quedarme fuera.

                 Me sigue rezagada una joven, de aspecto elegante, de tez blanquecina y pelo castaño-rojizo, es hija del propietario del mesón. Viste voluminosa ropa de abrigo, donde solo su rostro asoma a poder ver por donde camina, mantenemos una conversación distendida, pasando así el gélido ambiente a un segundo plano.

                 Nacida en la capital en plena puerta de casa, su madre fue atendida por la vecina mas allegada a la familia, tenía conocimientos en lo que dar a luz se refiere, así lo avalan sus siete hijos también nacidos la mayoría en lugares poco comunes, ya sea por diversas razones el hospital quedaba siempre como imposible, dando lugar a verdaderas hazañas. No tuvo tanta suerte la madre primeriza en cuestión cuando fue que por complicaciones en el parto acabará finada la señora.

La joven que ocupa entonces el centro de mis miradas se refugió sin poder elegir en el amparo de su altanero y juerguista padre.

                     Numerosas mujeres pasaron tan rápido por su vida como lo hizo su madre, y no parecía tener fin el llegar de jovenzuelas por la puerta principal de casa hasta el estallido de la guerra, fue llamado su padre entonces a partir por su patria, decidió también sin gran tiempo de espera, tiempo que como excusa decir que no tenía, el futuro de su aún inocente niña, ella se quedó en el hospital donde se hizo cargo una enfermera, amiga cotidiana del ya conocido padre.

                      De actitud amable y comprensiva con una niña que a tan temprana edad casi se podía decir no conocía a sus padre la educó como buenamente pudo, fue la madre mas duradera que recordaría durante el resto de su vida. Le enseñó las labores que llevaban a cabo con los pacientes, normalmente heridos y convalecientes de guerra; todo esto lo hacía a sabiendas de que en el futuro sería la profesión a la que podría dedicarse sin complicarse la vida, pero es por tiempo del que no disponía la enfermera para poderle enseñar una educación propia de la escuela, y otra vez por falta de tiempo entre la presión laboral que ejerce, no le puede dar lo que por entonces era un lujo como asistir a la dicha escuela. Con el tiempo, ya podía practicar torniquetes en las piernas amputados de soldados, a causa de explosiones de minas terrestres que había desperdigadas en los extensos maizales de la zona este de la periferia de la ciudad.

                       Se despertó con los años según me relata (Y parece que esto le agrada, así no puede disimular una leve sonrisa) una curiosidad por aprender, que le llevó a recorrer todas las bibliotecas que se encontró; su primera impresión al contemplar enormes armarios llenos de libros fue de agobio, no sabía por donde empezar. Procuro primero ir en busca primero de información básica con la que ir conociendo los entresijos de la información recopilada por la humanidad a posteriores generaciones.

                          Ya con una base de aprendizaje básico, fomenta posteriormente conocimientos por el puro placer que supone el saber, pero no todas noticias son buenas, así que debe intentar compaginar todo esto con su trabajo en el hospital y la creciente guerra que arruina el país.

Regresa entonces su padre aquejado de una enfermedad respiratoria que le impide servir en el frente.

Se traslada con su hija a refugiarse a las montañas, aunque en principio se muestra totalmente negativa, acaba aceptando por la persuasión que influye su padre.

                            Vivirán entonces en el mesón en el que conversamos ahora mismo, en principio era propiedad de un ex-superior en el ejercito con quien simpatizo en gran medida, este también se retiro por causa de un explosión que lo dejo maltrecho y cojo hasta la muerte. Cree que resulta apropiado mencionarme que quizás durante el resto del tiempo antes de la muerte del propietario original se estuvieron aprovechando de la amabilidad y complacencia que les ofrecía, hasta recibir en herencia todas las pertenencias que el tenía, ya que sin descendencia no otra opción le quedaba.

                              Retornamos entonces al presente, donde al girar la cabeza y echando un vistazo a la juerga que apartada estaba, observo con asombro intentando recordar en mi memoria que hora era; ya todos se habían recogido a sus aposentos, dejando a la encargada del hogar recogiendo la juerga que se habían corrido.

