Recordando: Circus Charlie

Los inicios de la distribución de las consolas de Nintendo en Venezuela fue de lo mas curioso. El distribuidor de Nintendo en el país para aquel entonces, Itochu si la memoria no me falla, consiguió un acuerdo para no solo distribuir la NES, sino también  su versión japonesa, la Famicom, vendidas con el nombre de Nintendo versiones USA y Asia respectivamente. Según tengo entendido fue una situación que se repitió en otros países de Latinoamérica.

El resultado inmediato de esto fue que las tiendas de videojuegos vendían cartuchos de las dos versiones. Itochu fue lo suficientemente inteligente para distribuir adaptadores que permitían jugar con los cartuchos de una versión en la otra. Por cierto, conectar uno de esos enormes cartuchos de la NES en una Famicon era todo un espectáculo. Ya que como el adaptador ocupaba todo el espacio de la ranura de juegos, el cartucho quedaba completamente fuera de la consola, elevándose cual monolito de 2001 Odisea en el Espacio ( Y quedando peligrosamente expuesto).  Como es de imaginarse, entre los juegos de Famicom distribuidos había varios que nunca fueron conversionados para NES.

Y la razón por la que cuento todo este rollo es para llegar a lo siguiente: mi primera consola no fue una NES, sino una Famicom. La cual traía incluido un cartucho con 4 juegos, uno de los cuales era un titulo que solo salió en Japón ( y en los países con Famicon) llamado Circus Charlie.

Cirque Do Pixelei

Circus Charlie es un juego de Konami lanzado en árcades en 1984, y posteriormente llevado a otras plataformas como MSX, Commodore 64 y NES. El objetivo del juego era llevar al payaso Charlie hasta el final de cada escenario. El detalle es que cada uno de ellos difería completamente del otro, y todos ellos estaban basados en espectáculos circenses (lo cual en este punto resulta obvio a decir verdad).   

 

En el primer nivel vamos a lomos de un león y tenemos que saltar por medio de unos aros de fuego que se van aproximando lentamente. Para dificultar la situación, a lo largo de escenario hay jarrones encendidos  sobre los cuales también tendremos que saltar, lo que nos hacia estar pendiente de la posición de los aros para no saltar a través de ellos directamente a un jarrón.  También existen unos aros más pequeños por debajo de los cuales se puede pasar, pero dentro de los cuales hay un saco de dinero que nos daría un bonus de puntos.

 

El segundo escenario se desarrolla encima de la cuerda floja y Charlie tendrá que saltar por encima de una serie de monos , ya que el contacto con ellos hacia que nos cayésemos de la cuerda ( Y Charlie es de los que hacen sus trucos sin red). El mayor problema del escenario es que en determinado momento aparecía un mono mutante ( a juzgar por el color) que saltaba sobre uno de sus compañeros obligando a calcular mejor el salto. Este condenado primate fue la razón de muchos de mis game over, y todavía le guardo odio

 

En el  tercer nivel nos movemos encima de una pelota y otras vienen en nuestra dirección. Debemos ir saltando de pelota en pelota, porque si estamos encima de una de ellas cuándo chocan caeremos al suelo.  Si conseguíamos saltar las pelotas de dos en dos conseguíamos un bonus de puntos.

 

En el cuarto nivel vamos montado en un caballo que se mueve a toda velocidad y hay varios trampolines sobre los que debemos saltar, porque sino chocábamos con ellos y al suelo otra vez. La principal dificultad residía en que no podemos controlar el movimiento de caballo, apenas afectar su velocidad. Un punto a recalcar es que mientras mas saltos conseguimos en los trampolines , mas puntos recibíamos.

El quinto y ultimo nivel eran los trapecios. Este si duda era el nivel mas difícil del juego, ya que se tenia que ser muy preciso para pasar de trapecio a trapecio, y no podíamos permanecer mucho tiempo en uno de ellos, porque sino Charlie se soltaría. Para ayudarnos un poco había trampolines en los que podíamos esperar, pero que no solucionaban mucho los problemas.

El juego no tenia final, al fin y al cabo eran mediados de los ochenta, y tales cosas no se habían inventado y todavía espantábamos a los velociraptores de nuestro baños. En lugar de eso el juego comenzaba de nuevo con más dificultad, con cosas como aros de fuego dobles en el primer nivel o mas monos mutantes en el segundo. Era posible empezar directamente de este modo mas difícil desde la pantalla de inicio. El juego tenia varios secretos, como saltar en “reversa” sobre algunos jarrones de fuego para conseguir que apareciesen monedas que nos daban puntos extra, o saltar solo una vez en cada trampolín del cuarto nivel para conseguir  una vida extra. El juego tenia modo de dos jugadores, pero como el Super Mario Bros original era por turnos, es decir , que el player 2 solo jugaba cuando el player 1 perdía una vida.

Dado que estamos hablando de un juego de inicios de la NES, su apartado grafico ya se nota un poco obsoleto, pero aun así el diseño de sus sprites es bastante simpático, especialmente el de los animales como el león, el caballo y hasta el elefante que aparece en el fondo del escenario. Hablando del fondo, este es el mismo en todos los escenarios y se repite constantemente.  Hay letreros que nos indican c cuanto del nivel falta por recorrer. Las animaciones son simples, pero ayudan al carisma del apartado grafico. En cuanto a la música, tenemos versiones midi de varios temas circenses, lo que ciertamente le agrega ambiente al juego. Los efectos sonoros están conformados por los típicos pitidos sintéticos de la NRS, por lo que poco mas se puede agregar.

Diferencias NES – Arcade

La primera que salta a la vista es que los gráficos de la versión de recreativa tienen mas resolución y detalle. El arcade tiene un nivel mas entre el de la cuerda floja y las pelotas. Ene Charlie tiene que ir saltando de trampolín en trampolín evitando ser golpeado por los objetos que otros artistas lanzan. Una variante de este nivel sirve de fase bonus, pero los trampolines están en una piscina y los artista son remplazados por delfines. La versión de arcade no tiene una segunda ronda mas difícil. Tras pasar el nivel de los trapecios, este se repite indefinidamente hasta que perdemos todas nuestras vidas

 

Grand Finale

Circus Charlie es un juego adictivo y divertido, y uno de los títulos que marco mi niñez. A decir verdad este articulo surgió de un gran ataque de nostalgia. Desgraciadamente la única manera de jugarlo actualmente ( al menos de forma legal) es en su versión arcade como parte de Konami Classic Series: Arcade hits para Nintendo DS. Pero aun así vale la pena darle una probada.

Y ahora un video