Cárcel

        Si quisiera pasar mi vida en tiempos de soledad habría construido un refugio para encerrar a la humanidad. Y correr libre, en el vacío desierto de la ciudad olvidada en vuestros recuerdos. Permanecer sentado durante horas en los pequeños lugares en los que habéis disfrutado, y poder ver la historia de los amores en las cicatrices de los candados. 
Si fueran hechos mis deseos purgaría el cielo de metal enrarecido, volverían las estrellas a reflejarse en los lagos y los peces a nadar entre mundos lejanos, quizás ya olvidados en vuestro rincón oscuro de piedra tallada.
Si quisiera mirar atrás y preguntarme si es lo correcto tirar la llave de vuestra libertad, me arrancaría los ojos para dejar de pensar. Fundiría el metal y me haría una corona de espinas para clavarme la idea, que las palabras ensangrentadas me recordaran sin poder divagar sobre vuestra culpa.
Haré mi creación, sello digno de hormigón donde estampar vuestra humillación. Sin dejaros ver el sol, sin vislumbrar siquiera el tiempo perdido os dejaré morir de pena, os dejaré morir de amor.

Entre botellas

       Se podría recurrir a una convención cultural, arraigada y anclada entre nosotros. Como una costumbre, de casi obligado a recurrir a ello para festejar, celebrar o simplemente divertirse.

        Recuerdo lo que me dijo un día una amiga inglesa: "Vosotros bebeis porque teneis la cultura romana de la bebida, aquí la gente bebe sin control." Solo pude esbozar una sonrisa y pensar ¿Por qué países con un mayor avance cultural y social ven en su lista negra el alcoholismo juvenil? . La embriaguez es asimismo simbólica, aunque la expresión conductual de la “borrachera” – la forma en que la gente se comporta bajo los efectos del alcohol- varía de un país a otro, en el norte de Europa es motivo de reconocimiento soportar ingentes cantidades de alcohol. Es entonces un mal endémico del comportamiento, un problema de identidad, de confianza en nosotros mismos, ¿De que manera nos hemos quedado desvinculados de la capacidad de interactuar y divertirnos?

       Puede que el problema no sea nuestro, si solo podemos conocer una manera de relacionarnos, si nos vemos conducidos por el camino fácil. Hay muchas razones por las que el alcohol sigue en la misma posición hegemónica pero se pueden destacar dos. Por una parte es uno de los negocios boyantes de este país, por otro es un elemento de entretenimiento, distracción del pueblo

14N

 

       Hoy fui caminando por la calle. Acababa de salir y estaba relajado después de la tensión de un examen. Sabía que día era así que me estaba preparado para cualquier cosa, tardé poco en escuchar el ruido a lo lejos, gritos desde un altavoz, frases pegadizas, que se repetían una y otra vez. Los vi caminar despacio, como una procesión, me iba acercando, subiendo la cuesta y pensando. Llegué a junto de ellos y me quede quieto, en medio de la carretera mirandoles. No me sentía parte de aquello, no me representaban ni entendía sus propósitos. Hablaban entre ellos con una sonrisa en la cara, paseaban en compañía. No parecían angustiados, ni se estaban quejando por nada, simplemente caminaban y seguían al resto, como un rebaño…

Crecer

Fue construido sobre las cenizas de mis miedos,
fabricado con mis sueños, temores, y es cierto
lo que pienso. Quiero no saberlo, bailar con la ignorancia
de la felicidad, sin palidecer al verla caminar.
Muero con el muro de su mirada, 
cruzo el valle que nos separa
mientras marchitan mis manos.
Síncope, parada, estupor ruborizado, 
vuelven los cosquilleos a correr,
respiración cortada, ahogada, olvidada,
vuelven a morir en mis mejillas.
Cansa la codicia, quizás la avaricia
de abrazos, besos descontrolados,
quiero crecer entre sus brazos.