Pasamos entonces al interior, sentados a resguardo de las inclemencias temporales, una hoguera encendida hace un rato alegra nuestros rostros, se nota que lleva tiempo encendida porque gran parte de la casa esta a una agradable temperatura. Se sienta en el que dice es su sofá personal, tiene un aspecto envejecido con las esquinas gastadas y deshilachadas, pero aparenta confortante.

-Veo que el tiempo pasa para todo lo que aquí vive, incluido lo que ni si quiera tiene vida.

-Hace tiempo que quería cambiar estos muebles viejos, pero ese cascarrabias es demasiado agarrado y despreocupado como para soltar dinero.

A cada minuto que paso con ella veo la ferviente tirria que tiene contra su padre. Puede que un poco mas de atención cuando hacía falta no originase tal animadversión. La veo mas interesada en mi vida que yo en su periplo por la suya propia, tanto que empieza con preguntas.

-Dime entonces, ¿A que te dedicas?

-Soy, digamos… un escritor frustrado, renuncié a ello por mi bien monetario. Así que por ahora me limito a acompañar a mi tío en sus asuntos financieros, actúo, podría decir como contable familiar.

-Escritor dices, serás entonces un gran lector, ¿Me equivoco?

-Pues si, la literatura me ha acompañado en mis momentos de aburrimiento, aunque no solo eso, también me sirvió como una gran fuente de sabiduría.

-Entiendo ahora ese refinado lenguaje que utilizas.

-Si… podría decir que de ahí viene- Se ríe, que no hace otra cosa que sonrojarme mas si cabe.

-¿Y que te ha traído hasta aquí mi querido escritor?

-Como te decía, mi tío tiene unos asuntos de los que tiene que ocuparse. Sino me equivoco tu padre pretende vender los terrenos próximos al mesón que tenéis en propiedad- Aquí parece que se enoja, me preocupa en principio, pero parece que no es conmigo sino con su padre.

-No me comentó nada, pero tan poco me extraña demasiado, total, esos terrenos no se les saca ningún provecho.

-No se tampoco que trama mi tío con todo esto, pero supongo que quedará entre ellos dos, hasta mañana por lo menos no sabremos nada.

-Me voy a descansar un rato, ya tuve bastantes emociones por hoy…- Espera, dime antes tu nombre… tendré que dirigirme a ti de alguna manera.

-…Nathalie.

Soy el amigo invisible de Maxbabosa!!!

Buenas noches! Mis primeras palabras en esta Nochebuena me salen del corazón para expresar mi afecto y mi mayor felicitación a todos los españoles. Quiero compartir con vosotros ideas y sentimientos sobre España, sobre nuestro presente y nuestro futuro.

Unas ideas que buscan el bien de nuestro país, como gran Nación europea de larga historia e inmenso patrimonio. Un país que no puede comprenderse sin esa rica diversidad consustancial al mismo ser de España.

Juan Carlos I. Rey de España

A FONDO

Nacimiento:

05-01-1938

Lugar:

Roma

Con estas palabras el rey empezaba uno de sus mas legendarios discursos en la historia de la sociedad española actual…

Y hoy cabe empezar mi discurso sobre MaxSlug definiendo así a grandes rasgos lo que vendría siendo el:

Antes de nada me di un paseo por la edición anterior y vi lo que le dedicaron, total que me quede con cara de…

 

Estoy jodido, a ver como compito ahora con esas bi-ñetas…

Empezaré por describirlo.-

1.-Es una persona así de primeras, aunque no se descarta la posibilidad de que sea una bot programado.

 No es este preciasmente en el que pensaba…

 

Este ya si…

2.- El sexo… pues supongo que le gustara.

3.- Podemos ver aficiones y bueeeno, Aficiones: anime, cine, Cómic, dibujo, Juegos Retro, literatura, manga, música, Series de TV, videojuegos

De lo de anime creo que solo él conocen de que va eso, lo del cine algo hoy hablar pero a mi me gusta mas comprar palomitas en el 24 de la esquina me queda mas cerca.

