Origami automático: materiales programables que se autodoblan

Hay investigadores que están trabajando actualmente en una hoja de material que puede doblarse por si sola. Las hojas de material, llamadas “materiales programables” por sus inventores, usan pulsos eléctricos para estimular al material en diversas formas dobladas.

Hasta este momento, una hoja puede doblarse a sí misma en un pequeño barco y en un avioncito, pero sus creadores piensan en aplicaciones más amplias, como utensilios de medición o navajas suizas modernas.

Los materiales programables se comportan como el origami (papiroflexia), y los investigadores han integrado algunos dobleces de origami en su desarrollo. Uno de los primeros pasos en la creación de sus algoritmos de dobleces es grabar paso a paso el desdoblamiento de un objeto de origami real, el cual puede invertirse y aplicarse a las hojas de materiales programables.

Las hojas de medio milímetro de grosor usadas en los experimentos son cuadrados de hasta 32 triángulos unidos por costuras de silicón flexibles. Cada triángulo tiene un actuador cableado el cual, cuando es estimulado, puede forzar al triángulo a doblarse a un ángulo de los triángulos adyacentes.

Las instrucciones de dobleces se almacenan en etiquetas que el usuario puede colocar en la superficie de la hoja, Cuando se manda la señal eléctrica, le hoja ejecuta el algoritmo de los dobleces de la etiqueta, siguiendo los pasos hasta que alcanza su forma final.

Por supuesto, una hoja no puede convertirse en una cantidad infinita de cosas sin que sea primero programada para ello. Para hacer que una hoja pueda convertirse en múltiples objetos, la hoja debe diseñarse con uniones de dobleces que acomoden todos los conjuntos de pasos de los dobleces.

Por ejemplo, la hoja que se ve en el video fue diseñada solamente para seguyir las instrucciones que la convierten en un barco y en un avión; otro modelo puede requerir dobleces que el diseño no puede soportar, a menos que los pasos de doblado sean invertidos para acomodarse a la hoja.

Entre más formas diversas una hoja pueda tener, más complicado será su diseño. Sin embargo, los investigadores están considerando hojas más grandes con más puntos para dobleces que podrían llevar a objetos como una hoja estilo navaja suiza que podría doblarse como un trípode o una antena.

Hasta la siguiente,

¡ Carpe Diem (Aprovechen el día) !