Batman: The Dark Knight Return

Cuando Batman apareció por primera vez en 1939, sus historias tenían el tono oscuro que le reconocemos en la actualidad, pero  dicho tono no fue constante a lo largo de toda su publicación. Cuando  a mediados del siglo XX el gobierno norteamericano decidió convertir a los comics en su chivo expiatorio para el problema de la delincuencia juvenil ( no muy diferente de lo que sucede ahora con los videojuegos), las editoras se vieron forzadas a seguir una serie de estrictas regulaciones sobre el contenido de sus historias. Así los comics de Batman adquirieron un tono más ligero y hasta colorido que tuvo su máxima expresión en la famosa ( o infame, dependiendo del punto de vista) serie de televisión protagonizada por Adam West.

Pero durante los 80 las regulaciones desaparecieron y además DC Comics decidió “resetear” sus historias con el evento “Crisis de las Tierras Infinitas” .  Entonces  varios autores decidieron que era hora de que los comics del caballero oscuro volvieran a sus raíces. A la cabeza de ellos estaba el conceptuado Frank Miller quien  ,entre otras cosas, se encargaría de re-escribir el origen de Batman en la continuidad post- crisis con Batman: Year One, y crear la obra que volvería a establecer de forma definitiva la imagen oscura y madura del murciélago, Batman: The Dark Knight Return.

El Encapuchado Regresa

La historia de este comic se ubica en una realidad alternativa donde Batman abandono la carrera Superheroica tras la muerte de Jason Todd, el segundo Robin. 10 años después, Bruce Wayne se ha convertido en un hombre mayor taciturno y cascarrabias. La mayoría de sus enemigos están fuera de circulación, pero eso no significa que Gotham se halla vuelto mas segura. El hueco de los antiguos supervillanos  a sido llenado por los mutantes, una megabanda criminal que asola la ciudad y cuyo psicópata líder esta convencido que el salvajismo de su grupo representa el nuevo orden de la ciudad.

Una noche, en el decimo aniversario de su retiro,  Wayne regresa de una reunión amistosa con el comisionado Gordon ( quien ya conoce su doble identidad y está a punto de llegar a la edad obligatoria de retiro) cuando es asaltado por 2 mutantes. Evidentemente les da unas buenas patadas en sus insignificantes traseros y regresa a su mansión. El incidente deja pensativo a Bruce, quien se da cuenta que no puede seguir ignorando la parte de él que quiere volver a luchar contra el crimen,  así vuelve a tomar la máscara de Batman y reinicia su guerra contra el crimen. Esto  toma por sorpresa a Gotham , sobretodo a la  comunidad criminal que ve su peor pesadilla convertida en realidad: Batman está de vuelta, y esta cabreado, MUY CABREADO.

Y en el asilo Arkham, un criminal que lleva 10 años en estado catatónico escucha la noticia del regreso de su némesis y en su cara se forma una enorme y siniestra sonrisa…

Gotham Antiutopia

Batman: The Dark Knight Return ( de aquí en adelante BDKR para abreviar) es una mini-serie de 4 números escrita y dibujada por Frank Miller, y coloreada por Lynn Varley. Publicada en 1986 por DC Comics, es casi unánimemente clasificada como  una de las mayores historias del encapuchado. Muchos historiadores del comic book consideran que BDKR y Watchmen ( publicada en el mismo año) son las obras responsables de que el comic book americano alcanzase un nuevo nivel de madurez.

BDKR nos presenta una visión poco esperanzadora de Gotham, en donde Batman tiene las manos llenas tratando de limpiar una ciudad que parece insalvable. El crimen esta en sus niveles más altos, los mutantes tienen la ciudad en estado de terror con sus actividades criminales y algunos de los viejos rivales de Batman deciden volver a mostrar la cara. La policía no consigue ser efectiva ante esto pese a los esfuerzos de Gordon y los políticos están más preocupados con sus agendas personales que con la ciudad. Pero ante esta avasalladora situación Batman responde con fuerza brutal. BDKR nos presenta a un caballero oscuro mucho más rudo que su contraparte tradicional ( y si consideramos que este no es precisamente suave…) que recurre a tácticas de moralidad dudosa en su combate al crimen y que , pese a mantener su estricta política de no matar, son de una violencia bastante clara.