Lo 3º pues bueno, ya se puede saber que es un gracioso el tío, incluso cuando se define le quita letras, lo que hace que sea mas gracioso, jaja…

 

Ya estamos… ¬¬ no entienden mi refinado humor inghles…

Y el resto blabla… total, vamos a lo importante.

Dicen por ahí que se dedica a matar gente, esto me parece un poco fuerte, aunque me di cuenta cuando me explico el amable agente lo que era eso de internet.

Me informe de que lo llaman camper así que me fui a google a buscar.

Al principio creía que le gustaban las cosas con muchas ruedas…

Monstruosa GMC Camper

Pero se me dio buscarlo relacionado con los videojuegos y fue cuando descubri que le gusta ir trajeado de militar cuando va de camping (de ahí lo de camper)

 

Yo… no se, para gustos colores, no soy quien para meterme en donde no me matan, pero si es una curiosa aficción la suya; la escopeta será para cuando se le acabe el gas del mechero, y bueno, una terraza de un edificio… a lo mejor por donde vive no hay mucho campo. también vi que le gusta arrastrarse por la tierra y esperar a que la gente pase para darle sustos, y bueno… lo mejor sea que deje el tema…

?

Sabemos que escucha música a todas horas:

Escuchando música en la habitación…

 

De paseo por la montaña…

En la terraza del hotel al que se fue con aquella morena…

En un concierto un poco aburrido…

Y bueno, mi regalo sin mas pretendiones es…

Entrada n. 100, y mi historia de como pude haber entrado en la mafia.

              Corría febrero de 2008 cuando cree este blog, el día 9, cuando aún llevaba poco tiempo Gamefilia en activo solo unos cuantos foreros crearon su blog, siendo así los pioneros en todo esta comunidad.

              Es el mismo día en el que me registre yo cuando lo hizo también la mamertilla jefa de todo esto, todos sabeis de quien hablo… paso el tiempo y fui orientando mi blog a una tónica de realizar avances de juegos, preanálisis, recopilaciones, hilos especiales como el de la historia de los videojuegos.

              Todo iba como la seda, tenía un par de comentarios por entrada (decir que de aquella no tiene tanto tráfico como hoy en día) todo avanzaba y cambiaba dependiendo de las actualizaciones que Markus iba anunciando en su hoy abandonado blog, pero sobretodo tenía una visitante asidua, si… es ella, la que creo el blog el mismo día que yo; visitaba todas mis entradas, era como ella me decía: Su hypeador personal.

              Pero debido a mis ausencias continuas, llegando incluso a 1 año se perdió el contacto, me echó, incluso me eliminó del live, todo esto fue muy duro pero lo he sobrellevado como pude, ahora me dedicó a la literatura y no me va también como entonces, pero soy feliz.

              Si hoy en día me siguiese dedicando a eso posiblemente estaría en medio del cotarro, tenía a la jefa de mi parte, todo era fácil, podría tener todo lo que quería con un simple mp: imagenes, videos, los links de una docena de páginas con información de los mejores juegos, poner 20 o 30 entradas en un fin de semana, y luego pasarme una semana contestando a blogs o hacerlo en otro distintos. No importaba, eso no significaba nada, cuando no tenía nada que poner iba y pedía mas, podíamos controlarlo todo, untabamos a los mods, untabamos a coordinadores, todo el mundo ponía la mano y por ese motivo todo podía conseguirse. Y de pronto todo se acabo. Eso es lo mas duro, que hoy todo es distinto, no hay aliciente, tengo que currarme las entradas como todo el mundo, ni si quiera me mandan comentarios decentes, nada mas llegar de nuevo, quería una crítica decente y me metieron spam con ketchup, soy un don nadie y tengo que vivir el resto de mi vida como un gilipollas.

             

 

Un loco paciente.