Campeones

       En este país, el mundo profesional del fútbol es lo mas parecido a nuestra realidad político-económica que se puede encontrar. Clubes que invierten millones de Euros en jugadores "basura" a rendimiento marginal, vender pirita a precio de oro y montar un circo mediático.
       Que mejor forma de desviar la atención que con los romances veraniegos de si tal estrella se irá a otro club por 50 millones de Euros más al mes, porque los éxitos deportivos se ven desde otra óptica cuando te preguntan si irte a jugar a los Emiratos Árabes es realmente el sueño de tu vida. Aquí comos los votos, el dinero lo es todo y se saca de donde sea, no importa irse a derecha o izquierda si alcanzas el mismo propósito. ¿Y nadie se da cuenta de las deudas de los clubes? Hacienda somos algunos, podemos hacer la vista gorda con esos 752 millones de Euros. Como Pepe Blanco le contesto a Miguel Sebastian: “la paciencia con los bancos es infinita”.
       A nadie le gustaría que se acabase el espectáculo, y menos después de tener una idea tan arraigada en nuestra sociedad como es el fútbol. La gente podría armar una verdadera revolución social por semejante locura, normal que lo mas sensato sea eliminar la historia de la educación, son valores que conducen por mal camino a nuestros hijos, les dan ideas extravagantes de un mundo caótico. Entonces, como el mundo del fútbol es tan similar al político, no sea de extrañar que sea un arma, o mejor dicho, una herramienta de poder.

Olvido

 

Abrazos, manos que desertan, 

desierto en mi risas, ira desmedida

de mis lágrimas, sin vida, sin apoyo,

hombros de esperanza, perdida.

 

Viento, marea sumergida, marea la idea

de muerte, mar de mis sentidos,

lluvia en calma de rocío. Sin sentido, 

en ser olvido de sus recuerdos, perdido.

 

Agua, huella de mis lluvias, borrascas

de opresión, corazón mío, vive conmigo,

recuerda que se ha ido, quizás contigo,

con tu corazón perdido, soy olvido.

 

¿Hay que llorar las lenguas muertas?

     
        Imagino un futuro lejano en el que nuestra época sea motivo de estudio. Donde analizarán e intentarán comprender los entresijos de lo que fue nuestra sociedad. Nuestra forma de organizarse, nuestras costumbres y en que consumábamos nuestro tiempo libre. Supongo que nos considerarán al principio de la era tecnológica, precursores de una verdadera revolución. Es posible que las lenguas más habladas en el momento perdurarán en los tiempos a través de aquellos escritores que las hicieron inmortales, pero, ¿Qué habrá sido del gallego?.
       Mi lengua materna, la de mi tierra. ¿Será un simple vestigio? Gracias a la documentación moderna habrá una visión completamente distinta de la que pudimos tener nosotros del Sánscrito o del Griego Micénico, mas no se puede predecir nada exacto. Muchos lingüistas tienen miedo de formar parte de una tribu extinta en los montes galaicos, de que se minusvalore la cultura y riqueza de nuestro pueblo. Porque seremos juzgados por lo que sobreviva mas allá de nosotros mismos. Lo que para nosotros son obras magnas de la literatura probablemente no fuera una opinión similar a sus contemporáneos, Shakespeare pudo ser considerado un escritor de masas en su tiempo, existieron trabajos de autores mas cultos y refinados pero de mucha menor difusión entre la población, William pudo ser el J.K. Rowling de su época. Beethoven fue denostado en sus últimas creaciones y nosotros lo hemos encumbrado. Lo llamamos adelantado a su tiempo pero nadie puede negar que ese tiempo ha jugado a su favor. No es un simple tópico que un artista tenga que morir para ser reconocido, y así pasa que cuando deje de existir el gallego será lo que hayamos creado en su nombre lo que será juzgado.
       Siempre he visto la lengua como un medio, un medio hacia un fin, el de transmitir un mensaje. Si quiero llegar a la mayor gente posible, tomaré la opción que me permita hacerlo, escoger la lengua de mayor difusión y si alguien tiene miedo de que su propio idioma se minusvalore o incluso se pierda en el futuro, debería hacer lo máximo posible por honrarla. No es algo personal, sino una opción.