Los Robots de Isaac Asimov

Desde su primera aparición en la pieza de teatro RUN, los robots se han convertido en un elemento indisociable de la ciencia ficción. En gran parte de las primeras historias en que se les involucraba, estos eran el villano, un monstruo mecánico que se había vuelto contra los humanos que lo crearon. Si este camino hubiese seguido, hoy consideraríamos a los robots criaturas del estilo de Drácula o el Hombre Lobo. Pero muchos autores de sci-fi se dieron cuenta que la figura del robot tenia mas potencial, y el que mas destaco entre ellos fue Isaac Asimov, quien básicamente sentó las bases de todas las historias de robots actuales. Asimov detestaba el modelo de Frankestein que se le había impuesto a los robots, por lo que se le ocurrió una idea para escapar a ese modelo, y la misma se convirtió en su mas famosa aportación literaria…

Las Tres Leyes de la Robótica

Asimov concibió una series de reglas introducidas en el cerebro de cada robot y las cuales ellos sencillamente no podían desobedecer, o al menos no sin autodestruirse en el proceso. Estas eran:

Primera Ley: Un robot no puede dañar a un ser humano, ni por su inacción dejar que un ser humano sufra daño.

Segunda Ley: Un robot debe obedecer todas las ordenes de los humanos, a menos que dichas ordenes vayan en contra de la primera ley.

Tercera Ley: Un robot debe proteger su propia existencia, a menos que esa existencia vaya en contra de la primera y la segunda ley.

Como ven, se trata de un conjunto jerarquizado que mantiene a los robot como herramientas de los humanos. Un robot evitara meterse en frente de un tren a toda velocidad. Pero lo hará si se lo ordenan, y desobedecerá una orden para empujar a una persona hacia las vías, e incluso se lanzara voluntariamente para salvar a un humano que accidentalmente se encuentre en ese riesgo.

La mayoría de las historias de robots de Asimov giran en torno a situaciones creadas por las tres leyes, las cuales dan mas juego de lo que pueden pensar. La primera ley es una de las que mas situaciones crea, y de ella se termina derivando una nueva regla, la ley cero de la robótica.

Ley Cero: Un robot no debe dañar a la humanidad, ni por su inacción dejar que la humanidad sufra daño.

Todas las leyes siguientes se modifican para no desobedecer a esta nueva ley , por lo que un robot que tenga esta ley implantada podría causar daño a un ser humano que decide poner en riesgo a un sector de la población.

Como curiosidad, el relato donde se hace por primera vez mención a las leyes, “Mentiroso” ( si bien que en la misma solo se nombra la primera, el juego completo solo aparecería en la historia Circulo Vicioso, y la cero mucho mas tarde), fue la primera vez en la historia que se uso la palabra robótica, algo que agarro por sorpresa a Asimov, quien pensaba que la palabra ya existía.

Los Cuentos

Las historias de Robots de Asimov se dividen entre una serie de cuentos y las 4 novelas sobre el tema que escribió. Los cuentos son relatos cortos en torno a la figura del robot. Muchas de ellas pueden ponerse en universos paralelos, pero la mayoría se sitúan en una serie de historias  que tienen como nexo común la US Robotics, la mas grande corporación de producción de Robots. Las historias de la misma giraban en torno a varios problemas causados por determinados modelos de robots, muchas veces como consecuencia de las tres leyes. Otro elemento común es el personaje de Susan Calvin, la robopsicologa de la US Robotics, una mujer con un carácter de acero que entiende el cerebro de los robots como nadie. Su participación en estas historias varia del protagonismo al simple cameo.

Los cuantos han formado parte de varios recopilatorios, pero el mas conocido es Yo, Robot, el cual no solo reúne varias historias, como las relaciona como flashbacks hechos durante una entrevista hecha a la Dra Calvin.

Las Novelas.