Un hombre tiene un doctorado en psicología, y se dirige a su paciente emulando al mentor Freud, este con expresión de extrañeza no le entusiasma la idea de recordar lo sucedido, aunque cede sin demasiada presión:
‘Me dio la noticia un día cualquiera, la advertencia mas bien. Me expuso una serie de condiciones claramente negativas para nuestra relación después de un día especial, me sorprendió, pues no mucho tiempo atrás, me impuso unas reglas totalmente opuestas a las de ese día, me afirmaba querer conocerme y saber lo que pensaba.
Viendo su contradicción intente ponerle fácil el elegir, estaría fría y distante durante el tiempo necesario. Lo tenía claro, sin embargo, cambié de idea, me di cuenta del patético comportamiento que sería un cambio tan radical. Y es verdad cuando te digo que lo que mas me choca ahora es un reproche de un distanciamiento inexistente, no comprendo nada, y creo que el tampoco, no tiene sentido estos choques que tenemos’
 
 
El hombre anota en su pequeña libreta de apuntes y asiente paciente a su explicación:
 
 
 
‘Hoy se mostraba distante, más que de costumbre, hace tiempo que dejé de ver en sus ojos el reflejo de mis sentimientos.
Añoro, y no me di cuenta de su importancia a tiempo, sus intentos de tocarme con caricias pasajeras ahora son recuerdos en momentos puntuales.
Pasea en compañía hacia lugares que conoce no visitaré, vivo rezando por retornar a antaño donde un abrazo era nuestro saludo, sigo creyendo que el futuro será el pasado soñado’
 
 
Era curioso que tan abstraída estaba en sus problemas, no se daba cuenta de lo que percibía en su entorno. Apartada de la realidad, divaga a voz tenue con su desconocida pareja sobre los problemas propios, solo perecía ensimismada en un bucle temporal.
Toda la vida se pasó pensando en sus problemas cuando su verdadero problema era ese razonamiento constante.

Traducciones en interné. By nestle (Hay que ver lo que era y en lo que se ha convertido nestle, menuda vergüenza)

Bienvidos a la nave del misterio, acompañenme en esta emocionante, exasperan te, lugubre (la cosa oscura para lo de la LOGSE), cerrada, intrínseca, insimismada en su mismo su, lo que sería el en su propia subjetividad, pero su en mi vista de perspectiva isonométrica, que no es lo mismo diferenciar el su de su en su vista subjetiva con mi su de mi en mi vista isonométrica, que compara el su de su en su vista subjetiva con mi su de mi en mi vista cohaxial, ahí es nada…


Gracias a la nueva inclusión en los sistemas electrónicos patentados del fantasticamente e inigualable google chrome ahora podremos traducir nuestras paginas a un puro Español castizo, duro, seco como la mojama en agosto, puro de raza de verdad que os lo digo.


En la sede central de google (Jujel como dirían en mi pueblo) corre el rumor que el tío que se encargaba de las aplicaciones murió bien morido, su batamantapateguarra fue asesinando vilmente encargados de otras sedes por ahí alante, de tal modo que se apoderó del dominio de las aplicaciones, y así fue como saco la mierda mas inútil que cualquiera podía imaginar, mas mierda que fabada digerida en un día de borrachera con vodka negro, mas inútil que levantar el dedo en la parada del bus.


Ahora podremos traducir las chorradas,  parrafos, letra, vocablos, bocanas, dicciones…


Pero dejando de lado apartado, a un lado me remito en mi escrito, metámonos de fondo a fondo y por el fondo, no del mar sino vuela un spam del bueno.


Centremenos en ese mensaje secreto, subliminal, ahí metido al despiste como quien no quiere la cosa…

 

 


Acaso nos quieren decir algo con eso de ONU, quizá, y solo quiza, si puede o cabe en mi mente cerrá que sea algo parecido a Organización Nacional Ultrasecreta de Traducciones Raras pero Raras Raras. que ahí simplificao a mi manera de ver o entender las cosas como antes vi, o dije segun se mire en su momento cuan refiriendo a mi de su de mi punto de vista sea una conspiración de Hacendado para confundirnos de tal manera en nuestro propio idioma, con pequeños mensajes estrategicamente puestos para no distinguir entre ‘giorgi’ (Llorlli como dirían en mi pueblo) y ‘gomina hacendado blanco barato bonito, que me quitan de las manos’.