Esta situación nos lleva a algunos de  los ejes de la historia de BDKR: Los efectos de las actividades de Batman en la población de Gotham City y la división de opiniones que surge en la misma , presentadas a los lectores a través de noticiarios y  programas de debate que regularmente aparecen en la historia. Unos les consideran solo un vigilante brutal sin respeto por la ley y otros como la única esperanza ante la gigantesca masa criminal que hunde la ciudad. Básicamente al lector le son presentados 2 clásicos temas polémicos como son el vigilantismo y el siempre problemático “derechos de los criminales vs derechos de las víctimas”, ya que si por un lado las acciones de Batman  son cuestionables ,por otro  estas evitan que cosas peores ocurran. Pronto todos estos hechos empezaran a tener repercusión fuera de Gotham , y serán  varios los que tengan una palabra a decir, incluyendo al gobierno …y al último hijo de Krypton

El argumento de BDKR está realmente trabajado, con una historia bien llevada que te atrapa de principio a fin, mientras ves como los problemas de Batman van “in crescendo”. De hecho , la narrativa tiene un peso bastante grande en esta publicación, y el numero de diálogos es bastante grande, lo que puede resultar problemático en un  comic. Para solucionarlo Miller  tomo la audaz decisión de usar en algunas páginas un numero enorme  de pequeñas viñetas, un recurso inédito y que aun hoy se usa raramente.  La caracterización de los personajes es uno de sus puntos más fuertes. Por ejemplo, Batman continua teniendo la justicia en el tope de sus prioridades, pero su carácter es mucho mas acido y por veces da señales de acercarse a la insanidad. O Jim Gordon, que  tiene algunos momentos estelares ( tengo la impresión que es un favorito de Miller considerando que también le dio co-protagonismo  en Year One) donde se nos muestra como un hombre decente que intenta lidiar con cosas que son más grandes que el.

Hay que mencionar un par de elementos. Primero tenemos la introducción de Carrie Kelly, una inteligente chica de 13 años que consigue convencer a Batman de que la aceptase como la nueva Robin. Carrie fue el primer personaje femenino en la historia de las publicaciones de Batman en ocupar el  puesto de Robin ( aunque no sería la última). La segunda es el batimovil, O DEBERIA DECIR BATIMOLE. Muy en línea con la nueva imagen de su dueño, el mítico vehículo aparece convertido en un inmenso tanque impenetrable armado hasta los dientes.

En cuanto al apartado grafico, nos encontramos con el típico estilo de Miller: formas angulosas y dibujos sin exceso de detalles, por veces rozando el minimalismo. La composición y uso de ángulos de visión  de algunas de las ilustraciones es excelente, creando un bien logrado impacto grafico. Aunque por un lado, se puede decir que en las páginas con muchas viñetas hay demasiados primeros planos, pero eso es una consecuencia lógica del tamaño de los recuadros. Hablando de caras, también hay que destacar que en lo que toca a expresiones faciales se ha hecho un gran trabajo. Por su lado Varley eligió una paleta de colores pálidos mayoritariamente compuesta por grises y ocres que quedan como anillo al dedo a la atmosfera obscura del comic ( si bien que tonos más vistosos también se dejan ver).

Batman: The Dark Knight Return a sido referenciada varias veces en otras producciones del murciélago. Voy a mencionar dos ejemplos bastante llamativos. Primero , que es además el más reciente, tenemos el Batimovil –tanque aparecido en la películas de Nolan. El segundo es un episodio de la legendaria Batman The Animated Series, en donde varios niños cuentan su propia versión de cómo es Batman, y una chica ( cuyo diseño está claramente inspirado en Carrie) relata una pequeña adaptación de los eventos de BDKR.

 

Batman: The Dark Knight Strikes Back

No quería terminar el articulo sin dedicar algunas líneas a la secuela  Batman: The Dark Knight Strikes Back (BDKSB para abreviar). Publicada en 2001 con Miller y Varley de nuevo detrás de su creación, esta mini- serie de tres números continua la historia donde BDKR la dejo y nos muestra lo ocurrido con el resto de los superhéroes de DC Comics en este universo alternativo. Antes de seguir es bueno puntualizar que Miller creo esta secuela a modo de crítica hacia ciertas tendencias que el comic americano siguió influenciado por BDKR y con las que el no concordaba. Por eso BDKSB por veces  tiene un tono autoparodico. Por ejemplo, los noticieros y debates que tenían una gran importancia para desarrollar la historia en Dark Knight Return, aparecen mas como shows burlescos con poco valor informativo en Dark Knight Strike Backs.

La primera cosa que se nota es el cambio en el estilo de dibujo. El angulismo de la primera parte es llevado al exagero. Los personajes por veces presentas desproporciones groseras. Por su parte los austeros colores de BDKR son remplazados por brillantes coloraciones psicodélicas y chillonas. Definitivamente, no es el comic más agradable de ver.

El uso del alto número de viñetas se conserva, pero su ubicación un tanto caótica, combinada con el ritmo acelerado de la historia, por veces provoca que sea difícil seguir lo que pasa en las páginas. Lo que es una lástima, ya que si por algo vale la pena este comic es su guion. Sin llegar a los niveles de calidad de BDKR, el argumento de BDKSB es lo suficientemente bueno para que este sea considerado una secuela  digna y hacer de él una lectura valida.

Para ir terminando, solo recomendar bastante estos comics. Los fans de Batman tienen aquí una lectura obligatoria, y  el resto de los aficionados del comic o aquellos que buscan algo con lo que acercarse a este mundillo tienen una opción más que recomendable.