Higadillos televisados, El Juego de tu Vida

La tele cambia continuamente. Siempre hay que ofrecer algo nuevo para destacar en la oferta y conseguir más audiencia, pero claro, el tiempo pasa y las ideas se acaban. Quizá lo último realmente nuevo que ha hecho la TV es Gran Hermano, nunca se había visto nada así antes. Pero sin ser tan radical, la cosa va perfilándose, mutando.

 

Operación Triunfo se parece como un huevo a una castaña a lo que fue en inicio. Entonces era un rollete y aburrido, pero ahora, siendo igual de amuermante y pesado, tenemos a Evaristo Mejide, Risto para los amigos. El objetivo del programa ya no es un concurso de canto, ni una escuela, ni siquiera crear un producto, como el propio Risto decía. Ahora es humillación pública. OT casi dobla el share en la parte de las valoraciones (del señor Mejide, básicamente), lo que ha provocado que ahora se hagan después de cada actuación, y no al final.

El concursante de OT también ha cambiado. Antes, eran chavales que el que más o el que menos, todos habían recibido clases, tenían un grupo, actuaban en salas… Ahora ya no. Son karaokeros, posesos del Sing Star, que lo que quieren es ser famosos, no cantantes. Saben a lo que van, a explotar ciertas cosas para hacerse un hueco en cualquier programa al salir de la "academia". Y claro, eso es el pez que se muerde la cola: la crítica es más dura aún, lo que hace que cada edición el concursante sea más "granhermanero", lo que hace que expriman aún más a esos jovenzuelos con sueños de fama y riqueza fácil.

 

Pero Tele 5, en su estilo tan depurado (en técnica, el contenido es otro cantar) ha dado un paso más que me resulta fascinante. El Juego de tu Vida se emite la madrugada del miércoles, y se hace llamar concurso aunque no lo sea: todos los participantes conocen las respuestas perfectamente. No es necesario tener alguna habilidad, talento o conocimientos. Con que estés dispuesto a humillarte públicamente basta.

 

La dinámica es sencilla: entrevistan a familiares y amigos del participante para sacar trapos sucios, y someten al hasta hace poco ingenuo sujeto a una batería de 200 preguntas. Con un polígrafo saben si miente o no, y lo registran. Al día siguiente el participante se sienta ante las cámaras, y deberá enfrentarse a 21 de las 200 preguntas para obtener hasta 100.000€, acompañado por 3 personas cercanas. Es obvio que las 21 son las más gore. De lejos. La escala de fases es así:

Nivel 1: 6 preguntas: 1.000€

Nivel 2: 5 preguntas: 3.000€ 

Nivel 3: 4 preguntas: 5.000€ 

Nivel 4: 3 preguntas: 10.000€ 

Nivel 5: 2 preguntas: 40.000€ 

Nivel 6: 1 pregunta: 100.000€

Una sola mentira te descalifica, y te vuelves sin un duro. 

Al principio la gente entraba divertida y salía destrozada. Y destrozada normalmente por una cifra de 5.000€ o 10.000€, que es un dinerín, pero si rompe tu matrimonio o relación, te deja seriamente comprometido con tus padres o hijos, o te echan del trabajo (a unos 3 o 4 seguro que los han echado), tampoco es tanto dinero.

 

Esa época del programa era mi favorita. Lo podías ver con un bol de palomitas, realmente divertido, aunque no acababa de comprender por qué iba la gente ahí. La pregunta estrella de esos programas, para mí, fue una que le hicieron a una chica los padres de la cuál tenían una frutería. Como no puede ser de otra forma, la pregunta fue que si se había masturbado en la frutería con las frutas de la tienda. La respuesta es sí, siempre es sí. A no ser que la pregunta sea: ¿Sigues queriendo a tu mujer? Very Happy Ahora la pregunta que espero es algo más fuerte. No se, zoofília, coprofagia, algo de eso…

Visto lo visto, la gente no es tan tonta. Alguno cae de tanto en tanto, pero ahora van pasotas. Les preguntes lo que les preguntes, se quedan bastante templados. Claro, así no tiene gracia. Pues ahora se dedican a humillar a los acompañantes. El mejor (o el peor) fue un hombre que trajo a su exmujer y al marido de ésta. ¡¡¡¿¿¿PERO ES QUE NO QUEDA GENTE CON CONOCIMIENTO???!!! Me pregunto qué habrá sido de esa pareja…

 

Otro tipo de concursante es el que tiene un objetivo. El que tiene algo dentro y quiere sacarlo como sea y, si encima le dan pasta, mejor. Suele ser gente que sale del armario o quieren abandonar a su pareja. Pero volvemos a lo anterior: se ceban en los acompañantes.

El público mola. Sale una pregunta tipo: ¿Has usado tus conocimientos como mecánico para robar coches? Pues cuando dice que sí y gana sus eurillos, el plató es todo risas, aplausos y jolgorio. Viva. 

¿Qué nos pasa? ¿A qué estamos dispuestos a llegar por un puñado de € (recuerdo que no suelen pasar de los 5.000 o 10.000€)? ¿Y los acompañantes? Porque esos no rascan ni un duro… ¿Qué impulsa a la gente para ir a un programa así? ¿El dinero? ¿Salir en la tele? ¿Sacarse un peso de encima? Las consecuencias son demasiado horribles para mí, pero cada semana salen 2 o 3 nuevos…

Entiendo a los participantes de Gran Hermano, OT, Tienes Talento (o no), y todas estas cosas. Entiendo a la prensa del corazón, a los que debaten mierdas de temas de forma grosera. No compartiré ni aprobaré eso, pero los comprendo. A los que van a El Juego de tu Vida no los entiendo.

Saludos y buen fin de semana.