The White Stripes, minimalismo visceral

Llegó el día de hablar de una de mis bandas más preferidas del mundo mundial, The White Stripes. ¿Realmente han inventado algo? No. No hay nada nuevo en ellos. Tocan Rock. Rock’n’Roll clásico, folk, Blues, country, punk, garage, rock duro… Pero tampoco es que fusionen. Un rock suena a rock. Un blues suena a blues.

En cuanto a estilo, nada nuevo bajo el sol. ¿Destacan quizá en las composiciones? No especialmente… ¿En la técnica? Pues Meg no es que destaque en la batería, cuando canta te preguntas si realmente mereces estar escuchando eso. Jack no es un virtuoso de la guitarra. No entona mal (la mayoría de veces), pero su voz no es precisamente bonita. ¿Qué tienen? Esto:

A este tio le sale la música de la punta de los dedos. La lleva dentro, en las venas, en los pulmones. No es reflexiva, no está trabajada, no hay efectos, no hay una vuelta de tuerca. Rock puro y duro, salvaje, natural.

Cuando una banda está tres meses en un estudio, ellos graban su disco en diez días. No será perfecto, el sonido no es el más limpio, no tiene una producción increíble. No le hace falta. Tiene algo que casi puedes tocar al escucharlo, casi puedes olerlo.

En directo nada suena falso, nada de ¿de dónde sale esa segunda guitarra, ese piano?. ¿Cómo dos personas pueden llenar el escenario de esa forma? ¿De dónde sale esa energía? Esa energía es la que nunca debió perder el rock. Es la energía que hace que aún escuchemos a Hendrix, a Jimmy Page. Cuando los tienes delante, es una locura de dos horas. Locura total.

 

The White Stripes (1999), su primer disco. Totalmente característico. Obligatorias: Stop breaking down, Cannon, When I hear my name, Wasting my time.

 

De Stijl (2000). Algo más calmado que el anterior, probablemente el más blues con canciones como Death letter, Little bird o Sister, do you know my name?

 

White Blood Cells (2001). De los mejores discos de la banda. Canciones como Fell in love with a girlI think I smell a rat, Expecting, Hotel Yorba o We’re going to be friends les permitió empezar a vender a porrillo.

Elephant (2003). EL DISCO. El que no conozca Seven Nation Army no ha estado en este planeta los últimos cinco años. El más rockero y garage. Casi redondo, pocas canciones no merecen ser destacadas. Hypnotize, Girl, you have no faith in medicineCold, cold night (la única canción en que se puede soportar la voz de Meg), Hardest button to buttonBall and biscuitLittle acorns

Get behind me Satan (2005). Para mí, el más flojo de todos. Demasiado folk y country. Destacan The nurse, My doorbell, Instinct BluesRed Rain.

 

Icky Thump (2007). Excelente disco, de temática fronteriza. Cañero y raro. Icky thumpBone brokeLittle cream sodaRag & bone y Catch Hell Blues son simplemente brutales.

Fell in love with a girl (Michel Gondry)

Hardest button to button (también)

Little cream soda (directo)

 Conquista, por Las Rayas Blancas LMAO