Inicialmente Asimov  no pensaba escribir relatos largos sobre Robots. Pero esto fue hasta que su editor le sugirió que los escribiese en forma de misterios policiales, genero que Asimov adoraba, por lo que termino creando 4 novelas: Las Cavernas de Acero, El Sol Desnudo, Los Robots de Aurora y Robot e Imperio

En el mundo presentado por las novelas, la humanidad se ha dividido en 2 ramas: Los espaciales ( spacers en el original), descendientes de los primeros colonos espaciales y cuyo uso extendido de los robots les ha permitido un avance tecnológico capaz de eliminar las enfermedades, extender su periodo de vida a siglos y otras cosas, y los terrestres, quienes han eliminado cualquier uso de los robots y se han aislado en ciudades domo conocidas como las cavernas de acero. Antes del inicio de la historia, los dos grupos entrado en guerra, siendo esta ganada por los espaciales. Los triunfadores impusieron varias restricciones a la tierra, entre las que se cuentan la prohibición a sus habitantes de abandonar su planeta.

Es en esta circunstancia que se verán reunidos 2 figuras dispares: Elijah Baley, un duro detective terrestre, y R. Daneel Olivaw, un robot humariforme de los espaciales ( con humariforme se quiere decir que es exteriormente indistinguible de un ser humano, y la R en su nombre es de robot). Baley Y Olivaw unen fuerzas a lo largo de las novelas para resolver varios casos, formando una profunda amistad en el proceso. En Los Robots de Aurora el equipo ganara un nuevo miembro en la forma de R Giskard, un robot mas tradicional.

En estas obras, Asimov demuestra además bastante maestría creando sociedades futuras que se diferencian en mucho de la nuestra, producto de las condiciones de vida de las mismas. Citemos como ejemplo Solaria, un mundo de los espaciales cuyos habitantes han desarrollado una total aversión al contacto físico con otros seres humanos o la agorafobia ( Fobia a los espacios abiertos) que sufren los terrestres por vivir en el aislamiento de sus ciudades domos

Las novelas comparten universo con los relatos de la US Robotics y la serie Fundación.Por lo que repito mi consejo de leerlas antes de ver Los Limites de la Fundación, si no quien que algunos detalles de la misma se les hagan confusos.

 

Adaptaciones Cinematográficas

 

 

Existen por lo menos 2 películas basadas en las historias de robots de Asimov. La primera, El Hombre Bicentenario, esta basada en un cuento del mismo nombre ( el mas largo de la serie de la US Robotics) y relata la historia de un robot que debido a la casualidad inicia una evolución que lo convierte prácticamente en humano, y su lucha para ser reconocido como tal. Aunque los eventos del cuento y la película se diferencian bastante ( por ejemplo, la relación romántica introducida en la película no aparece en el relato escrito) pero la base de la historia es la misma en ambas. La película es protagonizada por ese gran actor que es Robin Willians, quien consigue interpretar bastante bien a un robot que poco a poco se vuelve humano.

 

 

La segunda, Yo, Robot. En ella el detective Del Spooner ( interpretado por Will Smith) tiene que resolver un caso de asesinato en el que podría estar implicado un robot. La película tiene 2 defectos: las secuencias de acción hollywoodescas que ponen al robot en el papel de monstruo ( lo que va en contra de la filosofía de Asimov) y el poner a la Doctora Susan Calvin ( interpretada por Bridget Moynahan) en una actitud un tanto pasiva que JAMAS veríamos en los cuentos (ver a Calvin haciendo escenitas lamentables como la de la radio seria inconcebible en la versión de papel). Fuera de eso hasta es una película bastante buena y Spooner se encuadra bastante bien en el perfil de protagonistas de Asimov: Intuitivo y decidido hasta el punto de ser obstinado.

 

Con esto termino el articulo, y cumplo la semipromesa que hice en el articulo de Fundación de hablar sobre estas obras. Y claro, recomiendo enormemente su lectura, seas o no asiduo de la ciencia ficción.