Malas formas de ser verde

Soy una persona con preocupaciones ambientales. No sigo a la perfeccion todos los consejos para proteger el ambiente, pero lo intento. Debido a mi interes en la ecología he notado algunos detalles preocupantes en la manera de actuar de algunos ambientalistas. Mientras algunos realmente realizan una labor fantastica, otros parecen haber perdido el rumbo y toman actitudes nada bonitas. Curiosamente (desgraciadamente deberia decir) muchas de las caracteristicas de estos “malos ecologistas” son aplicables a personas de otros sectores de la vida.

Por un lado estan los que son parciales de mas. Este tipo de ambientalistas son los que solo ven su lado de la cuestion. Me explico: muchas veces he visto casos en el que grupos ambientalistas buscan detener una actividad dañina para el ambiente, pero que tambien sirve de sustento a una población, la cual no es raro estar formada por personas de bajos recursos economicos. El problema aquí es que a los ecologistas esto ultimo les da igual, ellos solo quieren que el efecto contaminante desaparezca sin presentar soluciones a las personas que se veran afectadas por ello. Otro ejemplo es la reintroducción o la protección de especies naturales en donde se le prohibe a los agricultores y ganaderos de atacar a dichos animales SIN actualmente ofrecerles alguna ayuda o metodo para evitar que los mismos afecten los cultivos o ataque el ganado, situaciones que probablemente pusieron al animal en peligro inicialmente.

Este tipo de actitud no ayuda en nada a resolver el problema. Primero, el conflicto y la polemica que genera puede llevar a que el asunto se estanque en debates y discusiones mientras el daño al ambiente persiste o ,segundo, los ambientalistas se salen con la suya, pero los pobladores terminan por seguir realizando las actividades nocivas de forma clandestina.

He visto casos de éxito en que consiguen incluir a las poblaciones en los esfuerzos de protección iniciando programas que benefician económicamente a las mismas. Como la fomentacion del eco-turismo, que no solo les da dinero como hace que los pobladores se preocupen de proteger su nueva fuente de ingreso.

 Pero hay otra actitud todavía peor, la PEOR de todas para ser mas exacto: la violecia. Muchos ecologistas han decidido que el mejor camino para “salvar” el planeta es iniciar hostilidades. Esto puede ir de simple vandalismo de negocios considerados anti-ecologicos hasta el  llamado ecoterrorismo. Es mejor que se metan esto en la cabeza: no importa cuan bellas o llenas de razon sean sus ideas, en el momento que deciden recurrir a la violencia para fomentarlas las dejan SIN VALIDEZ ALGUNA. La gente no oye ni respeta aquello que se dice si se estan lanzando piedras al mismo tiempo. Esta actitud no solo les dara mala reputación, como pondra a las autoridades y aparte de la población del lado de los contaminadores, por lo que probablemente toda esta violencia terminara por ser inútil.

Sigan el ejemplo de la naturaleza que tanto luchan por proteger. Ella es equilibrada y no comete atrocidades para funcionar.