Dejo eso a la mente lucida, que no despierta del avido lector avispao de turno mañanero, que yo me retiro a mi cagadero con veloz prisa.

 

Falsa sombra

Era por todos ya sabido

que sin asilo concedido

perecía mi amor bienvenido.

 

Era por todos ya conocido

su deseo, supón enojado

pensar y propón resguardado

decir tu alejado cobijo.

 

Era por todos imposible

conocer que el convertirse

en un huidizo desliz serviría.

 

Era para mi ahora cansino

perseguir tu oculto reflejo,

que ilusorio, efímero,

vano esfuerzo percibirlo.

Amor descarriado

Escapaba sin temor adornada

la flor que yo con aprecio guardaba,

mas apartando su diáfano velo

me repiqueteaba su gran secreto.

 

Se va por mi propia indeferencia

lejos de mi aferrada querencia,

pretendo que quiera ofrecer réplica

que mas que réplica es invectiva

lo que mi desdichada desamada

que mas que desamada aciaga

mostraba sin yo deducir.

 

Inevitable nuestro sobrevenir,

inequívoco sabido el partir,

persiste imperecedero ánimo

en querido corazón fallecido.

 

En el tenebroso huir, mi manceba

a un sátiro conocido acompaña,

ella ignara de la evidencia

prosigue, evidente decadencia

por despecho de amor, perturbada

disentirá frustrada, se postraba,

a la pérfida actitud del leviatán.

Sonrisa regalada

Otra vez estamos en una helada mañana, donde nuestra mirada encantada se cruzaba por cada nota expresada con melancólica parrafada.

Hoy mas nerviosos que ayer, con un detalle de sorpresa quiero mostrarle lo que llevo sintiendo todas las pasadas en nuestro interminable juego del amor, el roce de atención cuando me cruzaba con su figura aún distante, la llamaba para que me siguiese, para que me llevase de la mano en una apartada ruta.

Próximo el amanecer una gran bandada de pájaros resuenan con el batir de sus alas su llegada, le molesta que intente observar sus pensamientos, pero al fijarme en el cristalino marrón, enroscado con las pupilas solo observo mi nítido reflejo, se graba a perfil fijo en recuerdo ese día.

Abandonamos el que fue escenario de un ya pasado abrazo y acabamos en las piedras próximas al abismo, se contempla complicado un paisaje claro de a lo que nuestros pies había, el reflejo confundía el cielo y nos lo hacía mas cercano, mas fácil de llegar, fue un largo tiempo de tembloroso movimientos, de frases intentando evitar un silencio incómodo.

Una pájaro que surca el agua, deforme se asemeja mas a una mancha volátil que a su antagónica imagen de espejo azulado.

Una flor, una dulce flor, un destellante rocío que la cubre me llama la atención, entonce mientras la observo detenidamente con una admiración pasmosa, le pido que se calle un momento, ese es el momento para abalanzarme sobre su indefensa boca, para comenzar con un baile sinuoso de lenguas, frenar nuestros impulsos con un anticipo de lo que espera otro día, se erizan todos los minúsculos pelos del cuerpo y a ciegas tiento de ofrecerle mi amor, no opuso resistencia alguna, es mas, me sujetó fuerte, sin dejarme escapar me necesitaba solo para ella, queríamos quemar el agua, fundir nuestra vida y deslizarse hasta el lecho marino como dos fósiles para la eternidad. Después ya solo vino la calma, y un abrazo intenso, queríamos fijar en nuestro recuerdo un imborrable hecho de forzado secreto.

El resplandor de dos soles reflejado en el mar de su alma, ilumina un corazón que aprendió a latir, ayer conoció una taquicardia sensación, desde entonces no ha dejado de abrazarme por miedo a que vuelva a sentir el mismo vacío de antes.