Lo Que NO Hay Que Hacer Con Los Niños Durante Un Divorcio

Felizmente, soy alguien que nunca tuvo que pasar por la horrenda experiencia de ver a sus padres divorciarse. Con todo, en esta sociedad donde la tasa  de divorcios es el mas alto de la historia, es imposible no oír ciertas historias de cosas que ocurren con los que siempre son mas afectados: Los hijos del matrimonio que se separan. Algunas de ellas me revuelven el estomago, por lo que he decidido hacer una lista de lo que los padres no deben hacer con sus hijos durante un divorcio.

 

 

Repartírselos:

 Algo que critico de las actuales leyes de divorcio es que permitan que uno de los padres se quede con los hijos solo permitiéndole al otro visitarlo de vez en cuando. Primero porque considero que un niño tiene el derecho de relacionarse y recibir afecto de sus 2 progenitores sin limitaciones de ningún  tipo. Segundo, porque también los padres tienen el mismo derecho de participar en la educación de sus hijos y tercero, porque muchas veces este sistema es usado por uno o ambos cónyuges para vengarse del otro pegándole donde mas le duele, lo que me parece totalmente egoísta, ya que los que hacen esto solo están considerando sus sentimientos de rabia. 

Por supuesto, hay ocasiones en que estos limites están justificados. Por ejemplo si uno de los padres tiene problemas de alcohol o drogas ,esta involucrado en actividades criminales o a cometido abusos físicos, psicológicos o sexuales en contra de los niños o el otro cónyuge ( porque aunque no halla tocado a los niños, existe alto riesgo de que lo haga). 

Tratar de que tomen partido. 

En ocasiones los padres intentan que sus hijos odien al otro, diciéndole cosas malas sobre el otro e intentando ponerse ellos en un pedestal. De nuevo es el egoísta acto de intentar vengarse a través de los hijos, solo que es peor que el anterior porque los usa de forma activa, y me parece abominable que se manipulen las emociones de un niño en beneficio propio.

También es malo intentarse ganar su favor a través de regalos y cumplirles los caprichos. Con esto conseguirán que se vuelva alguien que juzga a las personas por sus posesiones materiales y que este acostumbrado a tener la resolución de sus problemas sin necesidad de usar su propio esfuerzo y a conseguir cualquier placer de forma inmediata, lo que puede ser problemático cuando se enfrente a la realidad del mundo en donde dichas cosas no siempre ocurren. 

Echarles la culpa. 

Esto si es bajo , ruin y cobarde, cargar al niñ@ con las culpas del divorcio. Metanse esto en la cabeza, la culpa del divorcio SIEMPRE  es de los padres, ya sea por que no se entienden o han faltado a sus deberes como pareja. La prueba de que los niños no pueden causar un divorcio es que NINGUN niño quiere ver a sus padres divorciados ( y aun cuando la idea se les pase por la cabeza debido a que uno de ellos es abusivo, en el fondo siempre desean que las cosas no fueran así, y de nuevo esta situación es culpa de los padres). Esto es solo una forma de escapismo, de no asumir la responsabilidad en el asunto. Lo peor es que los niños siempre empiezan a pensar que la separación es causada por algo que hicieron mal, y todo psicólogo que se respete aconseja que los padres les indiquen que esto no es cierto si no quieren causarles un trauma. Luego no se quejen si son estúpidos y hacen lo contrario. 

Dejarles de fuera. 

Hay padres que consideran que sus hijos no tienen nada que ver con el proceso de divorcio. Mal, porque en una familia ( incluso las que se están desmoronando) los problemas de unos son los problemas de todos. Cuando una situación de divorcio se presenta, hay que explicarles con detalle la situación SIN DISCUSIONES, hacerles entender que NO es su culpa y preguntarles su opinión. Y esto es importante, porque la mente inocente y libre de prejuicios de los niños capta, analiza y expresa de forma clara y sin deformaciones las cosas. Y esta capacidad de “pensar fuera de la caja” muchas veces subestimada por los adultos muchas veces crea soluciones que hacen que las personas mayores se queden boquiabiertas pensando como no consideraron algo tan obvio y lógico, y que pueden evitar el mismo divorcio o al menos hacerlo menos doloroso para todos. 

En fin, espero que esto no caiga en oídos sordos  y ayude a los padres a hacer lo correcto en estas situaciones.